Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

Publicaciones etiquetadas ‘cooperativa niño jesús’

LOS PRIMEROS ESPÁRRAGOS VERDES DE LA COOPERATIVA NIÑO JESÚS (ANIÑÓN, PROVINCIA DE ZARAGOZA), YA EN LOS MERCADOS

05 Abr 2021 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Gastronomía

José Manuel Sebastián, socio de la Cooperativa Niño Jesús de Aniñón (Zaragoza). (Foto: Gabi Orte  «Chilindrón»)

Hace dos años, Jesús Abad, gerente de la Cooperativa Niño Jesús anunció, en la celebración del cuadragésimo aniversario de la entidad, la futura implantación de un nuevo cultivo, de esperanzador futuro, el espárrago verde. El plan se enmarcaba en su estrategia para diversificar aún más la producción de la cooperativa, además de convertirse en una línea de exportación e importación, que «pretende dar trabajo doce meses al año, elevar la facturación y ofrecer productos en todas las estaciones», explica.

Jesús Abad, gerente de la Cooperativa Niño Jesús -en una imagen de archivo- (Foto: Eduardo Bueso)

En España, la temporada habitual del espárrago verde es de marzo a junio, especialmente en Andalucía, pero que en Aniñón, debido a su situación en altura, puede prolongarse hasta principios de noviembre, gracias a un segundo corte.

Como explica Pablo Latorre, de la dirección de la cooperativa, este cultivo «es complementario de los que ya tenemos. El primer corte se hace justo antes de comenzar la campaña de la cereza y el segundo, a partir de septiembre, tras acabar con el melocotón y antes de la vendimia».

El mayor temor de los agricultores de la zona es el pedrisco y las heladas, que pueden acabar con la floración de los frutales. Un problema que no ocurre con el espárrago, lo que garantiza su recogida. 

Todo son ventajas, pues el espárrago de otoño, para el que se ha reservado varias hectáreas de forma experimental, llegará a los mercados durante cuarenta días, desde septiembre y quizá hasta principios de noviembre, «precisamente cuando no hay espárrago nacional y hay que importarlo de América». Así, aunque produzca menos, resulta más rentable para el agricultor, que tiene garantizada su salida.

Para este año, con varias hectáreas en marcha, se estima una producción de 30 000 kilos. 

Espárragos verdes. (Foto: H. V.)

Hace ya bastantes meses, técnicos de la cooperativa, además de algunos socios, como José Manuel Sebastián, con el decidido apoyo del Ayuntamiento de Aniñón -que les ha cedido terrenos para estas primeras experiencias- analizaron y aprendieron en Guadalajara las técnicas de cultivo, al ser una zona con una altitud semejante a la suya. «Hemos comenzado un grupo de voluntarios –una media docena– que teníamos ganas de experimentar y ampliar cultivos. Y parece que va tirando», explica Sebastián.

Actualmente la Cooperativa Niño Jesús produce cerezas, que llegarán al final de primavera, junto con los estivales melocotones y ciruelas; en septiembre comenzará la vendimia, para elaborar su vino, cada vez más vendido embotellado; poco después de la manzana, y recoger la almendra, a final de año, será el momento de ‘varear’ la oliva.

Nacida en 1978 como tal, la cooperativa se ha convertido en el principal motor económico de la localidad de Aniñón (Zaragoza), con más de 2,5 millones de euros distribuidos entre sus 200 socios, en una población que apenas pasa de los 800 habitantes.

Los primeros espárragos verdes en un terreno de Aniñón (Zaragoza). (Foto: Gabi Orte  «Chilindrón»)

40º ANIVERSARIO DE LA COOPERATIVA NIÑO JESÚS, DE ANIÑÓN (ZARAGOZA)

08 Mar 2019 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Vinos

Jesús Abad, gerente de la cooperativa Niño Jesús. (Foto: E. B.)

Justo cuando celebra su cuarenta aniversario la cooperativa Niño Jesús, de Aniñón, anuncia una importante inversión de 1,5 millones de euros, para ampliar y modernizar sus instalaciones, a la par que emprende el cultivo de espárrago verde de forma experimental.

Su gerente, Jesús Abad, explicó ayer en rueda de prensa que la asamblea aprobó el pasado 18 de enero un proyecto en el que se venía trabajando desde hace dos años. Así, se va ampliar la zona de frío, recepción y confección de fruta, con una nueva nave de 1500 metros cuadrados, y se trasladará la actual embotelladora de vino. Gran parte de la inversión, aproximadamente medio millón, se destinará a la adquisición de una nueva máquina de selección de cereza y otra para clasificación y confección de fruta de hueso, especialmente melocotón.

Momento de la rueda de prensa en el Salón japonés del hotel Palafox de Zaragoza. (Foto: E. B.)

Además, se trasladarán las oficinas y la tienda, creando una calle interior cerrada, por la que se moverá la fruta, siempre sin tocar el suelo.

La introducción del espárrago verde es la otra gran iniciativa de la cooperativa. «Se trata de un cultivo estacional –ha explicado Jesús Abad−, desde principios del invierno, en Huelva, hasta junio, cuando se recoge en Guadalajara», pero con una gran demanda, ya que España importa unos 64 millones de kilos anuales, para cubrir la demanda, especialmente en los meses de verano.

Aunque formalmente nació en 1978, con su primera cosecha en 1979 –de ahí el 40 cumpleaños− la cooperativa Niño Jesús cuenta con la larga trayectoria asociativa de los vecinos de Aniñón, agrupados desde hace cuatro siglos para defender sus cultivos.

Cultivan cereza, melocotón, vid, olivo y almendra, además de ciruela y manzana, en menor cantidad. «Solo nos falta el cereal –ironiza Abad−, pero no tenemos superficie disponible».

Botella de Estecillo. (Foto: E. B.)

Niño Jesús ha incrementado casi un 1.000% la venta de vino embotellado, hasta una previsión de 260.000 botellas este año. Comercializa fundamentalmente bajo las marcas Estecillo y 1428, limitada a hostelería, con variedades como garnachas viejas, tempranillo, syrah y macabeo.

Fotos: Eduardo Bueso (copyright)

Jesús Abad, gerente de la cooperativa Niño Jesús. (Foto: E. B.)

“1428” UN VINO DE ALTURA PARA TAPEO DE NIVEL

19 Abr 2018 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Gastronomía, Restaurantes, Vinos

Jesús Abad, gerente de la cooperativa Niño Jesús, de Aniñón (Zaragoza), presentó el nuevo vino de la cooperativa, 1428, que alude a la altitud del monte Estecillo, en su término municipal, segunda cima del sistema Ibérico tras el Moncayo y que solamente se distribuye a través de hostelería.

Abad explicó las peculiaridades de esta cooperativa, que «dispone de un importante potencial debido a su ubicación en altura y la estabilidad que le confiere la producción de diversos alimentos». Pues a más de 700 metros de altitud, Niño Jesús produce cerezas, melocotones, peras, ciruelas, almendras, aceite de oliva extra virgen y, por supuesto vino, enmarcado dentro de la DOP Calatayud.

Jesús Abad, a la derecha, junto con el enólogo, Manuel Cristóbal

Sus vinos se exportan a Estados Unidos, Perú, Colombia, Emiratos Árabes y Singapur, además de Europa.

Manuel Cristóbal, enólogo de la casa, explicó que se trata de una mezcla de garnacha y syrah, con una elevada proporción de viñas viejas, criadas en vaso, incluso de más de 70 años.

Aprovechando la presentación, se probó también el Estecillo blanco 2016, la única añada que no ha logrado un bacchus –oro en 2015, plata en 2017–, pero que se presentó como un vino singular, perfecto en sus matices tras más de un año de vida. En apenas un mes llegará el Estecillo 2017, más frutal y fresco, que se podrá encontrar en las tiendas por menos de cuatro euros, con una excelente relación calidad-precio.

Vinos para la exportación, como Figaro o Las Capas, así como Rubus, se integran en la gama de la Niño Jesús, que la completa con el Estecillo Syrah, el Estecillo tinto, Estecillo rosado y los Estecillos Legado, tinto y blanco, más complejos.

Para comprobar el buen maridaje de los dos vinos presentados, el evento tuvo lugar en el Bar Izakaya de Zaragoza, donde su propietario y cocinero Carlos Gregorio, preparó algunas especialidades de la casa, centrada en las cocinas asiáticas. Con el blanco, Mini bowl de hummus de edamam y Yakitori de salmón; y Kushikatsu, brocheta de secreto de cerdo rebozada en panko y Gua bao de papada de cerdo, para acompañar el tinto. Ambos vinos salieron reforzados de sus respectivas alianzas gastronómicas, lo que habla de su potencial como acompañantes gastronómicos.

Fotos: Fabián Simón y Eduardo Bueso (copyright)

Kushikatsu, (brocheta de secreto de cerdo rebozada en panko)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies