Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

BODEGAS SAN VALERO DE CARIÑENA: VINO Y ENOTURISMO

03 Abr 2017 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Gastronomía, Hoteles, Vinos

Se ha presentado a la prensa especializada la puesta en marcha de un plan enoturístico con varias opciones de visita a las instalaciones de Bodegas San Valero, en Cariñena (Zaragoza), con cata maridada de algunas tapas con sus vinos y disfrute de su oferta en el degustador de la bodega.

Este plan dispone de varias opciones con otros tantos precios. La básica cuesta 10 euros por persona e incluye una visita guiada a la bodega con un sumiller y una cata de tres vinos acompañados de una tapa cada uno.

En un escalón superior, por 30 euros, se puede almorzar en el ‘degustador’ -un chalet anexo a la bodega- un menú maridado con dos vinos de la gama Particular: el Blanco Particular Chardonnay Moscatel de Alejandría 2015 y el Tinto Particular Garnacha 2016.

Comienza con un aperitivo consistente en foie escabechado al moscatel de Alejandría, puré de melocotón de Calanda, compota de higos y sal de chardonnay.

Continúa con un par de primeros platos: timbal de perdiz roja escabechada sobre mortero de patata ácida, dados de tomate concassé, texturas de cebolla con salda de mostaza y miel;  y risotto de hongos y boletus trufados, lascas de parmesano y crujiente de puerros con polvo de ceps.

Para el plato principal ofrecen una carrillera de buey glaseada en garnacha de viñas viejas Particular a baja temperatura con porrusalda trufada y dado de patata confitada con ajos tostados. Como postre, se puede disfrutar de mousse de queso Idiazábal y carne de membrillo con fresones macerados en cava Particular Blanc de Noirs, polvo de bizcocho de aceite de oliva y helado de maracuyá.

Estas degustaciones se realizan tras visitar la bodega, con un paseo por la tienda, seguido por una pequeña caminata a través de una pequeña parcela con cepas de distintas variedades de uva, por una sala de fermentación con capacidad para 5,6 millones de litros, por la sala de barricas, donde reposan 14.000 toneles de roble, y por las salas de crianza, donde envejecen cuatro millones de botellas.

Los visitantes también pueden pernoctar en los tres apartamentos rurales acondicionados en la antigua bodega de San Valero, ubicada en el casco urbano de Cariñena, en la que también está el museo-tienda. Estas acogedoras dependencias, hasta ahora sólo estaban disponibles para clientes de la bodega o personajes importantes que acudían a la localidad y visitaban la bodega. Las visitas se organizan los sábados y domingos, aunque se prevé su ampliación cuando llegue el verano.

enoturismo@sanvalero.com

Fotos: Eduardo Bueso

HOTEL DE LONDRES Y DE INGLATERRA EN SAN SEBASTIÁN

20 Mar 2017 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía, Hoteles

Con la llegada de la primavera y el buen tiempo, vamos a comenzar a publicar a lo largo de los próximos meses en Lugares con Estrella varios reportajes de los mejores hoteles de España y de Europa. Para comenzar qué mejor ciudad que San Sebastián… y qué establecimiento para pernoctar que el Hotel de Londres y de Inglaterra.

Este hotel se encuentra enclavado en el enigmático paseo de La Concha, uno de los parajes más hermosos de la ciudad. El edificio se construyó en 1865 y, antes de ser hotel, fue un palacete en el que se alojaron la reina Isabel II, así como el rey Amadeo de Saboya cuando visitó la ciudad en 1872. En la segunda guerra carlista fue hospital, para más tarde tomar el nombre de Kursaal, y ya en 1902 fue vendido a Eduardo Dupoy.

Para acercarnos la realidad de que es en la actualidad el hotel, conversamos con la directora del mismo, Elena Estomba. Nació en Irún, pero se trasladó a San Sebastián a los 15 años. Tras finalizar sus estudios, se fue un año a Londres para perfeccionar el idioma. A la vuelta cursó la carrera de Técnico de Empresas y Actividades Turísticas en la Universidad de Deusto. Trabaja en el hotel desde 1993, ostentando su dirección desde 2013.

Elena Estomba nos comenta que el actual hotel nació modestamente en la calle Aldamar, luego pasó a la Avenida instalándose en un lujoso palacio. Pero es desde ese año 1902 que ocupa un lugar privilegiado frente a la playa de La Concha. Al brillo de la Belle Époque, contribuyó a la expansión económica de la ciudad en los días de la guerra europea y en la etapa posterior.

Durante los años 2012-2013, el edificio ha sido reformado en toda su estructura, mejorando sus instalaciones y redecorando las habitaciones existentes.

En mayo de 2013 se inauguró una nueva planta, la séptima, con espectaculares habitaciones – ático con vistas al mar y dotadas de una amplia terraza privada.

Alberga en sus instalaciones el restaurante “La Brasserie Mari Galant”, que ofrece un delicioso menú del día con diferentes opciones, así como selección a la carta y el “Bar Swing” donde disfrutar de un buen cocktail  frente al Cantábrico. En verano, se puede disfrutar de un refrigerio servido con diligencia, en la terraza montada en pleno paseo de La Concha. Un regalo para los sentidos.

Fotos: Hotel de Londres y de Inglaterra y Eduardo Bueso

FROM SNOWDONIA (GALES)

17 Ene 2017 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Hoteles, Restaurantes, Viajes

¿Snowdonia? Si os preguntáis dónde está y queréis descubrirlo, acompañadnos en este viaje exprés por el norte de Gales especialmente recomendado para los amantes de la naturaleza y de las carreteras estrechas. Su nombre proviene de Snowdon, la montaña más alta de Gales con 1.085 m. Como curiosidad, el neozelandés Edmund Hillary se entrenó aquí antes de ser el primer hombre en ascender el Everest. Emulando sus pasos, nuestro principal objetivo era ascender a la cumbre si las condiciones meteorológicas del mes de diciembre lo permitían. La cima nos recibía con nieve y viento helador, pero nos recompensó con una panorámica de 360 grados. Lagos y montañas entre nubes y rayos de sol y al fondo el mar hicieron que dejar de sentir los apéndices articulados que sujetaban la cámara de fotos, mereciera la pena… Por cierto, también es posible acceder hasta aquí con un tren que sigue una ruta centenaria.

Al llegar al coche y ojear el mapa nos dimos cuenta que a menos de 25 km tenemos un singular pueblo, “Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch” con el topónimo más largo de Reino Unido y el tercero más largo del mundo. Significa “Iglesia de Santa María en el hueco del avellano blanco cerca de un torbellino rápido y la iglesia de San Tisilio cerca de la gruta roja”, pero todavía no hemos descubierto cuál es el gentilicio de sus vecinos. De vuelta a Bala, nos alojamos en un pintoresco hotel del siglo XVIII llamado White Lion Royal Hotel donde degustamos cerveza y sidra de la zona.

A la mañana siguiente repusimos fuerzas con el típico “Welsh breakfast” similar al “English”, con sus huevos a elegir entre fritos, escalfados o revueltos, sus judías, champiñones, salchichas, pastel de patatas frito, morcilla negra, etc. pero compuesto por productos locales.

En Llanrwst pasamos por el famoso puente “Pont Fawr” que comunica las orillas del río Conwy y forma parte del fotografiado escenario junto con la casa de té, especialmente característica cuando en otoño la hiedra se tiñe de rojo.

En la desembocadura del río está la ciudad que le da nombre, Conwy, con su imponente castillo declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Por las murallas que rodean la ciudad se puede pasear y disfrutar de las vistas. Estas fueron levantadas a finales del siglo XIII por orden del rey inglés Eduardo I, que fortificó toda Gales conforme la iba conquistando. Además, en esta localidad nos encontramos con la casa más pequeña de Gran Bretaña (1,8 m de ancho x 2,4 m de profundidad x 3 m de alto). Aunque parezca mentira, la vivienda estuvo habitada hasta el año 1900, cuando el pescador Robert Jones, que medía 1,92 m y apenas podía ponerse de pie dentro de ella, fue obligado a dejarla por ser declarada inhabitable. Y como Gales da para mucho… prometemos más en otro artículo.

Texto de Ana Coscujuela (especialmente escrito para Lugares con Estrella).

Fotos: Ana Coscujuela y Néstor Moreno

HOTEL VIÑAS DE LÁRREDE (PIRINEO DE HUESCA)

27 Ago 2016 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía, Hoteles, Restaurantes, Viajes

Desde el pasado mes de junio, Aragón y más concretamente el Pirineo oscense cuenta con un establecimiento hotelero de alto nivel. Nos referimos al Hotel Viñas de Lárrede.

Se trata del fruto del empeño de una pareja donostiarra, auténticos emprendedores, formada por Joaquín del Rincón y su esposa Adriana Ribera. Ambos dejaron hace nueve años su trabajo en San Sebastián (Adriana trabajaba en un laboratorio farmacéutico y Joaquín en una empresa de deportes), para iniciar una nueva vida en la estación de esquí de Formigal. Allí empezaron a crear su propio proyecto empresarial: el Hotel Viñas de Lárrede.

Encontraron en el pueblo de Lárrede, a las puertas del Pirineo, el lugar en el que iniciar su gran proyecto, a través de un hotel que genera actualmente seis puestos de trabajo, y que pone a esta pedanía de Sabiñánigo en el mapa del turismo. La idea de partida del Hotel Viñas de Lárrede es el de ser un espacio de encuentro, de descanso, que aprovecha la cercanía a Sabiñánigo, a Las Margas Golf Club, al Parque Nacional de Ordesa, a Biescas, a Jaca y a la estación de esquí más grande del Pirineo aragonés, Formigal-Panticosa. El alojamiento se encuentra, además, en la ruta de las nueve iglesias del Románico, una de ellas (San Pedro de Lárrede, construida en el Siglo X) al lado del hotel.

En este bello paraje, donde antaño era una plantación de viñedos, se levanta el Hotel Viñas de Lárrede, una casa construida con nobles materiales y una fachada de piedra recuperada de una antigua casona derruida, donde se aprecian las huellas que la meteorología ha ido labrando y la madera de alerce proveniente de Siberia, un árbol muy tolerante al frío, capaz de sobrevivir a temperaturas invernales por debajo de los -50º Cº, combinada  con amplios ventanales por las que disfrutar de las vistas del valle, con sus picos de más de 3.000 m,  radica gran parte del encanto de esta casa.

Apostaron por proveedores de la zona y por las empresas locales, y en tan solo un año han hecho realidad la idea. El hotel cuenta con 17 habitaciones diferentes, que incluyen una suite superior y dos suites premium, junto a dobles premium, estándar y familiares. En su compromiso con la sostenibilidad y el medio ambiente han llevado a cabo una labor de aprovechamiento de la madera, reconvertida en muebles y en la restauración de puertas antiguas.

El establecimiento cuenta un pequeño spa, con bañera de hidromasaje, hamman y duchas de contraste de aguas. También posee piscina exterior, un gran porche, terrazas, jardines, una coqueta bodega En la que predominan vinos de Viñas del Vero (D.O. Somontano) e incluso un huerto que aporta el valor de la materia prima natural y ecológica al restaurante, abierto a todo el público y basado en la calidad de los productos autóctonos y de proximidad.

El hotel tiene 1.200 metros cuadrados construidos en un terreno de una hectárea. Todo el revestimiento del hotel está realizado con materiales de Porcelanosa. Utiliza energía renovable, aerotermia, y su eficiencia energética es del 100% mediante luces led. Además, el agua de riego proviene de aguas pluviales.

Uno de los aspectos que resultan más agradables de las residencias rurales es esa dualidad vida exterior-vida interior. Disfrutar del aire libre estando en casa, es un lujo. En el exterior, más allá de la tranquilidad que se respira en el medio natural, nos invade el espectáculo visual de la naturaleza que se transforma día a día y estación tras estación, esos instantes de vida contemplativa que resultan tan placenteros alejados del estrés de las ciudades, del ruido y de las prisas.

Dentro, la casa, se convierte en un lugar acogedor, una fuente de hospitalidad para todo aquel que visita este hotel, creando atmósferas de serenidad y calidez, abiertas a la contemplación ó a la comunicación, donde reunirnos con la familia y los amigos, compartiendo mesa y vivencias, donde sentirse cómodo y  que los huéspedes se sientan como en casa, pero sin las preocupaciones de la misma, ya que los propietarios pone todo su cuidado y su cariño y construyendo su lugar en el mundo, y un hogar.

Magnífico restaurante dirigido por Toni Polca que ofrece excelentes platos basados en los productos de la propia finca. Su acogedor comedor es el lugar ideal para degustar un delicioso desayuno, saborear platos muy especiales y descubrir géneros de máxima calidad en un marco inigualable… o una cena bajo las estrellas. Del restaurante hablaremos muy pronto en otro artículo.

En resumen: ha nacido una estrella dentro de la hostelería oscense que no hay que perderse de visitar.

www.hotelvinasdelarrede.es

Fotos: Eduardo Bueso y Hotel Viñas de Lárrede

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies