Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

FROM PEMBROKESHIRE (SUROESTE DE GALES)

30 May 2017 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Gastronomía, Viajes

Por Ana Coscujuela Vigo

Esta vez descubriremos algunos de los sitios más singulares del condado situado al suroeste de Gales, Pembrokeshire. Comenzaremos explorando el castillo Carew, pero antes nos detendremos a observar una enorme cruz celta del siglo XI, decorada con abundantes motivos celtas y escandinavos. Ahora sí, nos adentramos en la imponente fortaleza de origen normando, que fue heredada por diferentes familias nobiliarias. Cada linaje plasmó su huella en la arquitectura del castillo. Un ejemplo son los tres escudos de armas del periodo Tudor, bajo una de las ventanas principales, que datan aproximadamente del año 1500. Uno pertenece a Catalina de Aragón, prometida desde su infancia con Arturo Tudor. El príncipe falleció a los pocos meses de casarse. Catalina, la princesa viuda de Gales, fue entonces desposada con el hermano menor, Enrique, que pasaría a la historia como Enrique VIII. Otro de los detalles que destacamos es el respeto a los actuales moradores del castillo, los murciélagos. Durante todo el recorrido encontramos pequeños carteles que explican las características de estos mamíferos voladores. Además, también disfrutan de una torre en exclusividad para que los visitantes no perturben su descanso.

A pocos kilómetros se encuentra el impresionante castillo de Pembroke, rodeado en tres de sus partes por una ría. Otra población que cuenta con castillo es la pintoresca ciudad costera de Tenby. Curiosamente, estos castillos se erigieron tras la invasión y conquista normanda, para defenderse de los galeses. En el caso de Tenby, el casco antiguo está amurallado y cuenta con estrechas calles repletas de comercios y pubs. En la misma línea de playa se encuentra el fuerte de la isla de Santa Catalina, con la peculiaridad de que cuando sube la marea, el bastión queda aislado. En cuanto a la gastronomía, el principal producto local es el pescado fresco. De hecho, en el puerto hay un puesto en el que venden berberechos servidos en tarrina, para ir picando, como el que se toma un helado. Otro plato estrella es el cordero asado con salsa de menta, que proviene de las verdes praderas que rodean este territorio.

Seguimos nuestro camino para pasear por una de esas playas de película, Marloes sands. Y no, no nos equivocamos, ya que aquí se rodó la carga a caballo de Blancanieves y la leyenda del cazador. Entre abruptos acantilados y largas playas de arena cuesta imaginar cómo accedieron con todo el equipo de rodaje y la caballería a este recóndito lugar. Entre los impresionantes estratos verticales destacan las denominadas “tres chimeneas”, consideradas como área de interés para los geólogos.

Y lo mejor lo reservamos para el final, un viaje en barco a Skomer Island para ver a los carismáticos frailecillos, los también denominados puffins. Por cierto, ¿Sabéis qué tienen en común los frailecillos y los conejos? Pues resulta que ambas especies habitan en madrigueras. Este es un motivo suficiente para no salirse del camino, puesto que la isla parece un queso gruyère. También es un paraíso para otras aves marinas, como el alca o el arao. Aunque si hay que destacar una, esta sería la pardela pichoneta, debido a que aquí anida la población más importante del mundo. La educación y el respeto hacia la naturaleza nos dejan imágenes y momentos únicos. Poder contemplar estos ejemplares en su hábitat natural, a tan apenas unos metros, es una sensación indescriptible.

Fotos: Ana Coscujuela & Néstor Moreno            

            

FROM OXFORD (INGLATERRA)

13 May 2017 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Eventos, Gastronomía, Viajes

Por Ana Coscujuela Vigo

Esta vez seguiremos los pasos de los profesores J.R.R. Tolkien y C.S. Lewis por la ciudad que inspiró a los dos genios de la literatura fantástica. Sin saberlo habíamos viajado a Oxford en la celebración del “May day”. Y no es porque pidan ayuda precisamente, (“mayday” es una señal de socorro que proviene del francés “m’aider”), sino porque el 1 de mayo celebran la llegada del buen tiempo con un festival en honor a la diosa Flora. ¿Qué tiene de peculiar este día? Pues que a las 6 de la madrugada los coristas de Magdalen College cantan desde la Great Tower, mientras una multitud se reúne en el puente Magdalen. Además, durante la jornada actúan diferentes grupos folklóricos con pintorescos atuendos que no pasan desapercibidos.

Oxford es mundialmente conocida por su Universidad y su competitividad, no sólo en las regatas, con Cambridge… A la hora de solicitar plaza, el alumno debe elegir una de las dos Universidades, ya que si es rechazado por una, ¡cómo iba a ser entonces aceptado por la otra! También son muchos los personajes, tradiciones y anécdotas que la rodean. Presidentes y Primeros Ministros han pasado por sus aulas y por sus bares. En el Turf Tavern se recuerda el record Guinness del ex Primer Ministro de Australia Bob Hawke por beber 1,7 litros de cerveza en 11 segundos. Por cierto, este señor acaba de lanzar su propia marca de cerveza.

Un dato curioso para los amantes de las “Crónicas de Narnia”, es que C.S. Lewis se inspiró en una singular puerta del “St Mary’s passage” para dar vida al mítico león Aslan y al fauno Mr. Tumnus. Además a tan sólo unos pasos está la farola que Susan se encuentra rodeada de nieve en su primer viaje a Narnia. Continuando por el pasaje se accede a la Cámara Radcliffe, diseñada para albergar una biblioteca, también sirvió de inspiración a Tolkien, quien señaló su parecido con el templo de Sauron dedicado a Melkor o Morgoth, el primer señor oscuro. Hoy este edificio forma parte de la biblioteca Bodleiana, donde se encuentran muchos de los manuscritos originales del profesor, entre ellos “El señor de los anillos” y “El hobbit”. Aquí también se rodaron las escenas de la biblioteca de Hogwarts y la enfermería de la saga Harry Potter.

A la hora de almorzar toca hacer una parada en el Eagle and Child, punto de reunión de los Inklings, grupo literario del que formaban parte Tolkien y Lewis. Como era de esperar el rinconcito en el que sentaban estaba ocupado… pero el local mantiene su esencia a la vez que hace referencia con su decoración a sus ilustres clientes. La carta es idéntica a la que ofrecen en el The Chequers, otro de los pubs históricos de Oxford, comida “rápida” a un precio asequible. Por cierto, no esperéis a que el camarero vaya a tomaros nota, tendréis que ir a la barra con el número de vuestra mesa y la comanda. Esto nos ha sucedido en otros restaurantes del Reino Unido, en alguno sólo con las bebidas… por suerte no hay que ir a por los platos.

Siento que hay mucho que contar y poco espacio para escribir, así que rápidamente os recomendaría una visita al Museo de Historia Natural por su arquitectura interior y al Pitt Rivers por la cantidad de objetos inusuales y multiculturalidad que ofrece. Un paseo en barco por los canales y a pie por los jardines del Christ Church, dónde jugaba Alice Liddle la protagonista de “Alicia en el país de las maravillas”. Visitar la inmensa librería Blackwell que tenía el record de kilómetros de estanterías, y justo en frente, en el museo de Historia de la Ciencia, la pizarra en la que escribió Einstein. Por cierto ¿alguien sabe dónde está la pizarra de su paso por Zaragoza? Y para finalizar, al fijarnos en el escudo de armas de la ciudad observamos un bóvido, y es que Oxford significa “vado del buey”.

Fotos: Ana Coscujuela & Néstor Moreno  

FROM BATH (INGLATERRA)

02 May 2017 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía, Viajes

Por Ana Coscujuela Vigo

Hoy visitamos la ciudad de Bath, conocida en tiempos romanos como Aquae Sulis (las aguas de Sulis, diosa de las aguas termales). Como veis su nombre está doblemente relacionado con el agua, y es que Bath es la única ciudad con manantiales naturales de agua caliente de Inglaterra. Según cuenta la leyenda, su fundador fue Bladud, hijo del rey Hubidras. Bladud fue enviado a Atenas para ser instruido por los sabios filósofos griegos. A su vuelta, el príncipe había contraído la lepra y fue repudiado de la corte. Se le otorgaron tierras y una piara de cerdos para que sobreviviera. Bladud observó que los animales pasaban largas horas revolcándose en unos manantiales y como no había manera de sacarlos de allí, tuvo que adentrarse él mismo en las aguas. Sorprendentemente sus heridas comenzaron a sanar y sobre ese lugar se erigió la ciudad donde posteriormente los romanos construirían sus termas.

Aunque el principal atractivo son sus aguas termales, Bath también destaca por su arquitectura de estilo georgiano. La ciudad fue construida con piedras de una cantera cercana, lo que le confiere un aspecto uniforme y armónico. Entre sus edificios destacan el Royal Crescent y The Circus, donde vivían los personajes más famosos de la época y hoy en día actores como John Cleese (Monty Pythons) o Nicolas Cage. Paseando por las calles llama la atención la cantidad de viviendas que tienen alguna ventana tapiada… ¿Cuál sería el motivo? el “Windows tax” que impuso el rey Guillermo III en 1696 para recaudar rápidamente impuestos. La fórmula era sencilla, a más ventanas, más dinero y más recaudación. Esto causó gran enfado en la sociedad y los ciudadanos respondieron tapiando sus ventanas.

Otra estructura característica es el puente Pulteney que atraviesa el río Avon. Lo primero que llama la atención es su parecido con el puente Vecchio de Florencia, debido a que el arquitecto Robert Adam se inspiró en él tras su visita a la ciudad Italiana. Y aquí va una curiosidad para los amantes del cine. Este puente aparece en la última versión de “Les Misérables”, cuando Javert, interpretado por Russell Crowe, “cae” al río. Pero el actor nunca rodó en la ciudad… ¿será por eso que lo llaman la magia del cine? Por cierto, en Reino Unido hay bastantes ríos que se llaman Avon. Esto tiene una explicación, a los romanos les gustaba tener todo perfectamente registrado con su nombre, y conforme iban conquistando territorios, preguntaban a los habitantes como se llamaba el río y su respuesta era “Afon” o “Avon”, es decir, “río”.

A la hora de almorzar elegimos un lugar histórico, la casa de Sally Lunn, considerada la más antigua de Bath. Sally Lunn fue una refugiada francesa que fundó una panadería alcanzando un gran éxito en la época. Fueron muchos los que intentaron copiar su receta pero ninguno consiguió preparar su famoso pan. 300 años después en este restaurante museo se sirve el “Sally Lunn Bun” un panecillo que es el principal ingrediente del menú y que supuestamente se elabora con su misma receta. Además en los bajos del edificio todavía se conserva la cocina original de la joven.

Y aunque Bath tiene mucho por descubrir, aprovechamos para escaparnos a Castle Combe, uno de los pueblos más bonitos de Inglaterra y escenario de múltiples películas, como la versión inglesa de “Doctor Dolittle” rodada en 1967 o más recientemente Stardust y “War horse” de Steven Spielberg.

Fotos: Ana Coscujuela & Néstor Moreno

FROM GOWER (SUR DE GALES)

08 Abr 2017 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Cultura, Viajes

Por Ana Coscujuela Vigo

Esta vez visitaremos la Península de Gower, situada en el Sur de Gales. Gower fue el primer territorio del Reino Unido designado como área de belleza natural destacada (Area of Outstanding Natural Beauty) en 1956. Los acantilados rocosos y las inmensas playas de arena se intercalan en toda la costa. Esta se puede descubrir recorriendo parte del “sendero de la costa de Gales” que rodea todo el litoral (unos 1.400 km), convirtiéndose en el primer país del mundo que dispone de este tipo de travesía.

Entre sus playas destaca Rhossili beach como la mejor del Reino Unido y una de las 10 mejores del mundo. Es muy famosa entre los surfistas, deporte que hemos comprobado “in situ” que practican durante todo el año, a pesar de la fría temperatura del agua. Varado en la arena se encuentran los restos del Helvetia, un barco noruego cargado de madera, que naufragó en 1887. Pero no es el único… entre los acantilados se pueden encontrar otros navíos que sucumbieron a la furia del mar.

D

Aquí haremos nuestra primera excursión al “Worm’s head” o cabeza de gusano, aunque no sabemos si exactamente se refieren a gusano o a dragón, ya que antiguamente era la palabra que se utilizaba para designar a estos últimos. Lo primero que hace falta es un buen calzado para caminar entre las rocas… ¡ah! Y lo más importante, mirar la información sobre las mareas, debido a que cuando ésta sube, la “cabeza de gusano” se convierte en una isla. También hay que tener en cuenta la época de anidamiento de aves y, si no podemos pasar (como diría Gandalf), desde los acantilados podemos contemplar multitud de focas flotando en el agua o “tomando el sol”.

Otra de nuestras aficiones es adentrarnos en la historia a través de los castillos. Hasta seis fortalezas se alzan en la península, unas mejor conservadas que otras, pero todas abiertas al público. Aprovecho para contar una curiosidad que nos relató el guía en Weobley, castillo que da a unas marismas en las que pastan pequeños caballos salvajes. Pues bien, cuenta la leyenda que estos animales son descendientes de los que conseguían escapar de las minas. Antaño las caballerías vivían encerradas en el interior de estos laberintos subterráneos y cuando se les permitía salir a campo abierto, algunos huían y nunca más regresaban a su tumba en vida.

En cuanto a la gastronomía vamos a probar una receta tradicional galesa, el “laverbread”, una especie de puré hecho de algas. Estas se arrancan de las rocas, se enjaguan para quitar la arena y se cuecen durante varias horas. Cuando se ha formado una pasta verde oscura, se pican y se sirven como acompañamiento o en el desayuno. La verdad es que me resulta complicado describir su sabor y textura… así que mejor, venid y probadlas.

Y antes de despedirnos, en el interior de Gower visitaremos la “Arthur Stone” (Maen Ceti, en galés), uno de los ocho menhires de la edad de bronce que todavía se conservan en la zona. Llegados a este punto tengo que hacer una mención especial a las carreteras. Si no estáis acostumbrados a conducir por la izquierda, siempre podemos añadir un poquito más de emoción estrechando las vías e incorporando al azar ovejas, vacas y caballos. Pero no os preocupéis, porque las carreteras disponen de apartaderos y los conductores son muy respetuosos.

Fotos: Ana Coscujuela & Néstor Moreno

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies