Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

DELICADA FRESCURA DEL PERELADA COLLECTION ROSÉ 2017

05 Jul 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía, Sin categoría, Vinos

Perelada Collection Rosé 2017. Foto: E. B.

Perelada Collection Rosé encuentra su inspiración en el mundo del perfume, concretamente en las mejores piezas de vidrio que se pueden ver en el Museo del Vidrio que alberga el Castillo de Perelada.

Detalle de la etiqueta del Perelada Collection Rosé 2017. (Foto: E. B.)

Así lo refleja su etiqueta, que se ilustra con la imagen de una serie de antiguos y delicados frascos de cristal españoles, ingleses, franceses, etc. que contenían los aromas más preciados en su época.

Museo del Castillo de Perelada. (Foto: E. B.)

Nacido en el Empordá, es un vino joven que está elaborado con uvas de las variedades Cabernet Sauvignon (95%) y Garnacha (5%). Su fermentación del mosto flor a temperatura controlada de 15ºC nos permite disfrutar de un vino de color rojo frambuesa, con aroma de frutos rojos con finas notas vegetales. En boca es fresco, redondo, envolvente y con un postgusto muy aromático. Tiene un final perfumado, expresivo, persistente y con sensaciones frutales.

Perelada Collection Rosé 2017 es “un rosado estructurado, complejo y con personalidad, marcado por su alma ampurdanesa” como lo define Delfí Sanahuja, enólogo jefe de Perelada.

Magnífica biblioteca del Castillo de Perelada. (Foto: E. B.)

El Castillo Perelada acoge una serie de colecciones extraordinarias que se encuentran entre las más significativas del país: pintura, libros, capiteles, monedas, cerámica, herramientas del mundo del vino, etc.

Sección del museo dedicada al vidrio. (Foto: E. B.)

Estos vinos son un homenaje a la Colección de Vidrio, que reúne piezas muy relevantes de diferentes épocas y de las mejores escuelas. Tiene más de 2.500 piezas de vidrio antiguo que recorren desde el Egipto faraónico hasta el siglo XIX.

Fotos: Eduardo Bueso (copyright)

Entrada al Castillo de Perelada (Foto: E. B.)

BODEGAS SAN VALERO (D. O. CARIÑENA) LANZA DOS VINOS DE ALTA GAMA EN HONOR A LA MUJER

29 May 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Sin categoría, Vinos

Uno de las salones de Tierra de Cubas, ayer, antes de comenzar los actos de presentación de los dos nuevos vinos de BSV. Foto: E. B.

Bodegas San Valero inició su andadura en la D.O. Cariñena en el año 1944. Durante todo este tiempo ha elaborado vinos de calidad en las diversas bodegas que componen el grupo BSV. La última en incorporarse fue Tierra de Cubas y precisamente ahí ha tenido lugar la presentación de dos vinos de alta gama que llevan nombre de mujer: Gala Placidia.

El Legado de Gala Placidia

La apasionante historia de esta emperatriz y los valores que defendió fueron el germen para diseñar una serie de productos que quieren transmitir ese compromiso con la mujer del siglo XXI.

José Antonio Ruiz, Presidente del Grupo San Valero. Foto: E. B. 

Gala Placidia y El Legado de Gala Placidia son los nombres de estos tintos que conjugan tradición con modernidad, elegancia con estructura, y pasión con razón.

Foto: E. B.

Están elaborados con las variedades garnacha y cariñena y se erigen como el máximo escalón de calidad y valor de cuantos vinos elabora esta veterana bodega, cuya plantilla está compuesta en un 37% por mujeres.

Momento de la presentación. El primero de izquierda a derecha, Javier Lambán, Presidente del Gobierno de Aragón. Foto: E. B. 

En el acto de presentación, apadrinado por el Presidente del Gobierno de Aragón, se ha rendido un merecido y sentido homenaje a todas ellas, a las trabajadoras de Bodegas San Valero.

Uno de los valores añadidos de estas dos nuevas referencias tiene que ver con las nuevas tecnologías. Y es que una aplicación móvil permite realizar un innovador ejercicio de realidad aumentada. Éste es otro de los componentes que diferencian a dos vinos cuya producción es de 50.000 unidades.

Bus del Vino de las Piedras. Foto: E. B. 

Bodegas San Valero suma así un nuevo hito en su dilatada trayectoria. Si fue la primera empresa del sector vitivinícola en instalar una línea de embotellado, hoy realiza un ejercicio de auto superación lanzando estos dos vinos de alta gama y calidad intachable.

Almuerzo en Tierra de Cubas de Bodegas San Valero

Fotos: Eduardo Bueso (copyright)

Bodega Tierra de Cubas. Foto: E. B.

¡RÁPIDO, QUE ME MUERO, TRAEDME EL POSTRE!

21 Abr 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Sin categoría

Anochece en San Sebastián. Imagen realizada desde la 5ª planta del Hotel de Londres e Inglaterra (Foto: E. B.)

Desde San Sebastián

Por Mikel Corcuera

Premio Nacional de Gastronomía

Sin duda, para el que me conoce personalmente, sabe que he sido toda la vida gordo, con altibajos en la báscula, pero siempre dentro de un calibre respetable de líneas curvas.

Y salvo la época de biberones y papillas, no he sido lo que se dice un tragaldabas sin fondo. Pero lo cierto es que la historia está plagada de tragones ilustres, algunos bien delgaduchos, como el gotoso emperador Carlos I. El recordado escritor y gastrónomo catalán, Xabier Domingo, señalaba al caracterizar esa época: “La España de los Austrias, en el aspecto culinario, va de los más rigurosos ayunos hasta las más tremendas cuchipandas. Coexisten en el País los estudiantes famélicos y los ogros cortesanos. Carlos V dio la pauta y los tres Felipes que le siguieron fueron dignos descendientes del “gran tragón, por lo menos, en la mesa”.

Pero el que figura como el más grande engullidor de la historia, en concreto de espárragos, es Bernard Fontanelle, un escritor francés del siglo XVIII. Este escéptico filosofo, que murió pocos días antes de cumplir cien años, era un vicioso de la receta de “espárragos a la flamenca”, es decir, con mantequilla fundida y con huevos duros rallados. El escritor tenía una gran amistad con el abate Terrasón, quien también era un entusiasta de los espárragos. Pero este último los prefería preparados con salsa vinagreta. Una noche, que se disponían a cenar juntos en casa de Fontenelle, el abate sufrió una apoplejía justo en el momento de sentarse a la mesa. La reacción del flemático anfitrión no se hizo esperar y antes de socorrer a su amigo, se dirigió corriendo hacia la cocina y ordenó que todos los espárragos fueran a la flamenca.

Espárragos de la región francesa de las Landas en el mercado del sábado de Hendaya. (Foto: E. B.)

Para más abundamiento en el tema, Jean Anthelme Brillat-Savarin, en su célebre obra “Fisiología del Gusto” (1825), relata que fue una vez a visitar a Sieur Laporte, secretario de uno de los tribunales del Directorio, un gran aficionado a las ostras. Decidieron cenar juntos y comenzaron con ostras. Brillat escribe: “Lo acompañé hasta terminar la tercera docena, cuando lo dejé seguir solo. Cuando llegó a treinta y dos docenas decidí interrumpirlo. Amigo, no es su destino comer ostras hoy. Comencemos a cenar. Así fue, y Sieur cenó como cualquier ciudadano que se encuentra en ayunas.

“Y, cómo no, resulta obligado citar a la hermana del precitado gastrónomo, Pierrete, glotona reconocida. Se cuenta que ya anciana, el mismo día de su fallecimiento, se sentó a la mesa para almorzar y comió con su voracidad habitual. Ya en los postres, sintiendo un desfallecimiento cardíaco llamó imperativamente a la camarera: “¡Rápido, rápido, que me muero! ¡Traedme el postre!”

Texto: Mikel Corcuera. Collage: Juan Antonio Díaz “NONO”. Fotos: Eduardo Bueso. Texto, collages y fotos: copyright

Collage: Juan Antonio Díaz – NONO

NUEVAS MONAS DE PASCUA DE PASTELERÍA ASCASO

21 Mar 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía, Sin categoría

Mona “Pitufo”

Pastelería Ascaso ha apostado este año por la renovación del formato de sus tradicionales monas de Pascua y, sin renunciar a la calidad del chocolate de Valrhona, los modelos clásicos conviven con los nuevos en los escaparates de sus establecimientos de Huesca, Zaragoza y Madrid. Para ello, y tras una formación exclusiva con el maestro chocolatero artesano Luc Eyriey, se ha apostado por piezas más redondeadas, combinando diferentes tamaños de esferas, tubos y formas ovaladas: “Trabajamos el chocolate desde hace 40 años con buenos resultados, pero es cierto que el mercado exige estar al día con las tendencias y es lo que buscamos con los nuevos modelos”, explica Sura Ascaso, responsable de Negocio de la pyme aragonesa.

Mona “Caperucita”

Por ello, el maestro chocolatero de Ascaso, José Antonio García Álvarez, asistió a una formación casi exclusiva con Eyriey, de la que han nacido nuevas piezas, como el perro Stephen o una moderna Caperucita Roja con el lobo apostado sobre un semáforo. “Estamos muy contentos con la acogida que están teniendo entre nuestros clientes -indica Ascaso-, aunque también las tradicionales tienen mucho ‘tirón’: el castillo, el barco, el avión, la casita, la tortuga… que tampoco pueden renunciar a los muñecos de moda, como los Trolls, los Minions o la Patrulla Canina”. Y, por supuesto, los huevos de Pascua, en diferentes formatos y con distintos soportes, o los ya clásicos balones de fútbol y de baloncesto realizados en su totalidad con chocolate.

De estas monas de Pascua es interesante destacar su total elaboración con ingredientes naturales: de chocolate con leche o negro, no cuentan con conservantes ni colorantes artificiales en sus recetas.

Mona “Casita”

La marca, en manos de la cuarta generación, cuenta con tres pastelerías propias en los centros de Huesca (Coso Alto, 9),  Zaragoza (Arquitecto Yarza, 5) y Madrid (Zurbano, 25).

Fotos: Gabi Orte “Chilindrón”

Mona “Moto”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies