Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

Publicaciones etiquetadas ‘bodega las moradas de san martin’

VISITA A LA BODEGA LAS MORADAS DE SAN MARTÍN (DOP MADRID)

27 Oct 2019 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía, Sin categoría, Vinos

Detalle de la bodega «Las Moradas de San Martín». (Foto: Eduardo Bueso)

Recientemente tuvimos el placer de visitar una de las bodegas más distintas de las que a lo largo de mis treinta años de periodismo gastronómico (y enológico) he acudido: “Las Moradas de San Martín” situadas en un idílico paraje cercano a San Martín de Valdeiglesias (próximo a las provincias de Segovia y Ávila).

Botella de «Initio» (garnacha 100 %). Foto de archivo. (E. B.)

La Bodega Las Moradas de San Martín, se acoge a la DO Vinos de Madrid), pertenece al grupo Enate desde hace varios, pero el proyecto, nació a finales del siglo XX. Una de las características de Las Moradas es la garnacha (variedad que no elabora Enate en el Somontano); precisamente fue la “razón de ser” desde el principio de la bodega, ya que se fijó el objetivo de recuperar viñedos centenarios de esta variedad que se cultiva desde hace más de ocho siglos en esos pagos de la Sierra de Gredos, en los que se encuentra.

Isabel Galindo nos muestra un racimo de Albillo Real en los terrenos de «Las Moradas de San Martín». (Foto: E. B.)

Desde los comienzos, dirige este atractivo proyecto la enóloga Isabel Galindo, enamorada de su trabajo, de las garnachas y de los parajes de estas montañas de San Martín de Valdeiglesias. Esa ilusión con la que vive el día a día de su labor, la trasmite desde el primer instante y durante todo el tiempo que duró nuestra visita, en la que contamos con la presencia de Javier Sancerni, director general de la bodega y de Ana Gallego, directora de comunicación, marketing y enoturismo de Enate.

De izquierda a derecha: Javier Sancerni, Ana Gallego, Isabel Galindo y el periodista José Luis Solanilla. (Foto: E. B.)

Lo primero que nos sorprende es la ubicación de las viñas, situadas en pleno bosque, junto a pinos (con algunas diferencias, nos recordó el Pirineo), enhebros y carrascales.

Vides de «Las Moradas de San Martín». (Foto: E. B.)

Otra característica es que dada la altura a la que están situados los campos, nada más comenzar a pasear por sus caminos nos llegan aromas de hierbas mediterráneas, como pueden ser el tomillo, el romero… sobresaliendo la cantueso (de la familia de las lavándulas), planta sumamente balsámica (con cierta similitud a la lavanda), que embarga el ambiente y que dada su abundancia y potencia aromática se convirtió desde los inicios en el logo de la bodega.

Detalle otoñal en «Las Moradas de San Martín». (Foto: E. B.)

Los tintos (todos ellos de la variedad garnacha) poseen una mineralidad, profundidad y perfil de fresca acidez que los suelos de composición arenosa granítica otorgan a las uvas. Todo ello junto al silencio y las condiciones de clima y altitud en que llevan a cabo su crianza en la recogida sala de barricas de la bodega, marca la diferencia con otros vinos. La elaboración se realiza de forma netamente artesanal, de acuerdo a criterios de agricultura ecológica.

Garnacha. (Foto: E. B.)

Junto a estas parcelas, entremezclándose entre sí, nos encontramos con unas viñas (también) muy singulares y poco conocidas en otras regiones. Nos referimos a la albillo real, uva autóctona de la zona, que ofrece unos vinos, lógicamente, singulares, originales y de gran expresividad. Isabel Galindo pone todo su empeño (que es mucho) en recuperar la elaboración de un monovarietal muy delicado en cuanto a sus parámetros gustativos. Se trata del único vino blanco que se elabora en dicha bodega.

Botellas de «Albillo Real». (Foto: E. B.)

Tuvimos el honor de catar el primero de los mostos de la añada 2019, en pleno comienzo del proceso de crianza en barricas. He calificado de honor, pero debería de haber añadido de placer, y de sorpresa, ya que esas podrían ser las palabras apropiadas dada la calidad, intensidad y categoría de lo allí probado, que nos da una idea de lo que será una vez embotellado.

Zona de crianza. (Foto: E. B.)

Allí permanecerá hasta primeros de 2020, para que clarifique sin ningún tipo de proceso que no sea el natural. 

Las Moradas de San Martín. (Foto: E. B.)

Otra singularidad que nos proporciona esta bodega del grupo Enate es su vinculación con el arte. En este caso, el ‘maridaje’ es con la literatura, que se plasma en la inclusión de fragmentos de relatos que destacados escritores crean exclusivamente para los vinos de Las Moradas. Lorenzo Silva, Marta Rivera de la Cruz, Ramón Acín, Óscar Sipán, Ángeles Caso, Luis Zueco o Luz Gabás son algunos de los artistas de la palabra que han llenado de cultura las etiquetas de los vinos de Las Moradas.

Fotos: Eduardo Bueso (copyright)

Isabel Galindo junto a una de las rocas que caracterizan al paraje donde está ubicada la bodega «Las Moradas de San Martín». (Foto: E. B.)

IV RUTA GASTRONÓMICA DEL TORO EN ZARAGOZA

03 Oct 2019 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Gastronomía, Restaurantes, Vinos

Foto de la presentación: de izquierda a derecha: Miguel Ángel Vicente, director de El Gastrónomo Zaragozano; Cristina Arguilé, redactora de El Gastrónomo Zaragozano; David Gómez, de Cárnicas Carlos Gómez; Ana Gallego, directora de marketing, comunicación y enoturismo de Enate; Óscar Valenzuela, área mánager de Enate y el distribuidor Carlos Valero. (Foto: Almozara)

Se ha presentado, en el corazón de El Tubo, en Zaragoza, la Ruta Gastronómica del Toro, que este año alcanza su cuarta edición. Organizada por el Grupo Almozara, con el patrocinio de la bodega Las Moradas de San Martín, la IV Ruta Gastronómica del Toro llega a cincuenta establecimientos hosteleros, distribuidos por toda la ciudad, que ofrecerán, del 5 al 27 de octubre, platos y tapas elaboradas con esta singular carne y maridados con las garnachas de la bodega Las Moradas de San Martín.

Cristina Arguilé, redactora de El Gastrónomo Zaragozano, ha destacado que se trata de una de tantas iniciativas con las que el Grupo Almozara trata de «transmitir cultura gastronómica y dar a zaragozanos y visitantes excusas para que no se queden en casa y salgan a descubrir y disfrutar de nuestra rica y variada oferta hostelera».

Como en ediciones anteriores, los cincuenta cocineros implicados demostrarán -cada uno dentro de su estilo culinario y rango de precios- que la cocina del toro va mucho más allá del típico estofado de rabo. «Del toro se puede cocinar toda la canal, aunque, como me decía Carlos Gómez, los cortes más demandados, son aquellos idóneos para hacer estofados: aguja, melosa, pescuezo, rabo…», ha explicado la redactora. Y es que este producto, «por provenir de un animal trabajado, fibroso y fuerte, exige un cocinado largo y buena técnica por parte del cocinero».

Los cinco vinos de la bodega Las Moradas de San Martín, que se degustaron en la presentación. (Foto: E. B.)

La periodista gastronómica ha citado a los compañeros de viaje que el Grupo Almozara tiene, desde el inicio, en estas jornadas, representados todos en el acto: «la bodega Las Moradas de San Martín, cuyas garnachas centenarias son el maridaje ideal para este producto; Cárnicas Carlos Gómez, referente en Aragón en la comercialización de carne de toro; el distribuidor Carlos Valero y el Plano Gastronómico de Zaragoza».

A continuación, Óscar Valenzuela, área mánager de Enate, grupo al que pertenece la bodega Las Moradas de San Martín, ha manifestado su satisfacción al ver como se consolida la Ruta Gastronómica del Toro, «iniciativa que nos permite dar a conocer los vinos de Las Moradas de San Martín a la hostelería y al público zaragozano». La bodega que patrocina las jornadas, ubicada en San Martín de Valdeiglesias, produce con métodos ecológicos vinos amparados por la DOP Vinos de Madrid, procedentes de garnachas centenarias que se cultivan a una altura que ronda los 1.000 metros, en un paraje privilegiado ubicado en las estribaciones madrileñas de la sierra de Gredos.

Tras la presentación de las jornadas, los asistentes han podido degustar esas garnachas -Libro 8 – Las luces, Initio, La Sabina y Senda-, pero también un blanco de la variedad Albillo Real, que Las Moradas de San Martín está recuperando. Los vinos han sido maridados con varias tapas elaboradas con carne de toro por la Terraza Libertad -una croqueta, una albóndiga, un canelón, guiso de rabo…- con las que los presentes han podido constatar la versatilidad de esta carne en la cocina.

Una de las tapas degustadas maridada con un Albillo Real de Las Moradas de San Martín. (Foto: E. B.)

El plano con los establecimientos participantes y toda la información sobre la ruta están disponibles en el periódico El Gastrónomo Zaragozano, en su página web (www.el-gastronomo.com), en sus redes sociales y en las del Plano Gastronómico de Zaragoza, así como en los 5.000 planos que se han distribuido por toda la ciudad y en los carteles ubicados en los parkings Índigo de Zaragoza y en cada uno de los establecimientos participantes.

Fotos: Editorial Almozara y Eduardo Bueso (copyright)

De izquierda a derecha: Óscar Valenzuela (área manager de Enate), Carlos Valero (Heredad Carlos Valero) y el periodista José Luis Solanilla. (Foto: E. B.)

CATA VERTICAL DE “INITIO” DE LA BODEGA LAS MORADAS DE SAN MARTIN

19 Mar 2019 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Vinos

Se ha celebrado en el Espacio del Centro de Innovación Gastronómica de Madrid, una cata vertical en la que se cataron las añadas desde el 2005 al 2011 del vino Initio, el corazón de la bodega Las Moradas de San Martin, perteneciente a la D.O. Vinos de Madrid. Un recorrido histórico por la historia de la bodega.

El evento, que congregó a 70 profesionales, estuvo dirigido por la enóloga de la bodega, Isabel Galindo.

Isabel Galindo, enóloga de Las Moradas de San Martín. (Foto: Eduardo Bueso)

Los asistentes, periodistas, sumilleres y críticos del mundo del vino, divididos en dos sesiones, descubrieron la capacidad de envejecimiento y evolución en sus diferentes añadas de este vino.

Initio es una línea de vinos que se elabora con uvas procedentes de garnachas privilegiadas, de más de 60 años, distribuidas en las parcelas Montazgo, San Martín y Centenera. Cultivadas con un sello propio «natural», poco intervencionista, que permite elaborar un tipo de vino diferente, según el terreno, para obtener lo mejor de cada una.

Barrica de Las Moradas de San Martín

Según el C.R.D.O. Vinos de Madrid, las diferentes añadas fueron calificadas como: 2005: Muy Buena, 2006: Muy Buena, 2007: Muy Buena, 2008: Buena, 2009: Muy Buena, 2010: Excelente, 2011: Muy Buena.

Las Moradas de San Martín, rodeada de viñedos centenarios de garnacha, es una bodega respetuosa con el medio ambiente, en la que todos los subproductos se reutilizan. Su viñedo, con una extensión de 21 hectáreas, a casi 900 metros de altitud, se encuentran en un enclave paisajístico único, rodeado de pinares, encinas, enebros, jaras y una gran variedad de plantas aromáticas.

Viñedo de Las Moradas de San Martín

ENATE CABERNET-MERLOT 2016 MEDALLA DE ORO DE

MUNDUS VINI

El jurado profesional del concurso internacional Mundus Vini ha concedido, en la 24ª edición de sus catas de primavera, la Medalla de Oro a Enate Cabernet-Merlot 2016. Dicho jurado, compuesto por 260 expertos catadores de más de 50 países, cató 7.220 muestras de vinos presentados a la muestra. El concurso, organizado por Meininger, es uno de los más reconocidos de Europa.

Enate Cabernet-Merlot 2016 posee una crianza de seis meses en barrica de roble. Presenta un paladar suave y aterciopelado, con aromas a frutillos rojos y atisbos de pimienta, cuya acidez equilibrada le hace mejorar en botella durante los próximos cinco años. Este vino también ha recibido otras distinciones como: la Medalla de Oro en el Berliner Wine Trophy.

Fotos: Las Moradas de San Martín, Enate y Eduardo Bueso (copyright)

Viñedos de Enate (Foto: Eduardo Bueso)

LA BODEGA LAS MORADAS DE SAN MARTÍN (DO VINOS DE MADRID) PRESENTA LAS LUCES 2010

30 Nov 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Gastronomía, Restaurantes, Vinos

Foto de familia en las escaleras del Palacio de Villahermosa. De izquierda a derecha: Javier Sancerni, director general de Las Moradas de San Martín, Isabel Galindo (enóloga de las bodegas), Luis Nozaleda y Luz Gabás. (Foto: E. B.)

La bodega Las Moradas de San Martín, perteneciente a la D.O. Vinos de Madrid, ha presentado en las instalaciones del Palacio de Villahermosa (Pedrola-Zaragoza), la nueva añada 2010 del vino Las Luces. 

Isabel Galindo, enóloga de Las Moradas de San Martín (Foto: E. B.)

Se trata de un vino que proviene de las mejores garnachas, cultivadas en la parcela “La Centenera”, viñedo de más de 100 años,  plantado a casi 900 metros de altitud. Suelo granítico de textura franco-arenosa, de bajos rendimientos y que cuenta con una superficie de 3,25 hectáreas.

Palacio de Villahermosa (Foto: E. B.)

Este vino solo se elabora en añadas excepcionales, como 2010. El proceso de crianza se realiza en barricas nuevas de roble francés de 500 litros. Vino con mucha personalidad, de gran calidad, poderoso, largo, estructurado y con gran capacidad de envejecimiento. La gran expresión de las garnachas de esta bodega.

Bandeja espejo con bombones de foie. (Foto: E. B.)

Servido entre 15-17ºC, es el aliado perfecto para acompañar todo tipo carnes, guisos, cocidos, ibéricos, quesos, atún rojo, arroces y pastas.

Jardines otoñales del Palacio de Villahermosa. (Foto: E. B.)

Para vestir  este vino, se ha elegido un fragmento del relato “El moho que me nubla”, de la escritora Luz Gabás, quien se ha unido al grupo de escritores que han colaborado con sus relatos en la creación de las etiquetas de los vinos de «Las Moradas»: Marta Rivera en el Initio, Angeles Caso y Lorenzo Silva en  Las Luces,  Ramón Acín en La Sabina y Oscar Sipán en el Senda y el Albillo Real, reforzando, de esta forma, la apuesta de Las Moradas de San Martín por la Literatura.

Sesión fotográfica de Gabi Orte «Chilindrón» en la biblioteca del Palacio de Villahormosa. (Foto: E. B.)

El evento contó con la presencia de la enóloga  Isabel Galindo, y de la escritora Luz Gabas.

Una hoja otoñal en los jardines. (Foto: E. B.)

La bodega de Las Moradas de San Martín están ubicadas en el umbral de la Sierra de Gredos, en un paraje único de San Martín de Valdeiglesias, se afana, en su elaboración manual, en plasmar la esencia de sus garnachas centenarias de la forma más natural y respetuosa posible con el medioambiente, obteniendo unos vinos que son la expresión más sincera del “terroir” del que proceden.

Botella de Las Luces 2010. (Foto de la propia bodega)

En Las Moradas se sigue apostando por la sostenibilidad del entorno y conservación del paisaje, con la agricultura orgánica y elaboraciones naturales para conseguir un producto auténtico y respetuoso con el medio.

Luz Gabás dedica su libro al director de Lugares con Estrella. Un honor para mí y para esta revista. (Foto: François Crone – Aki Zaragoza Magazine)

Fotos: Eduardo Bueso (copyright)

Portada del libro de Luz Gabás junto a la botella de Las Luces 2010. Foto de Instagram: @eduardo_bueso 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies