Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

COCO CHANEL – SUS FRASES CÉLEBRES

25 Abr 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Viajes

En una revista de “Estrellas”, no podía faltar la moda. Como ya les anunciamos, a lo largo de este año vamos a ir ampliando las secciones. No solo de gastronomía, enología, viajes y hoteles “vive el hombre… y la mujer”. Hoy comenzamos esta mencionada sección con la más carismática de las creadoras de la moda universal: Coco Chanel.

Pulsera Chanel. Colección Comètes (estrellas fugaces y constelaciones). Año 1932.

Recordando frases célebres, seleccionamos unas cuantas “perlas”, recogidas en diferentes entrevistas realizadas a la legendaria Coco Chanel, diseñadora imprescindible en la historia de la moda, gran liberadora del cuerpo de la mujer que hizo desaparecer todo lo superfluo, creando una línea única, sencilla y elegante.

La elegancia no consiste en ponerse un nuevo vestido.

Moda es todo lo que puede pasar de moda.

El buen gusto estropea ciertos valores espirituales auténticos: como el propio gusto.

La moda se pasa de moda, el estilo jamás.

El perfume anuncia la llegada de una mujer y alegra su marcha.

Para ser irremplazable, uno debe buscar siempre ser diferente.

Una mujer sin perfume es una mujer sin futuro.

Una mujer tiene la edad que se merece.

La moda es como la arquitectura: se trata de una cuestión de proporciones.

No existen mujeres feas, sólo mujeres que no saben arreglarse.

El lujo es una necesidad que empieza cuando acaba la necesidad.

Viví mi vida teniendo por sentado que todo lo que no me gustaba tendría un contrario, algo que si me gustara.

La naturaleza le da la cara que tienes a los veinte, a los cincuenta depende de usted.

Las mujeres necesitamos la belleza para que los hombres nos amen, y la estupidez para que nosotras amemos a los hombres.

Vanitas vanitatum Omnia Vanitas (Vanidad de vanidades, todo es vanidad).

Pañuelo de seda de Chanel con un dibujo de Gabrielle Bonheur “Coco” Chanel, realizado por Karl Lagerfeld y creado con motivo de la exposición “C’est la vie! Vanitas de Caravage à Damien Hirst” celebrada en el Museo Maillol de París en 2010.

Edición limitada de 1.000 ejemplares. Medidas: 85 x 85 cm. 

Colección particular. Foto: E.B. (copyright)

LA ESTACIÓN ARAGONESA DE ASTÚN, ABIERTA UN FIN DE SEMANA MÁS

19 Abr 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Viajes

 

Una temporada de grandes y tardías precipitaciones merece el esfuerzo de alargarla, especialmente cuando los esquiadores responden al esfuerzo de la Estación, lo cual ha ocurrido durante el pasado fin de semana.

Si bien es cierto que la Semana Santa suele marcar el fin de la época de esquí, este año Astún ha apostado por ampliar el cierre, aún a costa del gran esfuerzo de organización que esto supone. Una respuesta clara a la petición de sus fieles seguidores.

Inicialmente se amplió al sábado y domingo 14 y 15 para posteriormente, y a la vista de la demanda de los aficionados, abrir también los días 21 y 22 de abril.

Con unos espesores excelentes para esta época del año, el centro invernal mantendrá abiertos los cuatro telesillas de Cima Raca, Truchas, Águila y Canal Roya, a la par que la cinta Ballón en base de estación.

El horario de apertura volverá a ser de ocho y cuarto de la mañana a dos y media de la tarde. El total de pistas abiertas será de 39 y los kilómetros esquiables 35. Los precios del forfait de un día serán: 25€ adulto, veterano e infantil. 20€ para esquiadores con abono de temporada de otras estaciones. 16€ menores de seis años.

Fotos: Yhabril Moro

Estación de Esquí de Astún (Pirineo de Huesca)

Y SI NO LAS DEJAS…

15 Abr 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Gastronomía, Restaurantes, Viajes

La Concha de San Sebastián (Foto: E.B.)

Desde San Sebastián

Por: Mikel Corcuera

Premio Nacional de Gastronomía

Ya en la Biblia se habla de ellas. Esaú, hijo primogénito de Isaac,  acuciado por la hambruna, vendió su primogenitura a su hermano pequeño Jacob,  por un plato de lentejas. Lo cierto es que las lentejas, la legumbre de cultivo más antigua del mundo, han sido injustamente tratadas a lo largo de la historia, y eso que han tenido una enorme importancia en la alimentación humana.

En la España del Siglo de Oro los médicos (que dejaban mucho que desear) dijeron auténticos disparates sobre las mismas. Tales como que: daban melancolía, dolor de cabeza y hasta ¡locura! Incluso el médico del emperador Carlos V, Luis Lobera, soltó otra burrada: que pudieran llegar a producir lepra. También hay que apuntar que su mala fama tiene mucho que ver con la deficiente calidad de antaño. Porque si  hoy día hay unas lentejas, como otras legumbres extraordinarias, en la época de la guerra civil y la posguerra eran lamentables y entre las que pululaban unos bichillos repulsivos como el sapillo negro. Las  gentes de entonces -con más hambre que Carpanta y cierto humor negro– les llamaban lentejas “con guarnición”.

Al margen del nutrido recetario popular, con ellas hay serias incursiones en la Alta Cocina. Así, hay un potaje muy famoso en un restaurante de alto postín de París: La Tour d´Argent, del que hay una anécdota muy divertida. Sucedió poco antes de la guerra del catorce, el gran Duque Vladimiro de Rusia, fue con su esposa a cenar al citado restaurante y pidieron este potaje de lentejas. El gran duque no dijo nada, pero la duquesa probó un poco y no siguió comiendo. El entonces dueño del lujoso establecimiento, Fréderic Delair, que era un personaje muy prepotente y según se cuenta, muy malhumorado, le dijo algo así a la duquesa: “Alteza, cuando no se sabe comer un potaje como este, con el respeto que le debo, lo mejor es no pedirlo“. O sea, más o menos,  como me decían en casa de crío: “Si quieres las comes y si no las dejas”.

Texto: Mikel Corcuera. Collage: Juan Antonio Díaz “NONO”. Foto: Eduardo Bueso. Texto, collages y fotos: copyright

Collage: NONO

VISITA AL PÉRIGORD (y II)

19 Mar 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía, Hoteles, Restaurantes, Sin categoría, Viajes

Jardín del Hôtel Le Vieux Logis, proyectado por Laure Quoniam

La semana pasada les comentaba la vista al Hôtel Le Moulin de L´Abbaye, en Brantôme. Hoy seguimos ruta por esta preciosa región del Périgord. 

HÔTEL LE MOULIN DU ROC 

Si se desea disfrutar de un hotel exquisito y una buena gastronomía, en el cercano pueblecito de Champagnac-de-Bélair (a tan sólo 2 kilómetros de donde ayer pernoctamos) se encuentra Le Moulin du Roc, uno de los primeros “Relais” de Europa, aunque actualmente ejerce de independiente. Se trata de otro molino del siglo XVII, similar al de Brantôme, adquirido y restaurado en 1969 por la familia Gardillou.

Entrada al Hôtel Le Moulin du Roc

Su restaurante, con dos comedores interiores (algo sombríos) y uno exterior (terraza), ofrece a través de su carta toda la riqueza de los productos del Périgord, con una cocina precisa, fruto de una milagrosa mezcla de matices de altura y de simplicidad.

A la hora de pernoctar, regresamos al Moulin de L´Abbaye, de idéntica categoría, pero dotado de mejores instalaciones y especialmente bastante más animadas; eso sí, el que desee huir del mundanal ruido, en el Moulin du Roc tiene su lugar idóneo.

Salón y al fondo el restaurante del Le Moulin du Roc

Para finalizar la visita al Périgord, nos desplazamos setenta kilómetros al sur, dejando a un lado las ciudades de Périgueux y Bergerac, hasta llegar a Trémolat, diminuta y coqueta villa de aires ingleses, en plena región de Dordogne, en la que se encuentra una de los hoteles fundadores de la mítica cadena de Relais & Châteux: Le Viux Logis.

Relais & Châteux Le Viux Logis

HÔTEL LE VIEUX LOGIS

En efecto, nos tenemos que remontar al año 1952, cuando el matrimonio Giraudel, deciden dejar a sus hijos los negocios que poseían en la ciudad de Bergerac (por cierto, cuna del arquitecto Jean Nouvel), e irse a descansar a una propiedad agrícola, que anteriormente había sido una cartuja de la orden de San Benito.

Entrada principal

Atraídos por la belleza del lugar, numerosos amigos de la familia acudían a visitarles, quedándose varios días. Es el momento en el que nace la idea de poner las diferentes estancias (el edificio familiar, la casa de invitados y la casa de la abuela) a disposición de los turistas que por aquellas épocas comienzan a descubrir el Périgord y su gastronomía, respetando la decoración y distribuciones arquitectónicas originales.

Comedor (y cenador) del Relais & Châteux Le Viux Logis

Uno de sus primeros visitantes fue el escritor Henry Miller, quien acudió a pasar una semana y se quedó un mes, hechizado por el idílico marco de este hotel de lujo.

Zona de habitaciones independientes, tipo “suite”

Tras fallecer el señor Giraudel, su esposa ofrece el hotel a sus hijos y es uno de ellos, Bernard, el que decide adquirirlo, volverlo a reformar, ampliarlo y dotarlo de unos servicios de alta categoría, como son la piscina, tres nuevos jardines, dos restaurantes y otros tantos salones de reuniones.

Para realizar estos trabajos, no se escatimaron medios económicos ni profesionales. La decoración fue dirigida por Jean Dive, fundador y propietario de la Galería “Maison et Jardin”, mientras que para los jardines, confiaron los proyectos y realización a Laure Quoniam, diplomada por la universidad de Harvard en arquitectura de jardines.

Recepción

Hace unos años se ha vuelto a redecorar y actualizar, interviniendo para ello desde Manuel Cánovas, que creó una tela especial (llamada Trémolat), hasta Christian Lacroix, que celebró su boda en los salones de Le Vieux Logis.

Nuestra habitación

En el apartado gastronómico, destacamos sus tres puntos fuertes: a la hora de almorzar, no debemos dejar de visitar su Bistrot d´en face, espacio desenfadado, rústico y rural (con pequeña, pero muy agradable terraza).

Bistrot d´en face, a dos minutos del hotel

Para cenar, elegiremos su comedor principal, ubicado en el antiguo secadero de tabaco, o si el tiempo lo permite, la terraza del jardín.

Comedor principal

Y algo realmente inolvidable: desayunar bajo los tilos, rodeado de césped, arbustos y jardines impecablemente mimados.

Mermeladas del desayuno bajo los tilos

Un exquisito placer en el que su unen los aromas del café, de las mermeladas, del pan y croissant recién hechos, junto con el matinal perfume de los tilos en todo su esplendor.

Texto y fotos: Eduardo Bueso (copyright)

Bar del Relais & Châteux Le Viux Logis

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies