Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

RAGOUT DE TERNERA

21 May 2021 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Fotos, Recetas, Restaurantes, Sin categoría, Vinos

Ragout de ternera, una vez cocinado, todavía en la sartén. (Foto: Eduardo Bueso)

Antes de introducirnos en esta muy interesante receta, quisiera comentar que me ha ayudado mucho la lectura de un libro editado en el año 1983, denominado “Recetas de cocina de Abuelas Vascas” del mítico cocinero José Castillo, padre de José Juan Castillo, chef del no menos mítico restaurante “Casa Nicolasa” de San Sebastián (situado en un primer piso frente al lateral del Mercado de la Brecha), del cual fui asiduo cliente hasta su cierre definitivo (por jubilación) hace ahora poco más de diez años. Tuve el honor de realizar bastante tiempo antes de la clausura, un reportaje fotográfico y la correspondiente entrevista en la revista “Buena Mesa” que para entonces editaba. Su amabilidad fue exquisita y desde entonces perdura nuestra amistad.

En ese libro (que se puede conseguir todavía en anticuarios -no se lo pierdan-), se desglosan recetas realizadas por abuelas vascas (la mayoría de caseríos). Como curiosidad, solamente entrevistó a aquellas amonas (en vasco) que en ese año 1983 tuviesen más de 80 años, es decir casi todas nacidas en el Siglo XIX.

Este plato (el ragout) lo realizaba María Azarola (nacida en 1899), natural de Gabiria – Caserío Mendiola-Etxeberri de Guipúzcoa. Su autor nos comenta que María fue cocinera del Bar-Restaurante Miguel y de la Sociedad Euskalbillera de Donosti  – San Sebastián), fundada en 1901, y a la vez esta sociedad también fundó la primera Tamborrada infantil. (Gracias Google).

Portada del libro

Vayamos con la receta:

Poner en una cazuela grande unas cucharadas de aceite, un puerro, media cebolla, dos zanahorias y dos ajos, todo ello muy picado.

Condimentos vegetales preparados (Foto: E. B.)

 

Pochar a fuego muy suave, hasta que quede tierno, pero sin dorar.

Pochado en sartén (Foto: E. B.)

 

Mientras se rehoga, picar dos tomates en cuadraditos pequeños y agregar a la olla.

Tomate picado (Foto: E. B.)

Cortar en trozos grandecitos (8 centímetros) un kilo de carne de ternera (puede ser aguja, tapa o redondo; vuestro carnicero os lo aconsejará). Salpimentar los trozos. (La pimienta negra recién molida). Pasarlos por harina y sofreírlos (pocos a la vez) con aceite muy caliente. Dorarlos y reservarlos.

Friendo la carne enharinada (Foto: E. B.)

Echar la carne en la cazuela, mezclarla con las verduras (ya pochadas). Tapar la cazuela y dejar que se vayan estofando muy despacio.

Vaso de vino tinto (tambien se puede usar vino blanco). (Foto: E. B.)

Una vez pasada media hora, añadir un vaso de vino tinto (o blanco).

Patatas preparadas (Foto: E. B.)

Cuando la carne esté tierna, se cortan unas patatas en trozos pequeños (tamaño de un diente de ajo); se fríen en el aceite donde se ha frito la carne enharinada. Se tienen que freír a fuego muy lento, para que parezcan cocidas, más que fritas. Sacarlas de la sartén, escurrirlas del aceite y unirlas a la carne con verduras, que seguirá guisándose.

Patatas friéndose (Foto: E. B.)

Cubrir con agua caliente el guiso, mezclar con una espumadera y dejar que hierva hasta que esté muy tierno.

Nota: Este guiso está mejor al día siguiente, calentándolo en olla (nunca en microondas). También se puede congelar.

Texto y fotos: Eduardo Bueso (copyright)

José Castillo (1912 – 1993), autor del libro

«COMO EN CASA DE MAMÁ»: LAS MEJORES RECETAS DE COMIDA CASERA

11 Feb 2021 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía, Libros, Recetas

«Como en casa de mamá». Detalle de la portada del libro, editado por Grijalbo

Josep Maria Mañé y Carme Julià, con una amplia experiencia en el mundo de la pastelería y la restauración, ya han compartido sus recetas familiares con casi medio millón de seguidores en su canal de YouTube, «El Forner de Alella», y reúnen en este libro (Editado por Grijalbo) 100 platos imprescindibles, variados y sabrosos.

Un libro bellamente ilustrado que evoca el recetario de nuestra madre y que hará feliz… a quien cocina todos los días, a quien se inicia en los fogones y a quien desea seguir disfrutando de la buena cocina como en casa de mamá.

Portada del libro

De los buñuelos de bacalao a las croquetas de jamón, del salmorejo a las lentejas estofadas, del arroz de calamares a la lubina al horno pasando por las clásicas torrijas y la mousse de limón, las recetas que en este libro nos explican, te permitirán servir los platos más celebrados de la cocina de toda la vida. Un recetario práctico, sencillo y que cuenta con una gran variedad de ingredientes, que te resolverá no solo las comidas de diario sino también las de los días de fiesta.

Tanto si eres una persona con buena mano para la cocina como si te inicias en los secretos de los fogones, este libro (concebido como los recetarios que las familias se pasan de generación a generación) está lleno de ideas y propuestas para organizar un menú semanal saludable, rememorar la cocina de siempre.

100 recetas perfectas para compartir con los tuyos y saborear juntos la mejor cocina casera.

Lo calificaría como imprescindible en la biblioteca del aficionado a cocinar.

Los autores del libro: Josep Maria Mañé y Carme Julià

«LA BUENA COCINA» DE KARLOS ARGUIÑANO

21 Nov 2020 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Gastronomía, Libros, Recetas

Detalle de la portada del libro «La buena cocina» de Karlos Arguiñano

Editorial Planeta acaba de publicar un libro imprescindible para amas (y amos) de casa que les atraigan los fogones.

El arte de escoger y mezclar bien los ingredientes es uno de los secretos mejor guardados de la buena cocina. Su éxito depende de una variedad de texturas y sabores que, bien combinados, pueden tener un resultado explosivo.

En este nuevo recetario de Karlos Arguiñano descubrirás qué ingredientes usar en tu día a día cuidando tu salud y con lo que tengas más a mano en la despensa o el frigorífico.

Con un práctico índice de sugerencias clasificadas por ingredientes, estas 900 recetas ricas y fáciles te permitirán preparar completos menús que incluyen legumbres, carnes y aves, verduras y hortalizas, pescados, huevos, cereales, frutas y postres.

Lentejas con calabacín y bolitas de boniato, boquerones a la sidra con ensalada de patata o flan de puerros y gambas. Platos de sencilla elaboración que siempre salen bien, auténticos y saludables, para disfrutar de la buena cocina hecha en casa.

Portada del libro «La buena cocina» de Karlos Arguiñano

NÉCORAS COCIDAS

24 Oct 2020 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Gastronomía, Recetas, Vinos

Nécoras preparadas sobre una bandeja del Claridge´s Hotel de Londres (Barrio de Mayfair) fechada en 1960, adquirida en un anticuario de París. (Foto: Eduardo Bueso)

Aunque lo ideal es tomarlas en un buen restaurante, hoy me decido a preparar nécoras cocidas. Uno de los platos más fáciles de realizar.

Deben de servirse templadas, por lo que encargarlas cocidas en la marisquería (a no ser que esté muy cerca de nuestra casa) no es una buena opción.

Para que no sufra el animal, en nuestra casa las metemos en el congelador una hora antes (muerte dulce)… o las dejamos en agua templada media hora, tiempo suficiente para que fallezcan sin pena ni gloria.

Las nécoras cociendo en una olla con abundante sal y unas hojas de laurel (Foto: E. B.)

En una olla de tamaño medio / grande echar dos o tres cucharadas de sal marina y varias hojas de laurel.

Una vez que comience a hervir, introducir las nécoras con unas pinzas ya que (si todavía están vivas) tienen gran habilidad para utilizar sus pinzas y además puede saltar el agua hirviendo.

Dependiendo del tamaño de la nécora y los gustos del comensal (a mí me gustan ligeramente hechas), hay que mantenerlas en la olla de 10 a 15 minutos.

Sacarlas (de nuevo con las pinzas) y dejarlas templar.

Las nécoras, ya cocidas (Foto: E. B.)

Aconsejo abrirlas y prepararlas con guantes de cocina, ya que es un trabajo duro (entre comillas, aclaro). Servir sin dilación para que no se enfríen. Utilizar cubiertos de marisco.

Para acompañarlas, lo mejor es un vino blanco, un cava o… si se puede, un buen champagne. Eso sí, cualquiera de los tres mencionados, muy fríos.

Texto y fotos: Eduardo Bueso (copyright, texto y fotos)

Las nécoras abiertas y listas para comer con útiles de marisco (pinzas, etc.). En esta ocasión están servidas en una bandeja suiza (de Langenthal), de 1919, adquirida en un anticuario de Nueva York. (Foto: Eduardo Bueso)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies