Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

EN LA COCINA, EL CALENDARIO… DE ADORNO

22 Jul 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Gastronomía, Restaurantes, Vinos

Vista del Palacio de Congresos y Auditorio Kursaal desde una habitación de la planta tercera del Hotel María Cristina de San Sebastián. Foto: E. B.

Desde San Sebastián

Por Mikel Corcuera

Premio Nacional de Gastronomía

Han pasado poco más que la friolera de veinte años desde que se celebró una Cumbre muy sonada de la OTAN en Madrid. Y siempre la tengo grabada en la memoria. No exactamente por las decisiones de la misma de carácter político, militar o geoestratégico (horrible palabro por cierto), sino por una mininoticia perdida entre las innumerables informaciones del evento, de esas de “letra pequeña y  que casi nadie lee y que a mí me gustan.

Contaba un rotativo madrileño, en plan cotilleo puro y duro, la cena ofrecida por La Moncloa a los mandatarios más poderosos del globo. Y el diario en cuestión calificaba a este solemne ágape como “menú español y veraniego”. Y efectivamente, por sus vinos (comenzaban a despuntar los grandes caldos hispánicos) y algunos detalles como el gazpacho cumplieron ambos requisitos que enunciaba la minuta.

Pero lo que resultaba realmente incongruente era el plato estelar: “Merluza con kokotxas y angulas”. No entramos a discutir sí la receta en cuestión, al margen de la temporada vale la pena. Ya que más bien  parece una muestra de mezcolanza truculenta o de despilfarro grotesco de nuevo rico, pero considerar “veraniego” a un plato que lleve las invernales angulas, clama al cielo, a no ser que querían demostrar la potencialidad de nuestros congelados al resto del planeta.

Bibendum Michelin en la entrada del restaurante donostiarra Arzak, ejemplo de la cocina de mercado y del producto de temporada. Foto: E. B.

Tampoco es cuestión de rasgarse las vestiduras ni crucificar a los políticos metidos a cocinillas, porque sin ir más lejos en algunos de nuestros restaurantes hoy se siguen cometiendo a diario disparates similares… Así, las trufas de pacotilla (no me refiero a las trufas de verano) -adornan y encarecen muchos platos fuera de temporada con resultados insulsos. Las veraniegas pochas no se irán de muchas cartas en todo el año gracias a los prodigios de la congelación. El abrelatas se convierte en muchos establecimientos en un instrumento más utilizado que el horno. Los microondas seguirán haciendo de las suyas. Frambuesas insípidas y carísimas traídas de la “Conchinchina” ponen notas de color, sin ojear el calendario. Para que seguir…

Texto: Mikel Corcuera. Fotos: Eduardo Bueso. Texto y fotos: copyright.

Reflejos en el río Urumea de San Sebastián. Foto: E. B.

NACE GASTROTURISMO CAMPO DE BELCHITE

18 Jul 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Eventos, Gastronomía

El gerente de la Almazara Molino Alfonso, Florentino Alfonso, la gerente de Bodegas Tempore, Paula Yago, y el socio fundador y administrador de Ecolécera, Antonio Artal, han sido los impulsores de este proyecto.

A tan solo 50 kilómetros de Zaragoza se encuentra la comarca Campo de Belchite. Una zona con gran potencial turístico -38.000 personas visitan anualmente el pueblo viejo de Belchite-, enoturístico, oleoturístico y ecoturístico, pero “muy desconocida”. Para fomentar, poner en valor y dar a conocer todas las bondades naturales que ofrecen las tierras de esta comarca zaragozana nace Gastroturismo Campo de Belchite, un proyecto único y natural impulsado por tres históricas empresas del territorio: Ecolécera, Bodegas Tempore y Almazara Molino Alfonso.

Gracias a esta iniciativa, cofinanciada por las ayudas Leader (Liaison Entre Actions de Développement de l’Économie Rurale) gestionadas por Adecobel (Asociación para el Desarrollo Rural Integral de la comarca de Campo de Belchite) en Campo de Belchite, por el Feader (Fondo Europeo Agrario de Desarrollo Rural) y Gobierno de Aragón, los visitantes pueden disfrutar de nueve experiencias diferentes, todas ellas relacionadas con el vino, el aceite, la agricultura ecológica y el turismo cultural.

Las actividades que, actualmente, contempla esta iniciativa son las siguientes:

Esencia Campo de Belchite: experiencia para descubrir los aromas, sabores y la historia del Campo de Belchite a través del enoturismo y oleoturismo. La actividad se puede completar con una visita al pueblo viejo de Belchite.

Visita a Bodegas Tempore: visita a Bodegas Tempore con cata y degustación de vino.

Visita almazara. Vivir el aceite: visita guiada por las instalaciones de la almazara Molino Alfonso, iniciación a la cata y degustación de aceites.

Agricultura ecológica: charla de introducción a la agricultura ecológica.

Taller sensorial de vino: experiencia para aprender a diferenciar los aromas y sabores de la garnacha y el tempranillo.

Experiencia alma y olivar: visita a los olivos centenarios, a las instalaciones de la almazara Molino Alfonso y degustación y cata de aceites.

Cata de vinos profesional: cata profesional para expertos y técnicos del sector del vino.

Experiencias de gastroturismo: actividades a medida para particulares, grupos de amigos, equipos de empresas y asistentes a congresos y ferias.

Gastroturismo para escolares (para alumnos hasta los 16 años): visita a la almazara Molino Alfonso y explicación del proceso de elaboración del aceite de oliva.

Para poder descubrir cada experiencia se ha creado una web en dos idiomas www.gastrobelchite.com donde aparecen todas las actividades asociadas a este proyecto.

Aunque ya está en marcha, la presentación oficial de este proyecto tendrá lugar a lo largo del mes de septiembre. 

Fotos: Gabi Orte – Chilindron.es 

XIX FESTIVAL VINO SOMONTANO 2018

15 Jul 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Eventos, Gastronomía, Restaurantes, Viajes, Vinos

En la foto, de izquierda a derecha a Antonio Cosculluela, Alcalde de Barbastro y Presidente de la Ruta del Vino Somontano; Raquel Latre, Presidenta del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Somontano y Ángel Trallero, Director Creativo de la imagen y campaña del Festival Vino Somontano.

La Presidenta del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Somontano, Raquel Latre, el Alcalde de Barbastro y Presidente de la Ruta del Vino Somontano, Antonio Cosculluela y el Director Creativo de la campaña del Festival Vino Somontano, Ángel Trallero, han presentado el Festival Vino Somontano 2018.

Con las viñas como protagonistas y con el slogan “Vívelo” se lanza la campaña del certamen que del 2 al 5 de agosto cumplirá su decimonovena edición como uno de los festivales enogastronómicos más consolidados y originales en cuanto a fiestas del vino se refiere. 

Vivir el Festival Vino Somontano, no que te lo expliquen. Vivir los momentos, no que te los cuenten. Disfrutar los vinos, no encorsetarlos en teorías y palabras vacías. Ése es el eje de la comunicación de la decimonovena edición de este evento enoturístico que no tiene igual y que se ha consolidado como uno de los eventos más importante del país en cuanto a fiestas del vino originales y que se asocien a otros atractivos como la cultura y la gastronomía. Tendrá lugar del 2 al 5 de agosto en Barbastro, capital del Somontano (Huesca).

Esta gran cita enoturística en la que el vino se marida con la cultura y la gastronomía está organizada por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Somontano y cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Barbastro, la Diputación Provincial de Huesca, el Gobierno de Aragón, FEADER y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. 

Durante los próximos días, en “Lugares con Estrella” iremos informando sobre este acontecimiento. 

www.dosomontano.com

Fotos: KERUX COMUNICACIÓN – BORJA MARIÑOSA

SERVICIO DE MESA: HORROR DE LO VACÍO

08 Jul 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Gastronomía, Restaurantes, Vinos

Atardecer en Igueldo (Guipúzcoa). Foto: E. B.

Desde San Sebastián

Por Mikel Corcuera

Premio Nacional de Gastronomía 

Tantos días de fiesta seguidos y una avalancha de amigos, morritos finos que peregrinaron recientemente hasta San Sebastián para acompañarnos y disfrutar comiendo, me ha vuelto a desatar una de mis preocupaciones obsesivas por la que llevo predicando en el desierto tan inútilmente como Simón el Estilita, visto por Buñuel: el servicio de nuestros restaurantes.

Me lo decía hace una década un jefe de estudios de una de las más destacadas escuelas de hostelería del país: “Más del noventa por ciento de los alumnos, optan por la cocina pasando olímpicamente del servicio de sala”. Esto ha cambiado mucho gracias a las numerosas  y potentes escuelas de cocina, y por supuesto del efecto positivo tras la irrupción hace ya una década del Basque Culinary Center.

A pesar de todo no es difícil todavía oír en la calle: “Para eso del servicio no hace falta estudiar y cualquiera vale”.

Reflejo de copas de champagne en el bar “Resaca” de San Sebastián. Foto: E. B.

Hay muchos factores que contribuyen a que el servicio de nuestros restaurantes sea una asignatura pendiente, de difícil solución. La conciencia de que servir es sinónimo de servilismo o la de considerar que los vascos somos así, de “jatorras”, que preferimos comer bien a todas esas “tontadas” como si fueran términos excluyentes entre sí. Unido además a una relativa verdad; que mantener un buen servicio resulta caro y difícilmente asumible por nuestros comensales, cuando llega “la dolorosa”. Pero ¿es que la zafiedad, los malos modos, la antipatía por defecto o el tuteo indiscriminado por exceso, en definitiva estos hábitos nefastos son tan caros de resolver?

El célebre (sobre todo por la película) François Vatel (París, 1631 – Chantilly, 24 de abril de 1671) decía: “El trinchador (una función del mayordomo) tiene que ser escrupuloso en su comportamiento; su porte debe ser grave y digno, y alegre su apariencia. Ha de tener ojo sereno, la cabeza erguida y bien peinada y, en lo posible, debe abstenerse de estornudar, bostezar o torcer la boca, sus palabras deben ser muy escasas o precisas y no deben mantenerse ni demasiado cerca ni demasiado lejos de la mesa”. O como determinan las normas clásicas “un mayordomo en la mesa debe cuidarse fundamentalmente de los platos de cada invitado y su primer deber es mantenerlos siempre llenos así como su copa”, en definitiva el camarero ideal… no como los escultores de vanguardia: “Debe tener horror de lo vacío”.

Texto: Mikel Corcuera. Fotos: Eduardo Bueso. Texto y fotos: copyright

Playa de La Concha de San Sebastián. Foto: E. B. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies