Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

ENOTURISMO DE INVIERNO EN LA D. O. SOMONTANO DE HUESCA

17 Ene 2020 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Eventos, Gastronomía, Hoteles, Restaurantes, Viajes, Vinos

Bellísimo «Espacio del Vino» en la sede de la D.O. Somontano en Barbastro (Huesca)

El atractivo enoturístico de la D. O. Somontano va más allá de la época del año en la que se visite. Se trata de un territorio único situado en un emplazamiento ideal a los pies de los Pirineos de Huesca, un destino perfecto para convertir cualquier viaje en una verdadera experiencia vital. Porque viajar a la comarca del vino Somontano supone adentrarse en sus valores: el amor a la tierra, el origen, el carácter, el inconformismo y el amor por el trabajo. Sea cual sea el momento que se elija para desplazarse a este territorio mágico.

Un paraíso natural como el de la comarca del vino D.O. Somontano se abre, hospitalario, a los viajeros en cualquier época del año, brindándoles la experiencia de conocer las bodegas en las que nacen sus vinos, las ricas propuestas gastronómicas de la zona, un patrimonio artístico reflejo de los siglos de su historia, una amplia oferta cultural y la espectacular transformación paisajística conforme avanzan las estaciones.

Foto: I. Pardinilla

VISITA A LAS BODEGAS

El viajero invernal podrá disfrutar de la esencia de la tierra del vino D.O. Somontano, teniendo a su disposición a las 31 bodegas pertenecientes a la D.O para practicar el enoturismo, relajarse y desconectar. 

Una forma ideal de adentrarse en la cultura del vino D.O. Somontano, disfrutando de sus vinos y bodegas y profundizando en los valores que emanan de cada copa, como el amor por la tierra de las gentes que, de una u otra forma, participan en la elaboración de estos afamados vinos del Somontano.

CURSOS DE CATA

La D.O. Somontano y sus bodegas ofrecen una extensa propuesta de cursos de cata, desde el nivel iniciación a los más avanzados que pueda tener el viajero. Los cursos están disponibles durante todo el año y se imparten en las propias bodegas y también en la sede de la Denominación (todos los terceros sábados de cada mes, de 12 a 14h.). 

VISITA A VIÑEDOS

Si bien los viñedos adquieren todo su colorido en primavera, el invierno ofrece una panorámica paisajística interesante con la fotografía de los Pirineos nevados al fondo. Los viñedos se preparan con mimo desde el invierno para que puedan dar lo mejor de sí en las siguientes estaciones.

DEPORTES DE AVENTURA

La nieve de los Pirineos cae lentamente a lo largo del año para proporcionar al vino D.O. Somontano parte de su carácter singular. Estamos hablando de una tierra de climas fuertes, a veces duros y con grandes contrastes, lo que conforma identidad propia a los vinos.  La presencia de nieve supone un marco ideal para la práctica de deportes como el esquí o el senderismo. 

Alquézar (Huesca)

CULTURA ANCESTRAL

Las leyendas, las historias y los secretos que esconden los conjuntos históricos de Barbastro y Alquézar y los pueblos de la Sierra de Guara y todo el Somontano se funden con la cultura del vino también en invierno para mostrar la esencia ancestral de la comarca y sus monumentos imprescindibles, como la Catedral de Barbastro, la Colegiata de Alquézar, el Santuario de Torreciudad o el Monasterio de El Pueyo.

OFERTA GASTRONÓMICA

La oferta gastronómica del Somontano se complementa a la perfección con sus vinos y ofrece establecimientos adaptados a todos los gustos: vinotecas, bares de vino, gastrobares y restaurantes donde conectar con la cocina tradicional aragonesa o la más innovadora. Un mundo de sabores para todos los gustos y paladares que marida a la perfección con los vinos de la Denominación.

En definitiva, la tierra del vino D.O. Somontano perfecta para descubrir y disfrutar en invierno para conocer o profundizar en la cultura de sus vinos versátiles y equilibrados. Porque la comarca que lo conforma es, independientemente del momento en que se visite, más que un lugar”.

Villa de Alquézar (Huesca) Foto: Jorge Fuembuena

COMER (BIEN) EN GUIPÚZCOA: RESTAURANTE BAILARA (IRIARTE JAUREGIA HOTEL)

13 Ene 2020 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Fotos, Gastronomía, Hoteles, Restaurantes, Viajes, Vinos

Hotel Iriarte Jauregia; en su planta baja se ubica el restaurante Bailara (Foto: E. B.)

Hace unos días Lugares con Estrella se ha desplazado hasta Bidania muy cerca de Tolosa. Allí se ubica el Iriarte Jauregia, un hotel exquisito al que no nos cansamos de ir (y de aconsejar). Jauregui, vocablo vasco, se traduce al castellano como palacio. Así, el Palacio de Iriarte construido en el siglo XVII, es desde 2009 un reluciente hotel de cuatro estrellas situado a ocho kilómetros de la nacional que conecta Madrid con Irún, en Bidania – Bidegoian, muy cerca de Tolosa.

Vistas desde una de las habitaciones del Iriarte Jauregia  (Foto: E. B.)

El palacio Iriarte lleva siglos unido a la historia de Bidania. La que fuera la primera edificación de la localidad se cree que data de antes del año 1600. El robusto armazón de piedra con cubierta de teja y blasón en el frente, sobre la hilera de balcones, se asienta sobre una llanura de la que aprovecha siete mil metros cuadrados de espacio ajardinado, provistos de árboles centenarios dentro de los límites de la finca. Al otro lado del muro de piedra, un puñado de caseríos y el paisaje de bosques y montañas propios del interior de la provincia.

Imagen nocturna del hotel Iriarte Jauregía. (Foto: E. B.)

De noche, un vistoso juego de luces ilumina fachada y jardín. Un pórtico acristalado de tres arcos conduce a la entrada principal, empedrada, y de ésta al atrio columnado, justo antes de pasar por recepción. Desde ella se advierte el resultado de la rehabilitación, respetuosa, pero también algo intervencionista para airear el paso del tiempo. Los salones nobles y señoriales, y el recorrido por las zonas comunes, no saben a rancio, muy al contrario, en ellos priman la luminosidad y la exhibición de contadas piezas de anticuario, seleccionadas para no empalagar, combinadas con recursos resueltos con materiales actuales como el cristal o el hierro. Eso sí, no falta una buena chimenea de piedra, cálidas alfombras, piso de madera crujiente… En la biblioteca, maderas nobles, lámparas de cristal, espejos y cuadros de marcos dorados. En las habitaciones se siente el peso de la historia, pero se enjuaga con colores neutros, texturas más contemporáneas o cuartos de baño transparentes.

Restaurante Bailara (Foto: E. B.)

Pero vayamos a lo que nos ocupa: su restaurante, de nombre Bailara, dirigido por el chef Enrique Fleischmann; tras años de formación continua y ejemplar, con reputados cocineros como Iñaki Agirre, Karlos Arguiñano, Juan Mari Arzak y Paul Bocuse, fue segundo de cocina durante siete años en el restaurante Akelarre de Pedro Subijana (en el departamento de I+D+i). Se trata de un mexicano (se notan mucho esas raíces en numerosos detalles de su culinaria) que llegó a Guipúzcoa para quedarse.

En el restaurante Bailara también se sirven los desayunos (Foto: E. B.)

Fleischmann ofrece propuestas cambiantes y plenas de emoción en su atrayente menú. Entre ellas figuran unas delicadas galletas de langostinos crujientes, con excelente crema de aguacate, brotes de invierno y vinagreta de anchoas caseras, un peculiar revuelto de hongos donde el huevo lo convierte en perlas, un risotto al que aporta textura con el empleo de gustosas vieiras y un bacalao glaseado con sus callos delicadamente aromatizados, (canela, miel, sal de gambas y flores).

Feliz reinterpretación de la «Merluza en salsa verde» (Foto: E. B.)

Una feliz reinterpretación de la merluza en salsa verde, así como la paletilla de cordero marinada, asada y deshuesada, el soberbio pichón de Bresse rostizado con pipián verde (salsa mexicana de semillas de calabaza tostadas, cebolla y ajo, tomates verdes, especias y chile verde) levemente picante. Y también un refinado taco de carne que simula el carbonizado exterior del punto Pittsburg que consigue con tinta de chipirón. Y como guinda, algunos postres notables en los que se vuelve a apreciar la calidad de la materia prima y la precisión técnica de este gran profesional, tales como el helado oculto en arroz con leche caramelizado, queso, membrillo y nueces (las nueces en intxaursalsa y convertida esta en sutil espuma) o el irresistible cien hojas de chocolate. O sea, innovación, vanguardia y sabor en un entorno privilegiado.

Una de las bellísimas y confortables habitaciones del hotel Iriarte Jauregia (Foto: E. B.)

Advertencia importante: nuestra reciente visita (la tercera del año) casi coincidió con el cierre por vacaciones invernales de este hotel y, lógicamente, del restaurante. Antes de primavera reabre sus puertas. Este es un buen momento para planificar una escapada una vez pasados los fríos días de invierno.

Texto: Mikel Corcuera y Eduardo Bueso.

Fotos: Eduardo Bueso (copyright)

Imagen de la cúpula del Santuario de Loyola en Azpeitia, a pocos kilómetros del hotel Iriarte Jauregia (Foto: Eduardo Bueso)

XX ENCUENTRO EMPRESARIAL “FOODBIKESFESTIVAL” EN EL MADRILEÑO PALACIO SANTO MAURO

20 Dic 2019 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Gastronomía, Hoteles, Restaurantes, Vinos

Palacio donde se celebró el evento. (Foto Palacio Santo Mauro)

Foodbikesfestival, es una empresa especializada en productos, fundada en diciembre de 2017 por Laura Díaz Cañadas, comunicadora nata y experta en protocolo y en relaciones comerciales.

Sus encuentros tienen lugar cada mes en espacios muy exclusivos, donde se reúne lo más selecto del sector de la restauración y Horeca, en torno a profesionales, productores, bodegas, y empresarios.

Degustación de vino de Bodegas Melgarajo

Aceite Claramunt, Bodegas Melgarajo, Destilados Sackman, Liberty Pies & Cakes, Cafés Artmonía, Pimientos Elasun, Croquetas Ricas, Sensaciones de Chocolate, y Cubillo Premium Milk, fueron las empresas presentadas y cuyos productos se pudieron degustar en esta ocasión, celebrado en el Palacio Santo Mauro.

Sensaciones de chocolate

Con un fondo de comercio constituido ya por 2.000 puntos de venta y 55 distribuidores en toda España, se han convertido en el referente impulsor de marcas del sector del lujo de la alta gastronomía.

Responsables de Croquetas Ricas con Laura Díaz

Lujo, calidad extrema y un formato basado en encuentros íntimos y muy cuidados, a los que se accede únicamente mediante invitación, que en 2020 se expandirá a ciudades como Valencia, La Rioja, Málaga, Barcelona y San Sebastián, para impulsar el consumo de este tipo de alimentos de proximidad de inigualable calidad.

Destilados Sackman

La incorporación de  los productos que cada mes se seleccionan cuidadosamente, son un valor seguro y una clara apuesta por las pequeñas y medianas empresas que emanan confianza, futuro y excelencia. 

Laura Díaz junto a Manuel Murga

En breve se va a lanzar su nueva web dónde aparecerá el calendario anual de actividades y ferias, así como su propio catálogo gourmet dirigido tanto a restaurantes, hoteles, distribuidores y tiendas, como a consumidores particulares.

La próxima cita tendrá lugar el 22 de enero en el Palacio de Santo Mauro de Madrid. 

Bodegas Melgarajo

PREMIO AL RESTAURANTE CASBAS DE SENEGÜÉ (HUESCA)

05 Oct 2019 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía, Hoteles, Restaurantes, Viajes, Vinos

Momento de la entrega del Premio al restaurante Casbas. En la imagen, de izquierda a derecha: Miguel Caballú, vicepresidente da la Academia Aragonesa de Gastronomía, Ángel González, presidente, Maria Carmen Casbas, Enrique Marcuello (tercera generación del restaurante) y Domingo Buesa, presidente de la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis de Zaragoza

La Academia Aragonesa de Gastronomía ha otorgado al restaurante Casbas, ubicado en la localidad serrablesa de Senegüé (Huesca), el premio al Mejor establecimiento de comida familiar de Aragón de este año 2019.

«Foto de familia» en la entrada de la iglesia de San Pedro de Lárrede. (Imagen: Alex Dembovich)

Con este premio, «la Academia distingue cada año al negocio de restauración que atesore una dilatada trayectoria de buen hacer y que en sus cartas recoja los productos distintivos y las formas tradicionales de cocinar de la zona en la que se ubican».

Detalle de uno de los laterales de Casa Casbas. (Foto: E. B.)

El restaurante Casbas (antes Casa Casbas), lleva desde 1956, «siendo un referente gastronómico en el Valle de Tena. Mantiene el espíritu de la cocina de hoy y de siempre. Situado a pie de carretera con un amplio parking privado. Sus grandes ventanales de piedra y la conjugación de elementos como el ladrillo, pizarra y madera le confieren un ambiente muy agradable y acogedor».

Entre sus especialidades están algunos platos de la cocina tradicional, como el ‘Ajoarriero de bacalao según receta de nuestra abuela Nati’, que lleva en la carta más de 30 años y que han degustado muchos personajes ilustres que se han sentado a sus mesas, como políticos, deportistas o gentes del espectáculo.

Comedor del restaurante Casbas. (Foto: E. B.)

Hasta el Rey emérito, Juan Carlos I, comió allí varias veces cuando subía a esquiar a Candanchú, según informó ayer el gerente del establecimiento, Enrique Marcuello, miembro de la tercera generación de la familia que ha gestionado el establecimiento.

Mari Carmen Casbas (Foto: Eduardo Bueso)

Fundado por Francisco Casbas, primero fue un estanco – bar, para más tarde reconvertirse en restaurante, cuyos fogones fueron liderados durante mucho tiempo por Mari Carmen Casbas, actualmente ya jubilada, aunque ayer fue la que recibió el diploma y agradeció a la Academia dicho premio. En el año 2000, se convirtió también en hotel, con 15 habitaciones. 

San Pedro de Lárrede (Foto: E. B.)

El evento comenzó visitando los miembros de la Academia Aragonesa de Gastronomía la iglesia de San Pedro de Lárrede.

Momento de la visita a la iglesia de San Pedro de Lárrede. (Foto: E. B.)

Posteriormente, la Casa Isábal (López Isabal), construida en el Siglo XVII; del interior de este magnífico edificio aragonés, no podemos mostrarles fotos, ya que se nos prohibió tomar ninguna imagen, algo que sentimos por nuestros lectores, ya que posee una extraordinaria belleza.

Manuel García Guatas, académico y catedrático emérito de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza, se dirige a los académicos en la entrada de la iglesia de San Pedro de Lárrede. (Foto: E. B.)

Más tarde se visitó otra joya del románico: San Juan de Busa, construida en el año 1060.

San Juan de Busa (Foto: E. B.)

El académico Manuel García Guatas, catedrático emérito de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza, y Domingo Buesa, presidente de la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis de Zaragoza oficiaron de cicerones en ambos templos.

Domingo Buesa, presidente de la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis de Zaragoza, en el momento de entrega del diploma en el restaurante Casbas (Foto: E. B.)

San Juan de Busa (Foto: E. B.)

A continuación se realizó la ceremonia de entrega del premio en las instalaciones del restaurante Casbas, seguida de un almuerzo que consistió en:

Crêpe vegetal con mermelada de tomate y sal «Maldon». Con bombón de foie cubierto de almendras y manzana caramelizada 

Langostinos en tempura con suave salsa de azafrán y arroz meloso del Somontano con verduritas naturales 

Ajoarriero “Casbás” 

Ternera del Pirineo

Por supuesto, no faltó el pan típico de la panadería Javierrelatre de la cercana población de Sabiñánigo. (Foto: E. B.)

De postre se degustaron una torrijas con canela y crema de vainilla

Los vinos que se sirvieron fueron. Viñas del Vero Gewürztraminer 2018 y  Mipanas 2017 (cabernet-sauvignon, merlot y syrah), ambos de la DO Somontano. 

Viñas del Vero Gewürztraminer

Como señaló Marcuello, en Carbas realizan platos con un buen producto, de cercanía y de temporada, con la justa elaboración para dar un servicio rápido y amable, ya que casi todos sus clientes “suben o bajan de la montaña -a esquiar, a coger setas o simplemente a pasar unas horas de asueto- y suelen tener prisa”.

Discurso por parte del presidente, Ángel González. A la izquierda el vicepresidente, Miguel Caballú y a la derecha, Maria Carmen Casbas. (Foto: E. B.)

Por la tarde la comitiva realizó una interesante visita al Museo de dibujo de Larrés.

Fotos: Eduardo Bueso (copyright)

Otra imagen de los miembros de la Academia Aragonesa de Gastronomía. (Foto: E. B.)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies