Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

EL CONCURSO “LAS GARNACHAS DEL MUNDO 2018” PREMIA A LOS VINOS DE CALATAYUD

20 Abr 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Eventos, Vinos

Foto: E. B. (copyright)

Los vinos de D.O. Calatayud (Zaragoza) han conseguido once medallas de oro y once de plata en el Concurso de las Garnachas del Mundo, celebrado en la DO Terra Alta (Tarragona); unas cifras que superan en cuatro a las obtenidas en la pasada edición celebrada en Cerdeña, cuando se obtuvieron 18 distinciones, marcando así una importante trayectoria de superación que ya se inició hace dos ediciones con el Concurso en el Monasterio de Veruela, cuando se obtuvieron trece medallas.

El resultado es todavía más espectacular, teniendo en cuenta que este año la competencia ha sido mayor, con más de 900 vinos, cerca de 200 más que  en la edición anterior.

El presidente del  Consejo Regulador, Miguel Arenas, considera que estos resultados “vienen a refrendar el trabajo que durante años están realizando las bodegas en la mejora y optimización de esta variedad, así como las características de suelo y clima que dan a nuestras garnachas unas cualidades especiales”.

Miguel Arenas, presidente de la D.O. Calatayud

Las medallas de oro en esta edición corresponden a:  dos a Bodegas San Alejandro: Baltasar Gracián Reserva 2014 y Clos Baltasar  2015; dos a Bodegas Breca: Breca 2015 y Garnacha de Fuego 2016;  dos a  Bodegas Sommos Garnacha: Alquilez 2016  y  Xiloca 2017; dos a Serra y Lampre:  Aragonum clásico 2015  y Aragonum  Selección 2015;   una a Bodegas Agustín Cubero: Stylo 2017; una a  Augusta Bílbilis, Segeda 2016, y una a Vinos Divertidos: La Moto Vintage2017.

Las medallas de plata las obtubieron: cinco  para  Bodegas San Alejandro; Baltasar Gracián  Nativa 2014, Baltasar Gracián Tinto 2107,  Evodia 2017, Evodia Pizarras Antiguas 2015 y las Rocas Viñas Viejas 2015;   dos para Augusta  Bílbilis: J de Samitier 2016 y Segeda Nova 2016;  una para Virgen de la Sierra: Cruz de Piedra tinto 2017; una para Agustín Cubero: Dominio de María 2015; una para Vinos Divertidos: La Motito Vintage 2017, y una para Sommos  Garnacha: Nietro 2017.

La garnacha es la variedad mayoritaria de la D.O. Calatayud representando un 62,5%, en su mayoría de viñedos muy viejos y plantados entre los 650 a los 1040 metros de altura, con unas condiciones climáticas particulares, lo que puede denominarse como “Viñedo extremo, vino de altura”. 

Fotos: D.O. Calatayud y Eduardo Bueso (copyright)

LAS GARNACHAS DEL REINO DE ARAGÓN, REINAN EN EL MUNDO

18 Abr 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Eventos, Vinos

D.O. Terra Alta

Con trabajo, humildad, perseverancia y respeto por el legado milenario de esas viñas de garnacha que atesora, la D.O. Campo de Borja, sus bodegas y los vinos de la variedad garnacha han vuelto a asombrar al mundo: Las 12 medallas de oro y 8 de plata son el merecido fruto obtenido por el “Imperio de la Garnacha” en el VI Concurso Garnachas del Mundo, celebrado recientemente en la D.O. Terra Alta.

Los vinos de la D.O. Campo de Borja que han obtenido medalla de oro han sido: Viña Temprana 2015, Coto de Hayas Viñas del Cierzo 2014, Coto de Hayas 2017 y Coto de Hayas crianza 2015, de Bodegas Aragonesas. Veratón 2015 y Aquilón 2013, de Bodegas Alto Moncayo. Navalta 2014 y Navalta 2015, de Bodegas Palmeri Sicilia. Heredad Red Carlos Valero 2014. Ruberte Premium 2016, de Bodegas Ruberte. Portal del Moncayo 2016, de Bodegas Román y Gregoriano 2015, de Bodegas Picos. 

Las medallas de plata han sido para Borsao Berola 2015, Borsao Bole roble 2014, Borsao crianza 2014, Borsao rosado 2017 y Borsao Tinto selección 2016, de Bodegas Borsao. Don Ramón tinto 2017 y Aragus ecológico 2017, de Bodegas Aragonesas.

Las garnachas del Reino de Aragón “reinan en el mundo” y así lo atestiguan las 34 medallas de oro y las 29 medallas de plata; un total de 63 medallas que sitúan a los vinos de garnacha del Reino de Aragón a la cabeza de las regiones productoras del mundo.

Fotos: Agencia Almozara

BATALLADOR

16 Abr 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura

Monumento dedicado a Alfonso I el Batallador, ubicado en Zaragoza (Foto: Eduardo Bueso)

Por Ana Coscujuela Vigo

“A principios del siglo XII un hombre que no había nacido para serlo se convirtió en rey de Aragón, de Pamplona y de Castilla. Se proclamó emperador de toda Hispania. Se llamaba Alfonso y ha pasado a la historia con el sobrenombre de El Batallador“.

 

Y precisamente, Batallador es el título de la nueva novela de José Luis Corral, que ha escrito junto con su hijo, Alejandro Corral, para la editorial aragonesa Doce Robles. La presentación de Batallador, con los autores y el escritor e historiador José Calvo Poyato, está prevista para el próximo jueves 19 de abril a las 19:30 en el Museo Pablo Serrano de Zaragoza. Una novela fascinante sobre uno de los personajes más asombrosos de la historia de Aragón: Alfonso I el Batallador, que no dejará indiferente a nadie. Alianzas, conspiraciones, viajes, batallas, traiciones, relaciones… en un contexto histórico vibrante que sin duda marcó un antes y un después en la fundación y expansión de los antiguos reinos de Aragón y Castilla. Tiempos en los que los reyes eran líderes y estaban en la primera línea de batalla. Donde una alianza se sellaba con un matrimonio y un heredero. Héroes amados por unos y temidos por otros, de los que se cantaban hazañas y se susurraban rumores.

Un viaje cautivador por nuestra historia que nos lleva a descubrir cómo hoy en día todavía se conservan toponimias que se acuñaron en tiempos del Batallador, como por ejemplo Juslibol, “deus lo vol” o dios lo quiere. O por qué la villa de Ejea es “de los Caballeros”. La construcción de castillos y torres de vigilancia, ciudades sitiadas y conquistadas, su repoblación y concesiones, así como muchas otras estrategias que forjaron los cimientos del reino.

Sin duda, esta nueva novela llega en un gran momento para sus autores. José Luis Corral, profesor de Historia Medieval, ha sido galardonado con el Premio de las Letras Aragonesas 2017, por unanimidad del jurado. Premio del que desde la editorial Doce Robles se sienten especialmente orgullosos. Con él han publicado “La Corona de Aragón. Manipulación, mito e historia” (2014), “Jesucristo y familia” (2016) y, en breve, “Batallador”. Desde estas líneas deseamos que sea todo un éxito de ventas el próximo 23 de abril.

Fotos: Editorial Doce Robles y Eduardo Bueso (copyright)

José Luis Corral y su hijo Alejandro, autores de “Batallador”

Y SI NO LAS DEJAS…

15 Abr 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Gastronomía, Restaurantes, Viajes

La Concha de San Sebastián (Foto: E.B.)

Desde San Sebastián

Por: Mikel Corcuera

Premio Nacional de Gastronomía

Ya en la Biblia se habla de ellas. Esaú, hijo primogénito de Isaac,  acuciado por la hambruna, vendió su primogenitura a su hermano pequeño Jacob,  por un plato de lentejas. Lo cierto es que las lentejas, la legumbre de cultivo más antigua del mundo, han sido injustamente tratadas a lo largo de la historia, y eso que han tenido una enorme importancia en la alimentación humana.

En la España del Siglo de Oro los médicos (que dejaban mucho que desear) dijeron auténticos disparates sobre las mismas. Tales como que: daban melancolía, dolor de cabeza y hasta ¡locura! Incluso el médico del emperador Carlos V, Luis Lobera, soltó otra burrada: que pudieran llegar a producir lepra. También hay que apuntar que su mala fama tiene mucho que ver con la deficiente calidad de antaño. Porque si  hoy día hay unas lentejas, como otras legumbres extraordinarias, en la época de la guerra civil y la posguerra eran lamentables y entre las que pululaban unos bichillos repulsivos como el sapillo negro. Las  gentes de entonces -con más hambre que Carpanta y cierto humor negro– les llamaban lentejas “con guarnición”.

Al margen del nutrido recetario popular, con ellas hay serias incursiones en la Alta Cocina. Así, hay un potaje muy famoso en un restaurante de alto postín de París: La Tour d´Argent, del que hay una anécdota muy divertida. Sucedió poco antes de la guerra del catorce, el gran Duque Vladimiro de Rusia, fue con su esposa a cenar al citado restaurante y pidieron este potaje de lentejas. El gran duque no dijo nada, pero la duquesa probó un poco y no siguió comiendo. El entonces dueño del lujoso establecimiento, Fréderic Delair, que era un personaje muy prepotente y según se cuenta, muy malhumorado, le dijo algo así a la duquesa: “Alteza, cuando no se sabe comer un potaje como este, con el respeto que le debo, lo mejor es no pedirlo“. O sea, más o menos,  como me decían en casa de crío: “Si quieres las comes y si no las dejas”.

Texto: Mikel Corcuera. Collage: Juan Antonio Díaz “NONO”. Foto: Eduardo Bueso. Texto, collages y fotos: copyright

Collage: NONO

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies