Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

NUEVAS TABLETAS DE CHOCOLATE DE PASTELERÍA ASCASO

30 May 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía

“FRESA FRESA”

El chocolate se erige como una joya de la gastronomía y cuatro décadas de historia avalan las creaciones chocolateras de Ascaso. Ahora, la pastelería ha elaborado nuevas tabletas cien por cien naturales dentro de una colección de siete sabores que incluyen algunos refrescantes gracias a la fruta que contienen. 

Fresa Fresa y Pasión Menta son las tabletas que tienen un aire más fresco, innovador, sano y juvenil, perfecto para el buen tiempo. Incluyen en sus interiores un relleno de ganache y fruta natural, y son el fiel reflejo de la apuesta de Ascaso por los productos completamente naturales.

Establecimiento Ascaso en Zaragoza. Foto: E. B.

Las tabletas que completan la nueva colección de Ascaso son más tradicionales, macizas y de sabores chocolateados: Tanariva está elaborada con cacao del 33% con leche, puro Madagascar. Caraïbe, por su parte, contiene un 66% de cacao originario de pequeñitas plantaciones de distintos puntos del Caribe. La tableta con mayor concentración de cacao (85%) es Abinao, potente y tánica. Mientras que Araguani cuenta con un 72% de cacao que llega desde Venezuela. Dulcey es una tableta conseguida a partir de este chocolate rubio conocido como el “cuarto chocolate”: ni blanco ni negro ni con leche. Fue creado por Fréderic Bau, fundador de L’École du Grand Chocolat de Valrhona y formador de Ascaso.

Las tabletas, además de innovar en sabor, lo hacen en packaging, ya que se ha diseñado una nueva imagen para la ocasión.

Tanto la colección completa como las tabletas por separado ya están disponibles en los tres establecimientos con los que cuenta Ascaso en los centros de Huesca (Coso Alto, 9), Zaragoza (Arquitecto Yarza, 5) y Madrid (Zurbano, 25) y en su tienda online www.pasteleriaascaso.com

Fotos:  Gabi Orte / chilindrón.es 

“PASIÓNMENTA”

BODEGAS SAN VALERO (D. O. CARIÑENA) LANZA DOS VINOS DE ALTA GAMA EN HONOR A LA MUJER

29 May 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Sin categoría, Vinos

Uno de las salones de Tierra de Cubas, ayer, antes de comenzar los actos de presentación de los dos nuevos vinos de BSV. Foto: E. B.

Bodegas San Valero inició su andadura en la D.O. Cariñena en el año 1944. Durante todo este tiempo ha elaborado vinos de calidad en las diversas bodegas que componen el grupo BSV. La última en incorporarse fue Tierra de Cubas y precisamente ahí ha tenido lugar la presentación de dos vinos de alta gama que llevan nombre de mujer: Gala Placidia.

El Legado de Gala Placidia

La apasionante historia de esta emperatriz y los valores que defendió fueron el germen para diseñar una serie de productos que quieren transmitir ese compromiso con la mujer del siglo XXI.

José Antonio Ruiz, Presidente del Grupo San Valero. Foto: E. B. 

Gala Placidia y El Legado de Gala Placidia son los nombres de estos tintos que conjugan tradición con modernidad, elegancia con estructura, y pasión con razón.

Foto: E. B.

Están elaborados con las variedades garnacha y cariñena y se erigen como el máximo escalón de calidad y valor de cuantos vinos elabora esta veterana bodega, cuya plantilla está compuesta en un 37% por mujeres.

Momento de la presentación. El primero de izquierda a derecha, Javier Lambán, Presidente del Gobierno de Aragón. Foto: E. B. 

En el acto de presentación, apadrinado por el Presidente del Gobierno de Aragón, se ha rendido un merecido y sentido homenaje a todas ellas, a las trabajadoras de Bodegas San Valero.

Uno de los valores añadidos de estas dos nuevas referencias tiene que ver con las nuevas tecnologías. Y es que una aplicación móvil permite realizar un innovador ejercicio de realidad aumentada. Éste es otro de los componentes que diferencian a dos vinos cuya producción es de 50.000 unidades.

Bus del Vino de las Piedras. Foto: E. B. 

Bodegas San Valero suma así un nuevo hito en su dilatada trayectoria. Si fue la primera empresa del sector vitivinícola en instalar una línea de embotellado, hoy realiza un ejercicio de auto superación lanzando estos dos vinos de alta gama y calidad intachable.

Almuerzo en Tierra de Cubas de Bodegas San Valero

Fotos: Eduardo Bueso (copyright)

Bodega Tierra de Cubas. Foto: E. B.

PUNTO PIRINEOS CELEBRÓ LAS PRIMERAS JORNADAS “LEARN SPANISH”

27 May 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Eventos, Gastronomía

Pirineo Aragonés

Por Ana Coscujuela Vigo

La Asociación de empresarios turísticos Punto Pirineos ha celebrado las primeras jornadas Learn Spanish dedicadas a conocer y descubrir el entorno de Montanuy y Bonansa, en la Alta Ribagorza (Huesca), aprendiendo y practicando la lengua castellana. La novedosa convocatoria contó con participantes españoles fundamentalmente procedentes de Aragón y Cataluña, junto con otros de Francia y Brasil, además de estar acompañados en todo momento por representantes locales.

Durante los tres días se realizaron distintas actividades y una inmersión lingüística completa en la lengua castellana que agradó mucho a los participantes extranjeros, pero también el dialecto local de la zona despertó la curiosidad de los que ya dominaban el castellano.

Carnicería Porté-Estop de Vilaller

El primer día se desarrolló en el Valle de Barrabés, visitándose el Centro de Interpretación de Aneto. Posteriormente se recorrió un tramo del sendero de la Creu. Por la tarde, la visita se centró en la Carnicería Porté-Estop de Vilaller, que elabora sus propios embutidos de manera artesana con productos de proximidad. Aquí los asistentes pudieron aprender el proceso de elaboración y degustar algunos de los productos de la zona. La Carnicería Porté-Estop forma parte del movimiento Slow Food, que une el placer de la buena mesa con el compromiso hacia las comunidades locales y el medio ambiente. La organización Slow Food fue fundada en 1989 con la finalidad de contrarrestar el auge de la comida rápida y la vida rápida, impedir la desaparición de las tradiciones gastronómicas locales y combatir la pérdida de interés de la sociedad por los alimentos, su origen, su sabor y las consecuencias que cada una de nuestras decisiones alimentarias ejerce en el mundo.

La jornada del sábado se desarrolló en el valle de Baliera, en la localidad de Castanesa. Aquí se visitó el museo del Municipio de Montanuy y se recorrió la villa descubriendo los elementos culturales y tradicionales de la misma. Desde el mirador de Piedad se disfrutó de unas espectaculares vistas de todo el valle. A mediodía los participantes pudieron disfrutar de la maravillosa gastronomía de la zona en el restaurante Ca de Graus.

La última jornada comenzó en Ca de Llibernal de Noales, donde los participantes descubrieron el mundo de la apicultura y de los productores locales. Como colofón pudieron degustar la exquisita miel de Ca de Llibernal. La jornada continuó con la visita al Castillo de Castarné y a las ermitas de Bonansa.

Tanto participantes como organización mostraron un alto grado de satisfacción. Las jornadas han significado unos días de convivencia en los que lengua y turismo han ido de la mano en un entorno natural y cultural, donde los productores locales han sido los principales anfitriones.

Fotos: Ana Coscujuela Vigo

 

BECHAMEL: SALSA MADRE, PERO EL LIO PADRE

26 May 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía, Hoteles

Playa de La Concha al atardecer. Foto: Eduardo Bueso

Desde San Sebastián

Por Mikel Corcuera

Premio Nacional de Gastronomía

Es de sobra conocido que la salsa bechamel es la crema básica“salsa madre” de las croquetas y otros numerosos fritos.

Pero sin duda lo más incierto es su origen. Las memorias apócrifas de la marquesa de Créqui, del siglo XIX, le atribuyen la creación de esta salsa a Louis de Béchameil, marqués de Nointel, (1630-1703). Quien ocupó el cargo de mayordomo en la corte de Luis XIV. Era, sin duda, un auténtico gourmet y un caballero de gustos y modales extremadamente refinados. Fue además un financiero importante y, según el pensador y socialista utópico Saint-Simon, “amante de la pintura, de las piedras preciosas, de los bellos edificios, de los jardines y de la buena mesa”.  Y es que a Louis de Béchameil también se le ha atribuido (un tanto legendariamente) la invención del “volován” y del “ragout à la financière”.

Posiblemente la salsa en cuestión se trata de una receta antigua, perfeccionada por su cocinero, quien posteriormente se la dedicó a él, como era costumbre en aquella época. Por otra parte su originario nombre Béchameil aparece transformado en Béchamelle en el libro de Vincent de la Chapelle “Le Cuisinier moderne” de 1735, perdiendo la mayúscula a finales del siglo XVIII, por lo que desde entonces la conocemos como béchamell o béchamel.

En la antigua receta no figuraba la leche, pero sí un fondo de jugo de ternera, que hoy ha desaparecido (si no es como mero complemento). Un contemporáneo de Béchameil,  pero bastante mayor que él, el duque d´Escars, hombre corroído por la envidia, hacía este malévolo comentario al respecto de la invención de esta salsa por el marqués: “¡Está feliz, ese pobre Béchameil! Yo he hecho servir lonjas de pechugas de ave a la crema más de veinte años, antes de que él viniese al mundo y, ya veis, nunca he tenido la felicidad de poder dar mi nombre a la más humilde salsa”.

De todas formas  de entre las diversas teorías sobre su origen que tiene más consistencia es la que se le adjudica su creación al chef François Pierre de la Varenne (1615-1678) cocinero de Luis XIV y contemporáneo de Béchameil, fundador de la cocina clásica francesa. Escribió el libro Le Cuisinier François en 1651 (obra clave que señala el paso de la cocina medieval de antaño a la alta cocina moderna) y donde indudablemente por primera vez se tiene constancia escrita de esta receta, la cual llevaría el nombre como una lisonja al influyente marqués. Sea como fuere ahí permanece impertérrita esta receta siglos después. Se atribuye a Paul Bocuse una frase que fue todo un símbolo de cómo las ideas reformadoras de la Nouvelle Cuisine no podían desconocer la cocina “de siempre”: “Todo cocinero que se precie debe saber hacer una bechamel, aunque nunca la utilice”.

Se puede llevar más lejos la cosa en el terreno práctico. Cuando se inaugura una taberna de corte moderno, o sea, de mucha espuma, foie gras y esferificaciones, “la prueba del nueve” que se suele hacer, por supuesto, de forma discreta y anónima, es la de pedir dos cosas aparentemente bien simplonas e inocentes: un pincho de tortilla de patata y una croqueta (o algún frito que lleve bechamel). Suele haber más llantos que risas. Pues bien, pese a ser una de las salsas más hogareñas que existen, se ha perdido, por el apresuramiento del mundo actual, una de sus condiciones básicas: la paciencia. O sea, mucha muñeca y tiempo. Otra cosa son las elaboradas con modernas gelatinas. Que son, sin duda, cremas fluyentes y maravillosas pero no tienen el toque artesanal bastante más dificultoso de las bechameles tradicionales.

Texto: Mikel Corcuera. Fotos: Eduardo Bueso. Texto y fotos: copyright

Cena en el Hôtel du Palais de Biarritz. Foto: E. B.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies