Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

LUIS OLIVÁN VINOS Y VIÑEDOS : SIN TRAMPA NI CARTÓN

19 Feb 2020 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Sin categoría, Vinos

Luis Oliván, al finalizar la presentación de tres de sus vinos. (Foto: Eduardo Bueso)

El pasado lunes, Luis Oliván presentó en Zaragoza, tres de sus vinos a varios medios de comunicación a través de una interesante cata.

Antes de celebrar dicha cata nos comento su historia:

“Un buen número de los recuerdos de mi niñez discurren en el campo, mi familia han sido labradores y hortelanos, el vino y la viña siempre han estado presentes. 

Con mucho frío, picar la viña en el Abadiado oscense, la vendimia para el Pilar, la oscura bodega subterránea con el lagar de piedra, las grandes cubas, los aromas que parecía que venían del fondo de la tierra… se dice que la memoria olfativa nos da los recuerdos más nítidos, para los veranos aún veo a mi tío con el porrón del vino que iba a buscar a Bespén, trago largo para refrescarse por el duro trabajo en la huerta en donde pasábamos lo veranos entres tomates, patatas, ensaladas. 

Fue a principios de los 90 cuando comienzo a trabajar en una Cooperativa con ilusión y poca idea (ahora no tengo mucha más), desde el principio me fascinó este mundo (creo que a todos los que estamos aquí) serán los paisajes, el que hacemos algo no muy distinto a lo que se hacía hace 8.000 años o quizás que en sociedades cada vez más individualistas los del vino somos sociales, solidarios, nos conocemos una vez y ya somos para toda la vida, no sé… 

Después de un periplo de más casi tres décadas trabajando y disfrutando de lugares y aprendiendo de buenos compañeros, comienza esta aventura llamada Luis Oliván Vinos y Viñedos, compartiendo esfuerzos e ilusiones con viticultores y bodegueros honestos que nos proporcionaran sus uva o sus viñedos, en otros casos, espacios para elaborar el vino, intentaremos ser diferentes por una razón casi de supervivencia o porque en el fondo somos así… y pisando todo lo posible la tierra que nos dará su energía”.

Estos fueron los vinos y los comentarios acerca de cada uno de ellos:

Marca: Luis Oliván. Variedad: Malvar. Viñedo: paraje La Mata, término municipal de San Martín de Valdeiglesias (Madrid). Superficie: 1,5 Ha. Altitud: 680 metros. Año de plantación: 1984. Conducción: Espaldera baja. Cultivo: tradicional, con los tratamientos estrictamente necesarios a base de cobre y azufre. Suelos: granitos y leucogranitos tardíos con buena profundidad, excelente drenaje. Rendimiento: 2 kg/cepa. Fecha vendimia: primeros días de Octubre.

La cosecha de 2018 en San Martín de Valdeiglesias estuvo marcada por un otoño muy cálido y seco. El invierno, con abundantes lluvias y alguna nevada tardía. Primavera muy fresca y fría. Temperaturas más bajas de lo habitual hasta concluir el mes de junio. Un verano seco y más fresco que en los últimos años, ha permitido que la madurez fenólica se haya alcanzado al mismo tiempo que la madurez alcohólica. La situación perfecta para conseguir vinos de graduación contenida, redondos y muy aromáticos.

Color amarillo dorado casi ambarino debido a su larga maceración, nos encontramos con un vino con aromas a melocotón blanco y grosella verde, el paso por madera ha hecho su trabajo, siendo la percepción sensorial de esta buscadamente escasa, equilibrado, fino y algo ligero pero largo, podemos considerar que es una añada “fresca”, primera añada en espera de conocer su evolución. Embotellado: julio 2019, sin clarificar, filtrar o estabilizar.

 

Marca: Luis Oliván. D.O. Somontano. Variedad: Garnacha. Viñedo: parcela Las Pilas. Superficie: 1,5 Ha. Altitud: 490 metros. Año de plantación: 2000. Conducción: Espaldera. Cultivo: tradicional, con los tratamientos estrictamente necesarios, a base de cobre y azufre. Suelo: arcillo-calcáreo con ligera pendiente para un buen drenaje, orientación noreste. Rendimiento: 2 kg./cepa. Fecha vendimia: 28 de septiembre.

La cosecha 2018 en el suroeste de la Hoya de Huesca estuvo marcada por un otoño templado y seco. El invierno fue lluvioso con temperaturas habituales y sus frecuentes heladas, la primavera con temperaturas relativamente bajas y muchos días ventosos que han ayudado a un buen estado sanitario. Un verano seco y más fresco que el de los últimos años, ha alargado la maduración y retrasado la vendimia, situación perfecta para conseguir vinos de graduación contenida, redondos y muy aromáticos.

Impresiones de elaborador: Color rojo rubí con capa media, aromas a frutas rojas y monte bajo, final largo y fresco, primera añada, a determinar evolución en el tiempo. Embotellado: julio 2019.

Marca: Luis Oliván. Variedad: Garnacha. Viñedo: Zonas altas de Ainzón, Pozos de Mata, Romeroso, Feremosa. Edad del viñedo: 30 años. Altitud: 550 metros. Rendimiento: 2 kg cepa. Conducción: vaso. Fecha vendimia: mediados de octubre. Cultivo: tradicional, con los tratamientos estrictamente necesarios.

La cosecha del 2018 en Ainzón recupera producción después de la muy corta 2017. La pluviometría en invierno y primavera fue generosa para lo que nos tiene acostumbrados (+530 l/m2), no hubo heladas ni pedriscos, buena sanidad de la uva sin problemas de mildiu, excelente floración y cuajado, y bonanza climática en verano y otoño, que permitieron una lenta vendimia hasta el final. Comenzó con un invierno templado y seco hasta primeros de enero, que registró pocas precipitaciones, a mediados de este mes comenzaron las copiosas lluvias y continuó igualmente la primavera con un régimen de lluvias muy abundantes, hasta llegar al mes de abril. La primavera fue una estación más bien templada, con temperaturas moderadas y con el viento “cierzo” que sopló suave y racheado, hasta bien entrado el verano. La floración muy homogénea, que tuvo como consecuencia un cuajado muy abundante, mucho más que el año anterior. El verano menos caluroso que el año anterior y seco, con prácticamente ausencia de precipitaciones desde finales de junio hasta mediados de octubre. Nos encontramos con un vino bien cubierto de capa y con aromas a frutas rojas, violetas y un fondo mineral, en boca en sabroso, con un final largo enriquecido por su excelente frescura. De la cosecha 2018 se han elaborado 4.000 botellas.

Fotos: Luis Oliván Vinos y Viñedos y Eduardo Bueso (copyright)

PARA OCASIONES MUY ESPECIALES: SOMMOS COLECCIÓN (DO SOMONTANO)

29 Dic 2019 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Sin categoría, Vinos

Familia Sommos Colección

Como ya les informamos en su momento (hace menos de un mes) Bodega Sommos, presentó una nueva línea de vinos bajo el paraguas Sommos Colección. Se trata, como su nombre indica, de una colección única de cuatro monovarietales nuevos -Tempranillo, Syrah, Cabernet Sauvignon y Chardonnay fermentado en barrica-, que se unen al Gewürztraminer y Merlot que ya elaboraban con anterioridad.

Cinco de estas variedades de uva procedentes de los viñedos de la Finca Torresalas que rodean a la bodega. Variedades conducidas en Cordón Unilateral, con suelos de textura franco-arenosa, cuya densidad de plantación ronda las 4.114 cepas por hectárea y con producciones comprendidas entre los 3.100 y 5.000 kilos por hectárea.

Momento de la cata en el restaurante Absinthium. (Foto: Eduardo Bueso)

Para crear estos vinos, se han dejado llevar por varias ideas o estilos, pero teniendo siempre presente valores cómo el respeto y la fusión. Respeto a la sencillez, al trabajo bien hecho, a la honestidad. Fusión del Nuevo Mundo y el Viejo Mundo, modernidad y clasicismo, lo foráneo con lo autóctono. Respeto al suelo, la viña y la añada.

El enólogo José Javier Echandi, director técnico de la bodega, desgranó durante la cata celebrada el mes pasado, las características y bondades de cada uno de los vinos. Del gewürztraminer, sus originales notas salinas por las características de la parcela donde se crían las uvas. Del chardonnay, su elegancia y altas prestaciones por basarse en la selección de las uvas y en el método de elaboración.

Los cuatro tintos de Sommos Colección son de la añada 2017. (Foto: Eduardo Bueso). Fondo: cuadro «Caminantes» de Victor Mira

Los tintos, todos de la añada 2017, reflejan el carácter varietal de cada uva con una frescura poco habitual en una zona tan expuesta a los rigores del sol. Espectaculares el cabernet -con notas balsámicas embriagadoras- y el syrah, tal vez el menos clásico pero, a la vez, el más internacional. A título personal me decanto por este vino que me sorprendió gratísimamente (junto con el chardonnay, del que ya hemos hablado en el párrafo anterior).

Los dos blancos de Sommos Colección: Gewürztraminer 2018 y Chardonnay 2018. (Foto: Eduardo Bueso)

Por último recordemos que Carlos Sáenz, gerente de Bodegas Sommos, destacó el importante esfuerzo de todo el equipo por poner en marcha el nuevo proyecto, cuyo trabajo se ve ratificado con estos seis varietales, en los que se concentra la expresión de las mejores parcelas de la bodega.

LOS VINOS

Gewürztraminer 2018. Varietal 100%. Un tercio del vino estuvo cuatro meses en barrica francesa. 13,5% de alcohol. Cuesta 9,90 euros.

Chardonnay 2018. Sólo se hicieron 4.000 botellas. Estuvo un año en barrica francesa nueva. 13% de alcohol. 29 euros.

Tempranillo 2017. Crianza de 18 meses en barricas. 15% de alcohol. 25 euros.

Merlot 2017. 18 meses de barrica. 14,5% de alcohol. 17,50 euros.

Cabernet sauvignon 2017. 15% de alcohol. Barrica: 18 meses. 25 euros.

Syrah 2017. Crianza de 18 meses. 14,5% de alcohol. 25 euros.

Fotos: Bodega Sommos y Eduardo Bueso (copyright)

Sommos Colección en el restaurante Absinthium (de Zaragoza), lugar donde se celebró la cata a primeros de diciembre. (Foto: Eduardo Bueso)

ADAMÁ: UN RIBERA DEL DUERO MUY DIFERENTE

27 Dic 2019 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Gastronomía, Sin categoría, Vinos

Varias añadas de Adamá 2005, 2007 y 2009. (Foto: Eduardo Bueso)

Muy de cuando en cuando, nos encontramos con un vino que nos sorprende… de verdad.

Recientemente tuve el placer de conocer a Ernesto Franco, en un almuerzo programado pare tres comensales, gracias a la experta gastronómica madrileña, Laura Diaz.

Ernesto es el Director Técnico de un proyecto (P. Sanctus), si no único… al menos poco habitual en el sector vinícola.

Me explico: en lugar de construir una bodega o adquirir un viñedo determinado, el proyecto en su fase inicial consistió en la elaboración en equipo (junto con la bodega Alto de Miraltares) del concepto de vino que debería representar mejor las características vitivinícolas de la Ribera del Duero y que el mercado mejor podría recibir.

A partir de ahí, se seleccionan los viñedos de más de 60 años, que la familia García Calvo, viticultores profesionales, dispone en Quintana del Pidio, con un total de 22 hectáreas. La producción de la explotación de la familia García Calvo es de 110.000 Kg de uva de los cuales un máximo de 35.000 los adquiere P. Sanctvs para elaborar Adamá, mientras que el resto se comercializan como Miraltares.

La vinificación y crianza de se realiza en la bodega Alto de Miraltares, para lo cual se establece el protocolo de vinificación necesario para buscar un vino genuino, diferente y de calidad, que alcance las expectativas establecidas. Para la crianza se adquieren barricas (cada año con proporciones de maderas diferentes, de acuerdo a la añada). El vino se cría entre 12-36 meses dependiendo de las características de la añada.

Así se consigue un peculiar vino de Tinta del País procedente de los mismos viñedos con una antigüedad superior a los 60 años; se elaboran únicamente entre 13.000 a 30.000 botellas dependiendo de la producción y de las condiciones de madurez de la uva de cada año. El vino refleja las características de la zona con plena libertad y se convierte en trasmisor de los sentidos que la tierra y las condiciones agroclimáticas de cada año ofrecen. Estas circunstancias hacen que el vino obtenido en cada cosecha sea diferente y por ello comercializan varias cosechas al mismo tiempo.

Cuando se dan en el viñedo las condiciones óptimas para obtener un vino de gran carga frutal, completando el ciclo de maduración en su totalidad, es decir, la piel madura correctamente aportando tanino dulce. Solamente se vendimian dos parcelas con un 7% de pendiente y con un racimo por sarmiento, haciendo el fruto espectacular, entonces nace Adamá, y se acaba de criar solo en barrica de roble francés.

Como he anticipado, los valores fundamentales en torno a los cuales gira su idea de negocio son la calidad, la innovación y la distinción a todos los niveles.

En un próximo artículo cataremos las diferentes añadas y les ofreceremos más información sobre ellas.

Texto y fotos: Eduardo Bueso (copyright)

SUGERENCIAS DE TEMPORADA EN EL FORO: “SABORES DE INVIERNO 2019”

12 Dic 2019 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Gastronomía, Restaurantes, Sin categoría, Vinos

Equipo del restaurante El Foro, bajo la atenta y experta mirada fotográfica de Gabi Orte «Chilindrón». De izquierda a derecha: Pedro Martín (chef), Nacho Machín (responsable de El Foro) y Antonio Tejero (jefe de sala). (Foto: Eduardo Bueso)

A punto de entrar en la estación más fría del año, el zaragozano restaurante El Foro (Eduardo Ibarra, 4, junto al campo de fútbol de La Romareda), va a organizar a lo largo del presente mes de diciembre unas interesantes jornadas dedicadas a los “Sabores de Invierno”.

Nacho Machín, responsable del establecimiento, convocó ayer a un grupo de periodistas especializados en gastronomía para presentar las sugerencias que saldrán a la mesa a lo largo del último mes del año y que tienen como protagonistas exquisiteces auténticamente invernales.

Pedro Martín, chef del restaurante, comentó que en la confección de este menú se ha basado en los platos que se realizaban hace décadas los días de celebraciones de las Fiestas de Navidad. A continuación detallamos dichos platos, servidos con profesionalidad por el equipo de sala de El Foro, comandado por Antonio Tejero:

Aperitivo: Bloody Mary. Ensalada de mango verde, aliñado, ligeramente picante, con langostinos y mousse de foie con gelatina de vino dulce 

 

Salmón marinado con remolacha sobre crema de pastel de cabracho

Daditos de mero de altura en “tempura coreana” con caldo de patatas guisadas con bacalao 

“Mar y Montaña” de pularda y bogavante en salsa de carabineros con gambitas 

Costilla de ternera caramelizada en dos temperaturas, con salsa oriental. (Confitada a 85º durante 12 horas y asada a 180º durante 15 minutos)

Para finalizar un goloso postre: Torrija de brioche con helado de turrón y crujiente de guirlache

El precio es de 33€ por persona (cocktail de Bloody Mary y 6 platos para compartir al centro), IVA y vinos incluidos. Válido para las noches de jueves, viernes y sábado. (Resto de días, reserva previa).

El vino que acompañará a este menú será el “3404” (blanco o tinto) de Bodega Pirineos (DO Somontano). En la fotografía Antonio Tejero (maitre de El Foro) con un doble magnum de «3404».

Fotos: Eduardo Bueso (copyright)

Uno de los comedores de El Foro, anoche, previo al servicio de cenas. (Foto: E. B.)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies