Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

Publicaciones etiquetadas ‘madrid’

“PUERTA 57”: COMER (MUY BIEN) EN EL MADRILEÑO SANTIAGO BERNABÉU

20 Ago 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Gastronomía, Restaurantes, Viajes

Comedor principal del restaurante “Puerta 57”

El verano es una buena época para viajar, especialmente para los que tienen hijos… o sobrinos (como es mi caso).

A aquellos que guste el fútbol o no, sea del Real Madrid o de otro equipo, les sugiero una visita a este mítico estadio madrileño con un aliciente más: el de comer bien, dentro de él.

Vista del Santiago Bernabéu desde lo alto de la tribuna. (Foto: E. B.)

Se trata de una experiencia muy agradable, ya que desde el mismo momento que se entra y se sube por unas escaleras mecánicas (hasta hace poco había que subir rampas y peldaños) hasta lo más alto del campo, se sigue posteriormente la visita en la que se puede ver en unas muy bien montadas instalaciones la historia del equipo, la sala de trofeos (entre los que destacan las 13 Champions) y terminar pasando por los vestuarios, el césped, los banquillos, incluso la sala de prensa para terminar (cómo no) en la tienda, donde comprar todo tipo de recuerdos del Real Madrid.

Pasillo previo a la sala de trofeos. (Foto: E. B.)

Pero como les anticipaba, aquí no acaba la historia; justo al lado de dicha tienda se puede entrar en uno de los mejores restaurantes madrileños: “Puerta 57”. Pertenece al grupo La Máquina. Tras pasar por una agradable terraza, se entra en el bar que posee una barra monumental donde tapear de raciones o pinchos como croquetas de jamón, ensaladilla rusa, huevos rotos con jamón ibérico, o con chanquetes, albondiguitas guisadas y una buena tortilla de patatas y desde allí entrar a un comedor con vistas al césped donde juega el Real Madrid y una buena carta.

Las 13 Copas de Europa. (Foto: E. B.)

El comedor está decorado con profusión a base de mármoles y maderas nobles, y apliques y lámparas firmados por la Real Fábrica de Cristales de La Granja en Segovia. En esta zona la carta ofrece platos de siempre, como unos buenos arroces (nosotros tomamos el clásico “a banda”, pescados a la parrilla y excelsos cortes de carne, como la txuleta o el entrecot fileteado. Tampoco puede faltar el marisco como unas navajas a la plancha, cigalas de tamaño XXL, gambas o las espectaculares coquinas. El steak tartar como todas las piezas de carne que sirven en el restaurante es otro de los platos que recomiendo.

Arroz “a banda”, difícil de superar por su exquisitez. (Foto: E. B.)

Como siempre hay algún “pero”… se trata del  factor económico. Al coste del viaje, hay que sumar, la entrada a la visita (25 Euros) y la “cuenta” del Puerta 58, que puede rondar los 50 / 60 Euros por persona… si no se excede en según qué platos (como por ejemplo los mariscos).

Helado de turrón. Elaboración propia del Grupo La Máquina. 

(Foto: E. B.)

Si se va con niños, un buen arroz precedido por un plato jamón de Jabugo, culminado el almuerzo con un helado o fixuelos asturianos es una de las mejores opciones.

Fixuelos asturianos rellenos de crema, similares a las filloas gallegas (que en Madrid elaboran magníficamente en el restaurante O´Pazo). (Foto: E. B.)

Texto y fotos: Eduardo Bueso (ambos copyright).

Curiosa (e histórica foto) de los vestuarios, en los que falta el lugar destinado a Ronaldo. (Foto: E. B.)

HOTEL PUERTA DE AMÉRICA (MADRID)

23 Jul 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía, Hoteles, Viajes

 

Hall egipcio. Foto: E. B.

Desde su inauguración en julio de 2005, cuando visitamos Madrid a veces nos alojamos en el Puerta de América”. Es un espacio que invita a soñar a quien lo visita. Un proyecto único que ha reunido a 19 de los mejores estudios de arquitectos y diseñadores del mundo, de trece nacionalidades diferentes. Originalidad, lujo, innovación y libertad formal definen un hotel que despierta los sentidos del huésped. Personalmente tiene un único inconveniente: no está en el centro.

Planta 11. Foto: E. B.

En el proyecto en el que se trabajó de manera intensa a lo largo de tres años, con una inversión estimada de 75 millones de euros. Todas las plantas presentan la misma distribución, con un lobby central, nada más salir del ascensor, y un pasillo que divide las habitaciones a ambos lados.

Bar. Foto: E. B.

Se trató de ofrecer un espacio donde cada uno de los arquitectos pudiera reflejar lo mejor de sí mismo, de su trabajo y en muchos casos de su cultura y su forma de entender el mundo mediante la arquitectura y el diseño, pero también la fotografía o la literatura. En él llegaron a trabajar en algunos momentos más de 650 personas a la vez para realizar una obra única. Y, por fin, el sueño se hizo realidad, de la mano de Jean Nouvel.

Pasillo. Foto: E. B. 

El arquitecto francés se encargó de la fachada, el ático y la planta duodécima, que cuenta con 12 suites. Javier Mariscal y Fernando Salas provocan distintas sensaciones con su proyecto gráfico para la planta 11ª. Arata Isozaki ofrece al huésped un interiorismo sutil y relajante en la 10ª planta de clara influencia japonesa.

Kathryn Findlay proyectó el 8º piso. Foto: E. B. 

Richard Gluckman se encargó de la 9ª, donde utiliza materiales como el metacrilato de un modo inesperado y sorprendente. Kathryn Findlay proyectó el 8º piso. Su intención es la de recrear un lugar de meditación donde el huésped pueda soñar o, como ella asegura, escuchar la brisa. Ron Arad organiza el espacio del 7º piso de una manera muy sugerente e imaginativa que traza algunas líneas sobre cómo debe ser el hotel del futuro.

Pasillo “metálico”. Foto: E. B.

Marc Newson apuesta en la 6ª y el bar por dos entornos muy modernos, relajantes y sofisticados en los que juega con pocos materiales. En el pasillo de esta planta el huésped se puede reflejar en sus rojas paredes de madera lacada. Victorio & Lucchino transformaron la 5ª en un espacio muy acogedor basado en su trabajo para el campo de la moda. Los diseñadores sevillanos visten la planta con terciopelos, linos y algodones logrando un cálido y acogedor ambiente en el que el huésped se siente abrazado por los tejidos.

Habitación que ocupamos en nuestra visita más reciente. Foto: E. B.

Plasma Studio cambió el estereotipo del hotel como un espacio anodino, mediante un proyecto muy geométrico para la 4ª planta. David Chipperfield propone en la 3ª un espacio sencillo pero lujoso, donde combina revestimientos hechos a mano, paneles tapizados o mármol blanco. Norman Foster creó en la 2ª un entorno sereno que aísla al cliente del bullicio exterior. El cuero es el material más destacado y mediante su uso se trata de proponer distintas sensaciones acústicas y táctiles.

Suite. Foto: Hotel Puerta de América.

Zaha Hadid, la primera mujer en recibir el premio Pritzker (conocido como el Nobel de arquitectura) diseñó el primer piso. Un espacio que destaca por su fluidez, por su juego de líneas atrevidas. John Pawson se encargó del hall y los salones. Christan Liaigre combinó distintos aspectos de la cultura española en el restaurante. Teresa Sapey dio forma al garaje con un interesante juego de color y grafismo.

Pasillo “rojo”. Foto: E. B. 

         Durante nuestra reciente estancia hemos vuelto a recorrer la totalidad de plantas y espacios comunes, como ya lo hicimos en su inauguración, y podemos constatar que se mantiene igual que entonces. Otro mérito añadido.

 

Texto y fotos: Eduardo Bueso (copyright)

Exterior hotel. Foto: Hotel Puerta de América.

RESTAURANTE CASA LUCIO (MADRID)

11 Abr 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía, Restaurantes

Curiosa foto, nunca publicada, realizada a Lucio en el restaurante del Casino de Murcia, el 3 de abril de 2003. (Foto: Eduardo Bueso)

Nuestra amistad con Lucio data de hace más de veinte años, cuando editábamos la revista “Buena Mesa”. Durante dos décadas hemos asistido a las reuniones anuales de esta gran Asociación de restaurantes y Lucio nunca ha fallado a las citas, siempre haciéndonos disfrutar de su excelente humor.

En nuestros habituales viajes a la capital de España aprovechamos a menudo para visitar Casa Lucio. En esta ocasión le hicimos unas cuantas preguntas a modo de corta entrevista.

Entrada del restaurante Casa Lucio

Nos acercamos hasta la zona con antelación a la hora prefijada, pasando y paseando por la Plaza Mayor, con sus ya animadas terrazas, para más tarde descender a través de entrañables callejas por las que el tiempo ha pasado sin hacerse ver. A uno y otro lado de la Cava Baja, bares y restaurantes abren los párpados de sus persianas, para más tarde ser acicalados sus cristales y lustrados sus latones.

Por un momento, el bullicioso Madrid parece que se ha tornado en un pueblo de provincias de los años cincuenta. Los vecinos charlan en los patios, se saludan cuando se cruzan por las aceras o comentan sus “secretos”, bolsa de supermercado en mano.

Comedor principal (planta baja)

Nos introducimos en Casa Lucio. Todo está “de revista”, es decir, impecable. Los empleados repasan los detalles de las mesas, alineando los cubiertos, colocando las reservas, el pan (roscas típicas) recién hecho. Aprovechamos el momento (quizá uno de los pocos del día) en los que los comedores están sin público, para realizar algunas de las fotografías que acompañan a este reportaje. Otras, como ya explico al final de este artículo, las he ido haciendo en diferentes visitas. 

ENTREVISTA 

A la una en punto, nos recibe Lucio en su establecimiento. Como el tiempo es breve, pasamos a una de las mesas para realizar la entrevista. Tras una corta, pero amena conversación, descubrimos sus gustos y opiniones personales, dejando entrever una poderosa personalidad.

Lucio en su restaurante. Foto E.B.

A la hora del aperitivo, para Lucio es ideal una manzanilla (todos los días toma una antes de cada comida y cena) y unos taquitos de jamón de Jabugo. Respecto a las comidas, no perdona ninguna de las tres diarias.

Comedor de la planta superior

Si le preguntamos por su ciudad y su país favorito, siente predilección por Madrid, ya que “se lo ha dado todo” y México, ya que “todo” México son clientes suyos. En cuanto a restaurantes y hoteles, prefiere no mencionar a ninguno español, “ya que hay muchos, muy buenos y amigos en su mayoría”. Así pues, se decide por Paris, donde elegiría al mítico Lasserre y al Hôtel George V, este último por su tradición.

Salones del Hôtel George V de París, establecimiento preferido por Lucio en sus viajes a la capital francesa. Foto: E.B.

En cuanto a su profesión, considera que el plato más difícil de realizar son los callos a la madrileña, mientras que los huevos de Lucio, sin duda el que más fama tiene en el mundo, es el más sencillo, pero a la vez el más complicado, si se desea la perfección.

Para almorzar, en su establecimiento toma siempre el plato del día, acompañado por un buen vino, aunque habitualmente comienza con una ración de jamón de Jabugo, algo imprescindible en su alimentación diaria.

Tiene pasión por los toros y el fútbol (es del Atlético de Madrid de toda la vida), aunque posee amigos en todos los clubes, recordando a Don Santiago Bernabéu, como uno de sus mejores amigos.

También de modo anecdótico nos comenta que Woody Allen tiene especial predilección por su restaurante hasta tal punto de que en una de sus visitas a España, después de cenar, solicitó que le preparasen comida para llevársela al día siguiente a Estados Unidos.

Ya en la mesa, degustamos los platos más destacados de su carta: huevos Lucio, fabada, que era el plato del día, y churrasco. Para terminar, arroz con leche.

Huevos estrellados de Casa Lucio (Foto: E.B.)

Dejamos la Taberna Lucio, pero nos quedamos con un gratísimo recuerdo de su propietario este entrañable personaje, elegido “tabernero más popular del mundo”.

Texto y fotos: Eduardo Bueso (copyright). 

Importante: estas fotos se han realizado a lo largo de varios años, por lo que alguna de ellas no es actual, aunque el establecimiento no ha cambiado prácticamente su aspecto hasta nuestra reciente visita. 

Vista del comedor desde la primera planta

LA D.O. SOMONTANO EN MADRID CON EL II SALÓN DE SUS VINOS

23 Mar 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Vinos

Tinto, rosado y blanco. (Foto: D.O. Somontano)

Tras el éxito de la primera edición del “Salón de los vinos D.O. Somontano” celebrada el año pasado a la que asistieron setecientas cincuenta personas, Somontano vuelve a Madrid con la segunda edición de este evento. Será el 9 de abril en los salones Renacimiento del hotel Miguel Ángel.

Copa de Somontano Chardonnay en el Hotel Iriarte Jauregia. cerca de Tolasa, Guipúzcoa. (Foto: Eduardo Bueso)

De nuevo, Somontano ofrecerá su amplia gama de vinos con el propósito de seguir fortaleciendo la presencia de sus marcas en España. En ese sentido, se trata de una importante cita con el sector profesional del vino, la prensa y los aficionados que incluye desde la restauración y la hostelería hasta la distribución, centrales de compra, grandes grupos comerciales, tiendas especializadas y vinotecas, hoteles y establecimientos turísticos de Madrid y su comunidad. También las asociaciones de sumilleres y maîtres de sala, principales clubs de vinos del país, asociaciones de profesionales vinícolas, la prensa especializada y los medios de comunicación.

Rosado Somontano. (Foto: Eduardo Bueso)

Somontano convoca este nuevo  encuentro de la mano de veintiuna de sus treinta y dos bodegas quienes ofrecerán sus principales vinos de forma que los asistentes conozcan las marcas clásicas pero también las últimas novedades y proyectos. Una nueva oportunidad para conocer o profundizar en una zona vitivinícola única por su ubicación a los pies de los Pirineos, por su historia y por una evolución en la que la innovación y la pasión junto a un amplio mapa varietal han sido determinantes para contar con grandes vinos dispuestos a seguir siendo un referente en España.

Vaso y copa. (Foto: Eduardo Bueso)

Las bodegas Osca, Fábregas, Viñas del Vero, Enate, Pirineos, Valdovinos, Blecua, Dalcamp, Otto Bestué, Laus, Sommos, Meler, Alodia, Estada, Obergo, Sers, Monte Odina, Chesa, El Grillo y la Luna, Batán de Salas – De Beroz e Idrias son, concretamente, las que participan en este segundo salón junto a los responsables de la Denominación de Origen Somontano. Con ellos, la Ruta del Vino Somontano que participa por primera vez en el evento y ofrecerá la consolidada oferta enoturística de la zona que el año pasado recibía más de 77.000 visitantes entre los que los madrileños son la tercera comunidad de origen más numerosa.

Fotos: D.O. Somontano y Eduardo Bueso (copyright)

Tinto y blanco. (Foto: D.O. Somontano )

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies