Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

IX EDICIÓN DE TRUFA-TE ORGANIZADO POR LA DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA

05 Mar 2016 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Gastronomía, Restaurantes

El pasado sábado, abrió sus puertas el recinto ferial La Algodonera de Binéfar para acoger la última edición de la feria Trufa-te, ya la novena, que organiza de forma itinerante por toda la provincia la Diputación de Huesca. Y apenas una hora después era casi imposible desplazarse con celeridad por el recinto. Los binefarenses y visitantes en general, (se veían muchos habitantes de la provincia y también llegados de Lérida), no quisieron perderse la cita con uno de los mayores tesoros gastronómicos de Huesca.

Agradecimiento a ADICO / GASTRO ARAGÓN por la información.

Foto: Eduardo Bueso. Corresponde a las Jornadas de la Trufa del Restaurante Gayarre.

EL GASTRÓNOMO MANUEL VÁZQUEZ MONTALBÁN

04 Mar 2016 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Gastronomía, Restaurantes

El 18 de octubre de 2003 fallecía víctima de un paro cardíaco Manuel Vázquez Montalbán, periodista, novelista, poeta, ensayista, antólogo, prologuista, humorista, crítico, gastrónomo, culé y prolífico en general. Todo lo hizo bien el polifacético escritor en sus variadas condiciones y múltiples aptitudes, pero si algo le apasionaba por encima de todo era la cocina, hasta el punto de que muchos de sus relatos eran una simple excusa para dar rienda suelta a su vehemencia por la gastronomía. Algunos personajes creados ex profeso por el autor servían de coartada perfecta para disertar sobre las virtudes de tal o cual plato.

Pero sin duda, su gran personaje gastronómico fue el detective Pepe Carvalho, protagonista de numerosas novelas en las que inexcusablemente se incluían  referencias gastronómicas o recetas, como la fideuá a base de fideos de arroz que figura en Los pájaros de Bangkok. Curiosa y fatalmente, en el aeropuerto de Bangkok encontró su muerte.

No es ninguna casualidad que sus cenizas fueran esparcidas en Cala Montjoi, esa pequeña ensenada de la Costa Brava donde tenía su sede El Bulli.

En su honor, queremos rendirle homenaje publicando este significativo fragmento perteneciente a su novela Asesinato en el Comité Central:

«Añoraré tus guisos, Biscuter. Me voy a una ciudad que sólo ha aportado un cocido, una tortilla y unos callos al acervo de la cultura gastronómica del país.

  • ¿Qué tortilla?
  • La tortilla del Tío Lucas. Si llaman los hermanos Lorenzo, los del robo de la patente de la puerta giratoria, les dices que vuelvan a llamar dentro de quince días.

Las Ramblas se preparaban para canalizar a los buscadores de restaurantes y cafeterías. Desaparecían los transeúntes de paso ligero y los corros de jubilados ante los quioscos de periódicos. En su lugar se conformaba una masa lenta, coloquiante, más feliz, ante la perspectiva de los misterios gastronómicos encerrados en los callejones umbríos donde brotaban cada día nuevos restaurantes, una muestra más del pluralismo democrático ofrecido a la liberación del paternalismo gastronómico doméstico. En plena crisis de la sociedad patriarcal, los cabezas de familia buscaban nuevos restaurantes con la taquicardia de la aventura galante, de la salsa prohibida con crema de leche y trufas de Olot, plato con liguero y ropa interior negra transparente, platos oralgenitales, para comer a cuatro patas, con la lengua predispuesta a las polisemias de las hierbas aromáticas y los sofritos enriquecidos con picadas apiñonadas.

  • Sorpréndame con algo que me ayude a despedirme memorablemente de esta ciudad durante un cierto tiempo.

El dueño de la charcutería de la calle Fernando señaló un vino rosado:

  • Acaba de llegar. Es de Valladolid y es rosado natural por el tipo de uva.
  • Me lo tomaré con un arroz con escupiñas.

Carvalho intentó comer en Les Quatre Barres reclamado por el «rape al ajo quemado», pero la calle estaba llena de putillas en paro y las cuatro mesas del restaurante iban a ser ocupadas por la cola de funcionarios del Ayuntamiento, de la Generalitat, que iniciaban la reconstrucción de Catalunya a partir de la reconstrucción de sus propios paladares. Inútil también aguardar turno en el Agut d’Avignon, donde las mesas se reservaban con antelación equivalente a la que había exhibido Jane Fonda para conseguir plaza en un vuelo civil a la Luna. Además Carvalho no quería proporcionar al dueño la satisfacción de rechazar clientela, una satisfacción de iraní dando o quitando o aumentando el precio del petróleo. Prefirió, pues, ir caminando hacia la Boquería a comprar dos kilos de escupiñas y pescado para hacer caldo. Luego rescató el coche del parking de La Garduña para irse a tomar un «bacalao a l’hostal» en el figón Pa i Trago, una casa de comidas cercana al mercado de San Antonio, donde los seres humanos civilizados pueden desayunar capipota con sanfaina desde las nueve de la mañana».

Texto y collage: Juan Antonio Díaz (Crítico gastronómico madrileño, habitual colaborador de Metrópoli – El Mundo).

MENÚS DE TEMPORADA

03 Mar 2016 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía, Libros

Josema Azpeitia y Ritxar Tolosa, de ZUM Edizioak, editores de Ondojan.com y autores de “La Senda del Pintxo”, libro premiado en 2015 con el Gourmand Award al segundo mejor libro del mundo en la categoría Culinary Travel, presentan hoy un nuevo libro, esta vez alejado del mundo del pintxo, titulado “Menús de temporada”. 

Como su nombre indica, ofrece varias ideas de menús para las cuatro estaciones del año. En el libro toman parte 98 bares y restaurantes. Cada restaurante ha elegido una estación del año y, en base a su elección, ofrece un menú (primer plato, segundo y postre) representativo de su carta, elaborado con productos de dicha estación. Cada establecimiento ocupa dos páginas y se recogen las recetas completas de los tres platos ofrecidos por cada bar, acompañadas de una magnífica foto a toda página de Ritxar Tolosa con el plato más interesante o más vistoso de los tres. En total, en sus 208 páginas, el libro recoge 280 recetas.

Se trata de un libro muy variado, en el que junto a bares y restaurantes identificados como referentes del producto de temporada como Aratz, Bernardo Etxea, Illarra, Txuleta (todos donostiarras), Kattalin (Beasain), Patxiku-Enea (Lezo) Frontón (Tolosa), o Belaustegi (Elgoibar), cuyos atractivos hongos decoran la portada, aparecen otros establecimientos, no tan conocidos ni con tanta presencia en los medios, como Araba Etxea, Artess Café o Raviolina (Donostia), Ibai Ondo (Elgoibar), Azpeitxi o Infernukua (Bergara), Urtiagaiñ (Oñati), etc…

“Menús de temporada” se complementa con un práctico calendario de productos por estaciones, que indica que productos están de temporada en cada momento del año, y un prólogo escrito por Rafael García Santos.

“DESDE PARÍS”: EN EL BAR DE AMÉLIE

02 Mar 2016 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía, Restaurantes, Viajes

Amélie, una de las películas francesas más taquilleras de la historia, conocida en francés como Le fabuleux destin de Amélie Poulain, es también una de mis películas favoritas. Si en alguna ocasión la han visto, sabrán que su trama se desarrolla en París, principalmente en el Café des Deux Moulins, donde trabaja la protagonista.

En uno de mis viajes a la capital francesa, quise saber si realmente existía ese lugar o era un escenario más como puede suceder en cualquier otro film. Y cuál fue mi sorpresa, cuando paseando por el fascinante barrio de Montmartre me tropecé con él. Contemplé la entrada y sin duda alguna era el bar de Amélie. Por un momento me sentí como ella cuando encuentra un pequeño tesoro, con una mezcla entre realidad y ficción. Al entrar pude constatar dos cosas: que la distribución de las mesas era diferente, y que tampoco estaba el estanco en el que la hipocondríaca Georgette vendía tabaco y lotería. Sin embargo, la barra y la esencia del local seguía siendo la misma, trasladándonos a la película como si fuéramos un personaje más. En su interior se puede encontrar un gran póster del film dedicado por la protagonista, Audrey Tautou. Además, podemos sentarnos al lado del gnomo viajero del padre de Amélie, que nos observa desde el alféizar de una ventana, como si después de tanto viajar hubiese encontrado su lugar en el mundo, dejando atrás su jardín.

La carta del local muestra una gran variedad de ofertas, entre postres dulces y platos salados, cafés de diferentes partes del mundo, tés, cócteles y su famoso “pastis”, el anís francés por excelencia. La palabra “pastis” proviene del occitano y significa “pasta o mezcla”, lo que probablemente sea debido a que para su formulación se utilizan diferentes tipos de anís y otras plantas.

En esta ocasión, me decanto por los dulces, concretamente por un coulant de caramelo y chocolate con una bola de helado de vainilla. Lo mejor de este postre es disfrutar de su variedad de texturas, el bizcocho caliente con la mezcla interior líquida y el helado de vainilla, provoca en el paladar un irresistible contraste frío-caliente. La historia del coulant de chocolate se remonta a 1980, cuando lo creó el conocido chef francés Michel Bras, con tanto éxito que incluso ha llegado a patentarlo.

Para finalizar, una última curiosidad: el nombre “Les Deux Moulins” está dedicado al Moulin de la Galette y al famoso Moulin Rouge, situados muy próximos uno del otro.

Texto: Ana Coscujuela Vigo

Foto: Eduardo Bueso

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies