Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

“DESDE PARÍS”: EN EL BAR DE AMÉLIE

02 Mar 2016 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía, Restaurantes, Viajes

Amélie, una de las películas francesas más taquilleras de la historia, conocida en francés como Le fabuleux destin de Amélie Poulain, es también una de mis películas favoritas. Si en alguna ocasión la han visto, sabrán que su trama se desarrolla en París, principalmente en el Café des Deux Moulins, donde trabaja la protagonista.

En uno de mis viajes a la capital francesa, quise saber si realmente existía ese lugar o era un escenario más como puede suceder en cualquier otro film. Y cuál fue mi sorpresa, cuando paseando por el fascinante barrio de Montmartre me tropecé con él. Contemplé la entrada y sin duda alguna era el bar de Amélie. Por un momento me sentí como ella cuando encuentra un pequeño tesoro, con una mezcla entre realidad y ficción. Al entrar pude constatar dos cosas: que la distribución de las mesas era diferente, y que tampoco estaba el estanco en el que la hipocondríaca Georgette vendía tabaco y lotería. Sin embargo, la barra y la esencia del local seguía siendo la misma, trasladándonos a la película como si fuéramos un personaje más. En su interior se puede encontrar un gran póster del film dedicado por la protagonista, Audrey Tautou. Además, podemos sentarnos al lado del gnomo viajero del padre de Amélie, que nos observa desde el alféizar de una ventana, como si después de tanto viajar hubiese encontrado su lugar en el mundo, dejando atrás su jardín.

La carta del local muestra una gran variedad de ofertas, entre postres dulces y platos salados, cafés de diferentes partes del mundo, tés, cócteles y su famoso “pastis”, el anís francés por excelencia. La palabra “pastis” proviene del occitano y significa “pasta o mezcla”, lo que probablemente sea debido a que para su formulación se utilizan diferentes tipos de anís y otras plantas.

En esta ocasión, me decanto por los dulces, concretamente por un coulant de caramelo y chocolate con una bola de helado de vainilla. Lo mejor de este postre es disfrutar de su variedad de texturas, el bizcocho caliente con la mezcla interior líquida y el helado de vainilla, provoca en el paladar un irresistible contraste frío-caliente. La historia del coulant de chocolate se remonta a 1980, cuando lo creó el conocido chef francés Michel Bras, con tanto éxito que incluso ha llegado a patentarlo.

Para finalizar, una última curiosidad: el nombre “Les Deux Moulins” está dedicado al Moulin de la Galette y al famoso Moulin Rouge, situados muy próximos uno del otro.

Texto: Ana Coscujuela Vigo

Foto: Eduardo Bueso

Etiquetas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies