Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

“1428” UN VINO DE ALTURA PARA TAPEO DE NIVEL

19 Abr 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Gastronomía, Restaurantes, Vinos

Jesús Abad, gerente de la cooperativa Niño Jesús, de Aniñón (Zaragoza), presentó el nuevo vino de la cooperativa, 1428, que alude a la altitud del monte Estecillo, en su término municipal, segunda cima del sistema Ibérico tras el Moncayo y que solamente se distribuye a través de hostelería.

Abad explicó las peculiaridades de esta cooperativa, que «dispone de un importante potencial debido a su ubicación en altura y la estabilidad que le confiere la producción de diversos alimentos». Pues a más de 700 metros de altitud, Niño Jesús produce cerezas, melocotones, peras, ciruelas, almendras, aceite de oliva extra virgen y, por supuesto vino, enmarcado dentro de la DOP Calatayud.

Jesús Abad, a la derecha, junto con el enólogo, Manuel Cristóbal

Sus vinos se exportan a Estados Unidos, Perú, Colombia, Emiratos Árabes y Singapur, además de Europa.

Manuel Cristóbal, enólogo de la casa, explicó que se trata de una mezcla de garnacha y syrah, con una elevada proporción de viñas viejas, criadas en vaso, incluso de más de 70 años.

Aprovechando la presentación, se probó también el Estecillo blanco 2016, la única añada que no ha logrado un bacchus –oro en 2015, plata en 2017–, pero que se presentó como un vino singular, perfecto en sus matices tras más de un año de vida. En apenas un mes llegará el Estecillo 2017, más frutal y fresco, que se podrá encontrar en las tiendas por menos de cuatro euros, con una excelente relación calidad-precio.

Vinos para la exportación, como Figaro o Las Capas, así como Rubus, se integran en la gama de la Niño Jesús, que la completa con el Estecillo Syrah, el Estecillo tinto, Estecillo rosado y los Estecillos Legado, tinto y blanco, más complejos.

Para comprobar el buen maridaje de los dos vinos presentados, el evento tuvo lugar en el Bar Izakaya de Zaragoza, donde su propietario y cocinero Carlos Gregorio, preparó algunas especialidades de la casa, centrada en las cocinas asiáticas. Con el blanco, Mini bowl de hummus de edamam y Yakitori de salmón; y Kushikatsu, brocheta de secreto de cerdo rebozada en panko y Gua bao de papada de cerdo, para acompañar el tinto. Ambos vinos salieron reforzados de sus respectivas alianzas gastronómicas, lo que habla de su potencial como acompañantes gastronómicos.

Fotos: Fabián Simón y Eduardo Bueso (copyright)

Kushikatsu, (brocheta de secreto de cerdo rebozada en panko)

MINI-TERTULIA DE CLUB INCLUCINA

17 Abr 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Gastronomía, Restaurantes

Foto: GetangelStudios

Con el objetivo de dar visibilidad a la inclusión social y laboral de las personas con discapacidad, así como de poner en valor las capacidades de todos ellos, Club Inclucina celebró ayer lunes en el Teatro de las Esquinas una mini-tertulia en la que se ha puesto de manifiesto la necesidad de un mayor apoyo social. A dicha tertulia, fue invitada por los organizadores, esta revista digital “Lugares con Estrella”.

En ella han participado tanto docentes de educación especial y cocineros como periodistas especializados que hemos destacado las grandes habilidades de las personas con discapacidad y su cada vez mayor integración al mercado laboral, asimismo, han destacado el buen hacer de Atades como centro especialista en estas disciplinas.

El acto comenzó con la presentación del presidente de Atades, Jesús Soto, quien aseguró que “todos en algún momento somos diferentes, lo que no significa ser peor ni mejor”. A la cita también ha asistido el presidente de honor del Club Inclucina y chef propietario de Taberna Lillas Pastia de Huesca, con una estrella Michelín y dos soles Repsol, Carmelo Bosque,  el cual moderó la tertulia.

Íñigo Lavado (Singular Food de Irún) y Carmelo Bosque (Lillas Pastia de Huesca) tras finalizar la charla (Foto: E.B.)

Con el objetivo de mostrar su experiencia y convertirse también en padrino de la iniciativa, el chef Íñigo Lavado, propietario del restaurante Singular Food de Irún y autor del programa de TV Cocinando Emociones en Teledonosti, ha asegurado que “en el mundo laboral se buscan a personas capaces de sacar lo mejor de sí mismos y en esto todos los alumnos de Atades presentes son especiales” por lo que ha destacado “la necesidad de seguir ese camino de contratación de personas con discapacidad”.

David Boldova (restaurante Novodabo) y su alumna Saioa. Foto: GetangelStudios

Durante el acto, se ha querido poner de manifiesto la labor del Club Inclucina y de Atades en la integración de las personas con discapacidad con la elaboración, por parte del chef David Boldova, de Novodabo, junto con su alumna Saioa, de una tapa para la ocasión.

La mini-tertulia ha contado, igualmente, con la presencia de las entidades patrocinadoras, como el Mercado Central de Zaragoza.

Carmelo Bosque (Lillas Pastia / La Granada), José Ignacio Acirón (La Bastilla / Gayarre), Íñigo Lavado (Singular Food de Irún) y David Boldova (Novodabo), fotografíados entre bambalinas, antes de comenzar la tertulia (Foto: E.B.)

Los talleres “Club Inclucina 2018” de cocina inclusiva están apadrinados por el Departamento de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, Turismo de Aragón, Asociación de Detallistas Mercado Central; Fundación Caja Rural de Aragón; Patatas Gómez, Bergner Europe, Grupo Arvesa y Orchard Fruit.

Por segundo año consecutivo, la revista digital Lugares con Estrella ha sido invitada a esta tertulia, algo que a través de estas líneas agradecemos al Club Inclucina. 

Para información: Club Inclucina: 692.102345 

Fotos: GetangelStudios y Eduardo Bueso (copyright)

Alumnos y miembros del Club Inclucina (Foto: E.B.)

Y SI NO LAS DEJAS…

15 Abr 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Gastronomía, Restaurantes, Viajes

La Concha de San Sebastián (Foto: E.B.)

Desde San Sebastián

Por: Mikel Corcuera

Premio Nacional de Gastronomía

Ya en la Biblia se habla de ellas. Esaú, hijo primogénito de Isaac,  acuciado por la hambruna, vendió su primogenitura a su hermano pequeño Jacob,  por un plato de lentejas. Lo cierto es que las lentejas, la legumbre de cultivo más antigua del mundo, han sido injustamente tratadas a lo largo de la historia, y eso que han tenido una enorme importancia en la alimentación humana.

En la España del Siglo de Oro los médicos (que dejaban mucho que desear) dijeron auténticos disparates sobre las mismas. Tales como que: daban melancolía, dolor de cabeza y hasta ¡locura! Incluso el médico del emperador Carlos V, Luis Lobera, soltó otra burrada: que pudieran llegar a producir lepra. También hay que apuntar que su mala fama tiene mucho que ver con la deficiente calidad de antaño. Porque si  hoy día hay unas lentejas, como otras legumbres extraordinarias, en la época de la guerra civil y la posguerra eran lamentables y entre las que pululaban unos bichillos repulsivos como el sapillo negro. Las  gentes de entonces -con más hambre que Carpanta y cierto humor negro– les llamaban lentejas “con guarnición”.

Al margen del nutrido recetario popular, con ellas hay serias incursiones en la Alta Cocina. Así, hay un potaje muy famoso en un restaurante de alto postín de París: La Tour d´Argent, del que hay una anécdota muy divertida. Sucedió poco antes de la guerra del catorce, el gran Duque Vladimiro de Rusia, fue con su esposa a cenar al citado restaurante y pidieron este potaje de lentejas. El gran duque no dijo nada, pero la duquesa probó un poco y no siguió comiendo. El entonces dueño del lujoso establecimiento, Fréderic Delair, que era un personaje muy prepotente y según se cuenta, muy malhumorado, le dijo algo así a la duquesa: “Alteza, cuando no se sabe comer un potaje como este, con el respeto que le debo, lo mejor es no pedirlo“. O sea, más o menos,  como me decían en casa de crío: “Si quieres las comes y si no las dejas”.

Texto: Mikel Corcuera. Collage: Juan Antonio Díaz “NONO”. Foto: Eduardo Bueso. Texto, collages y fotos: copyright

Collage: NONO

RESTAURANTE CASA LUCIO (MADRID)

11 Abr 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía, Restaurantes

Curiosa foto, nunca publicada, realizada a Lucio en el restaurante del Casino de Murcia, el 3 de abril de 2003. (Foto: Eduardo Bueso)

Nuestra amistad con Lucio data de hace más de veinte años, cuando editábamos la revista “Buena Mesa”. Durante dos décadas hemos asistido a las reuniones anuales de esta gran Asociación de restaurantes y Lucio nunca ha fallado a las citas, siempre haciéndonos disfrutar de su excelente humor.

En nuestros habituales viajes a la capital de España aprovechamos a menudo para visitar Casa Lucio. En esta ocasión le hicimos unas cuantas preguntas a modo de corta entrevista.

Entrada del restaurante Casa Lucio

Nos acercamos hasta la zona con antelación a la hora prefijada, pasando y paseando por la Plaza Mayor, con sus ya animadas terrazas, para más tarde descender a través de entrañables callejas por las que el tiempo ha pasado sin hacerse ver. A uno y otro lado de la Cava Baja, bares y restaurantes abren los párpados de sus persianas, para más tarde ser acicalados sus cristales y lustrados sus latones.

Por un momento, el bullicioso Madrid parece que se ha tornado en un pueblo de provincias de los años cincuenta. Los vecinos charlan en los patios, se saludan cuando se cruzan por las aceras o comentan sus “secretos”, bolsa de supermercado en mano.

Comedor principal (planta baja)

Nos introducimos en Casa Lucio. Todo está “de revista”, es decir, impecable. Los empleados repasan los detalles de las mesas, alineando los cubiertos, colocando las reservas, el pan (roscas típicas) recién hecho. Aprovechamos el momento (quizá uno de los pocos del día) en los que los comedores están sin público, para realizar algunas de las fotografías que acompañan a este reportaje. Otras, como ya explico al final de este artículo, las he ido haciendo en diferentes visitas. 

ENTREVISTA 

A la una en punto, nos recibe Lucio en su establecimiento. Como el tiempo es breve, pasamos a una de las mesas para realizar la entrevista. Tras una corta, pero amena conversación, descubrimos sus gustos y opiniones personales, dejando entrever una poderosa personalidad.

Lucio en su restaurante. Foto E.B.

A la hora del aperitivo, para Lucio es ideal una manzanilla (todos los días toma una antes de cada comida y cena) y unos taquitos de jamón de Jabugo. Respecto a las comidas, no perdona ninguna de las tres diarias.

Comedor de la planta superior

Si le preguntamos por su ciudad y su país favorito, siente predilección por Madrid, ya que “se lo ha dado todo” y México, ya que “todo” México son clientes suyos. En cuanto a restaurantes y hoteles, prefiere no mencionar a ninguno español, “ya que hay muchos, muy buenos y amigos en su mayoría”. Así pues, se decide por Paris, donde elegiría al mítico Lasserre y al Hôtel George V, este último por su tradición.

Salones del Hôtel George V de París, establecimiento preferido por Lucio en sus viajes a la capital francesa. Foto: E.B.

En cuanto a su profesión, considera que el plato más difícil de realizar son los callos a la madrileña, mientras que los huevos de Lucio, sin duda el que más fama tiene en el mundo, es el más sencillo, pero a la vez el más complicado, si se desea la perfección.

Para almorzar, en su establecimiento toma siempre el plato del día, acompañado por un buen vino, aunque habitualmente comienza con una ración de jamón de Jabugo, algo imprescindible en su alimentación diaria.

Tiene pasión por los toros y el fútbol (es del Atlético de Madrid de toda la vida), aunque posee amigos en todos los clubes, recordando a Don Santiago Bernabéu, como uno de sus mejores amigos.

También de modo anecdótico nos comenta que Woody Allen tiene especial predilección por su restaurante hasta tal punto de que en una de sus visitas a España, después de cenar, solicitó que le preparasen comida para llevársela al día siguiente a Estados Unidos.

Ya en la mesa, degustamos los platos más destacados de su carta: huevos Lucio, fabada, que era el plato del día, y churrasco. Para terminar, arroz con leche.

Huevos estrellados de Casa Lucio (Foto: E.B.)

Dejamos la Taberna Lucio, pero nos quedamos con un gratísimo recuerdo de su propietario este entrañable personaje, elegido “tabernero más popular del mundo”.

Texto y fotos: Eduardo Bueso (copyright). 

Importante: estas fotos se han realizado a lo largo de varios años, por lo que alguna de ellas no es actual, aunque el establecimiento no ha cambiado prácticamente su aspecto hasta nuestra reciente visita. 

Vista del comedor desde la primera planta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies