Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

NOVEDAD ENOLÓGICA: “LA MIRANDA DE SECASTILLA” GARNACHA ROSADO

23 Oct 2020 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Restaurantes, Vinos

Gama completa de La Miranda de Secastilla. En el centro, la novedad del Garnacha Rosado. (Foto: Eduardo Bueso)

Aragón estrena una novedad enológica, La Miranda de Secastilla Garnacha Rosado, un vino elaborado con las uvas de esta variedad procedentes del Somontano más septentrional, el Valle de Secastilla. Este rosado atípico, embotellado tras haber permanecido 4 meses en barrica de roble francés completa la gama Secastilla, cuatros vinos de Garnacha con los que se ha recuperado y conservado un legado histórico.

Etiqueta de La Miranda de Secastilla Garnacha Rosado 2019 (Foto: E. B.)

Y es que el Valle de Secastilla es la apuesta de Viñas del Vero por recuperar la elaboración de vinos singulares en este enclave recóndito al pie del Pirineo. Un paraje donde se trabaja un terroir único, como ya hacían los romanos hace siglos, con suelos pedregosos en laderas escarpadas y un microclima especial. Un valle con unas condiciones singulares perfectas para que la Garnacha tradicional ofrezca expresiones únicas que llevan en cada botella la esencia de este lugar.

Contraetiqueta de una botella de La Miranda de Secastilla Garnacha Rosado 2019 (Foto: E. B.)

Una de esas muestras es La Miranda de Secastilla Garnacha Rosado, vino muy brillante y atractivo, con un aroma amplio, donde se encuentra una conjunción entre las flores, las frutas maduras y el ligero tostado que lo hacen interesante y diferente. En boca es suave, limpio, sabroso y largo. Es un rosado serio y elegante que resulta perfecto para acompañar tapas, arroces, pescados aderezados y aves.

Fotos: Eduardo Bueso (copyright)

LA DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA COMIENZA LA RESTAURACIÓN DEL ATRIO DE LA CARTUJA DE LAS FUENTES

21 Oct 2020 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Viajes

Nuestra Señora de La Cartuja de Las Fuentes

Se están desarrollando desde hace unas semanas los trabajos de recuperación y restauración del atrio de Nuestra Señora de La Cartuja de Las Fuentes. Con un importe algo superior a los 68.000 euros, está previsto que se recupere la dimensión original del mismo, la restauración de la puerta de entrada a la iglesia y del plafón de la imagen de la Virgen de Las Fuentes ubicada encima de la misma. Está previsto que los trabajos terminen a finales de este año y en ellos trabajan tanto personal de la empresa constructora como técnicos en restauración del patrimonio y  arqueólogos.

Virgen de Las Fuentes, en la entrada de la iglesia (Foto: DPH)

Estas obras forman parte de la cuarta fase de las obras que se están llevando a cabo en este conjunto monástico, y que incluyen también la adecuación del edificio de las porterías para convertirlo en centro de acogida de visitantes. En este sentido, a finales del año 2019, terminaron los trabajos de sustitución de la cubierta de este edificio, y está previsto que el acondicionamiento como centro de visitantes se licite en el primer trimestre de 2021 por cerca de 400.000 euros.

La cuarta fase de las obras contempla así mismo la intervención en el claustrillo y algunos espacios interiores. Es, en palabras de José Miguel Pesqué, coordinador de los equipos de actuación de La Cartuja de Las Fuentes, “la parte más compleja de esta fase, tanto por las soluciones técnicas que deberá aportar el redactor del proyecto como por la trascendencia que tiene la obra”. También está previsto actuar, en los próximos meses, en las pinturas en riesgo de pérdida, ubicadas en algunas de las pechinas de la nave central de la iglesia y en las escenas del primer tramo de la misma. 

Cabe recordar que la Diputación Provincial de Huesca adquirió en junio de 2015 este conjunto monástico e inició entonces un plan de intervenciones con el objeto de salvarlo de una ruina inminente, cuyas actuaciones daban comienzo cuatro meses después y donde se han invertido ya más de 1’5 millones de euros. En julio de 2016, las puertas de La Cartuja de Nuestra Señora de Las Fuentes abrieron de nuevo al público.

Fotos: Diputación General de Aragón y Diputación Provincial de Huesca

Nuestra Señora de La Cartuja de Las Fuentes

PATATAS CON QUESO A LA FRANCESA (TARTIFLETTE)

19 Oct 2020 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía, Recetas, Vinos

La tartiflette acabada y lista para comer (Foto: Eduardo Bueso)

Como ya dije, en Lugares con Estrella no tengo la costumbre de publicar recetas de cocina, porque considero que para ese cometido ya existen numerosos libros.

Sin embargo, en esta larga temporada de confinamiento y “nueva normalidad”, he decidido realizar algunos platos. De todos ellos he ido subiendo a esta página algunas de las recetas que considero fáciles y ricas; es decir con una buena relación, tiempo / esfuerzo / resultado.

Hoy les hablo sobre la «tartiflette». Les va a gustar.

BREVE, PERO INTERESANTE HISTORIA

La tartiflette, fue un invento de los productores de un tipo de queso francés, el Reblochon, (uno -entre otros muchos- de mis quesos favoritos franceses) para aumentar sus ventas en 1980. Su origen está en la zona de Saboya y Alta Saboya, seguramente de la zona de Aravis, cuna del queso Reblochon. El plato ha tenido tanto éxito desde su creación que hoy en día los sarboyardos se sienten identificados con él, aunque ya se prepara en toda Francia… y en España (luego lo comentaremos), adaptando la receta a las normas de cada casa y al queso de cada región.

El nombre de Reblochon viene de un término de Saboya (re-blocher) que significaba en el siglo XVI «agarrar la ubre de la vaca una segunda vez». La tradición dice que los agricultores del macizo hacían un primer ordeño para el propietario de las vacas y un segundo ordeño, una vez caída la noche, por su propia cuenta. Los campesinos evitaban así pagar un impuesto demasiado pesado, basado en la cantidad de leche producida.

Para este plato se puede emplear cualquier otro queso fundente y graso como el Brie o el Camembert (también en mi opinión similar en resultados que el Reblochon)… aunque sea mejor el de la receta original. En esta ocasión la he realizado con Camembert.

INGREDIENTES

5 patatas pequeñas

2 cebollas ó 3 cebolletas

10 filetes muy finos de panceta (o beicon) Yo prefiero la panceta porque no está ahumada y no modifica sabores

Mantequilla (para pochar la cebolla y freír la panceta). Se puede utilizar aceite, pero es mejor en esta receta emplear mantequilla.

Crema de Camembert (o del queso que se utilice)

Crème fraîche (nata fresca extracremosa)

1 queso Camembert (o mejor Reblochon)

Pimienta negra recién molida

Una copa de vino blanco (puede utilizarse cava brut, txakoli…)

Ingredientes preparados. En la foto falta la copa de vino y los filetes de panceta (Foto: E. B.)

ELABORACIÓN

Primero, lavamos las patatas (a poder ser de tamaño pequeño) y las ponemos a cocer enteras y con piel en agua. Para que no salgan duras es mejor pasarse de cocción. Por lo cual 30 ó 35 minutos para patatas pequeñas es el tiempo perfecto. Escurrirlas y dejarlas templar (queman mucho).

Las patatas en la olla de agua hirviendo. Sin pelarlas. (Foto: E. B.)

Mientras se cuecen las patatas, pelamos la cebolla (puede ser cebolla morada, o mejor… para mi gusto cebolleta) y la cortamos en juliana.

Ponemos a calentar un poco de mantequilla en una sartén y añadimos la cebolla hasta pocharla y que esté blandita. (Unos 20 minutos, más o menos). Antes de terminar echamos un poco de vino blanco, cava, chacolí… dependiendo de lo que tengamos. Una vez reducido el alcohol (3 minutos aproximadamente)… reservamos.

La cebolla caramelizada. Ahora es el momento de echar el vaso de vino blanco y dejarlo reducir unos 3 minutos (Foto: E. B.)

Utilizaremos panceta (cortada en tiras super finas).

Panceta cortada en tiras muy finas, listas para ir a la sartén (Foto: E. B.)

Las ponemos a freír en la misma sartén que hemos pochado la cebolla (sin añadir aceite). Darle vuelta y vuelta, ya que al estar cortada muy fina se puede llegar a tostar, algo que no nos interesa, porque luego la hornearemos.

La panceta ya está frita. Vuelta y vuelta. Hemos utilizado la misma sartén en la que se ha caramelizado la cebolla, así aprovechamos la poca mantequilla que ha quedado en ella (Foto: E. B.)

Pelamos las patatas (como están hervidas es muy fácil) y las cortamos en rodajas de medio centímetro de grosor.

Mientras tanto, pondremos en un cazo u olla de tamaño mediano 125 gramos de crema de queso (en mi caso Camembert) y una terrina de crema de leche (nata). Cortaremos unos trozos generosos de Camembert (o de Reblochon… dependiendo del queso que hayamos adquirido), sin quitarle la piel (muy importante).

En un cazo hervimos la crema de queso y la nata (crème fraîche). Le añadiremos pimienta negra recién molida (con moderación) (Foto: E. B.)

 

En una fuente apta para horno que tenga fondo profundo, comenzamos a montar la tartiflette. Primero colocamos una capa de patatas y las salpimentamos (poca pimienta). Por encima distribuimos la mitad de la cebolla, luego la panceta. Rociamos la mitad de la crema de queso y nata que tenemos en la olla muy caliente, y volvemos a repetir la operación de situar una fina capa de patatas, de nuevo la cebolla y la panceta.

Una vez emplatado, volvemos a regar el montaje con la mitad restante de crema de nata y queso que todavía tenemos, y para culminar colocamos el resto del queso que nos queda, en rebanadas gruesas (medio centímetro).

Introducimos la fuente en el horno tapada con papel de aluminio. Hay que calentarlo a 200º Cº previamente y mantenerlo  a  esta temperatura durante 35 ó 40 minutos. Retiramos el papel de aluminio.

Ponemos el horno en posición de grill y dejamos que se dore el queso durante 5 a 10 minutos. Mucho cuidado… ¡que no se queme¡

Lo ideal es tomarlo como plato único… ya que es muy contundente. Lo podremos acompañar con una ensalada de lechuga y cebolla… o un tomate can aceite y sal.

Texto y fotos: Eduardo Bueso. (Copyright texto y fotos)

Detalle del plato listo para servir y comer (Foto: Eduardo Bueso)

RETANDO AL PASO DEL TIEMPO (FOTOS BINOCULARES) CAPÍTULO 02 / 06

18 Oct 2020 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Fotos, Viajes

Como ya anticipé a los lectores de Lugares con Estrella, voy a publicar capítulos de fotos “diferentes”.

Me explico (brevemente). En los últimos 20 años, ya con cámara digital, he ido recorriendo lugares del País Vasco (francés y español). La sorpresa surgió en uno de mis viajes a París, cuando visité una exposición de fotografías de Jacques Henri Lartigue en el Centro George Pompidou. Allí me apercibí que varias de las fotos que yo había hecho eran muy similares a las realizadas por Lartigue (casi un siglo antes).

De ahí surgió la idea de buscar las coincidencias y más tarde visitar los pueblos costeros como Biarritz y sus alrededores (que era donde pasaba sus veranos Lartigue).

Entre las que ya tenía (unas 30 fotos que coincidían) y las que he realizado buscando esos lugares (otras 25 más o menos) he logrado una pequeña colección que deseo compartirlas con ustedes.

Para realizar estas últimas, el trabajo ha sido duro, pero apasionante, ya que para cada una de ellas ha habido que localizar el lugar y hacer un viaje a propósito, con el único motivo que el hacer una sola fotografía… es decir 25 viajes en unos diez años.

También publicaré (entremezcladas, pero indicadas en el pié de foto) unas cuantas más, que no son comparativas con las de Lartigue, pero sí que intento retar al paso del tiempo, volviendo a sitios que él u otros fotógrafos (a veces anónimos) han estado, en ocasiones, más de un siglo antes que yo.

Espero que sea de su agrado.

Aquí va el segundo capítulo (02 / 06)

Eduardo Bueso

Todos las fotos comparativas de Eduardo Bueso poseen copyright

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies