Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

Publicaciones etiquetadas ‘eduardo bueso’

JUEGOS PALABRARES : CAPÍTULO 2

23 Feb 2020 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Libros

Como ya anticipé a los lectores, recientemente he editado un libro que le di el nombre de “Juegos Palabrares”. Dada su limitada edición, prácticamente no poseo más ejemplares. Como han sido muchos los que no lo han podido conseguir, a expensas de que realice una segunda edición, cada semana subiré un capítulo a este magazine de Lugares con Estrella.

 Aquí adjunto el Capítulo 2 de un total de 11. 

Espero que les resulte agradable su lectura.

 

CAPÍTULO 2 – FRASES 1 – 50

 

Intentó alcanzar la luna subiendo por una escalera sin peldaños. 

Se miró en el espejo para no reconocerse. 

Se comportaba de una forma tan estúpida que a veces daba la impresión de ser un genio. 

La luna siempre duerme sobre el mar. 

La beata sólo miraba los santos de las revistas. 

En el funeral del Rey le pusieron varias coronas. 

Encendió la luz para que no le cegara con su belleza interior.

Lo escribió a fuego para poderlo borrar. 

Era un burro muy listo que portaba a un hombre muy tonto.

Siempre se reía de sí mismo hasta que se apercibió. 

¿Cuántos cosmos se esconden detrás del cosmos para no alarmarnos más? 

Un cometa desenchufó sin querer el cable de la luz de la luna al pasar cerca de ella. 

Nunca te olvidaremos… ¿A quién? 

Sombras de colores. 

Rezad, rezad, benditos. 

El dulce murmullo de la soledad. 

Nada bueno bajo el sol. 

El otorrino enmudeció. 

El pollo no dijo ni pío. 

El hematólogo tenía la sangre de horchata. 

Un cometa se casó con una cometa. 

El payaso hizo el ridículo. 

Los fallecidos se lo agradecieron eternamente. 

No se preocupe doctor. 

El móvil del crimen fue un Samsung. 

De pequeño sabía cantar hasta diez. 

Fueron invencibles hasta que se armaron. 

Me da igual, pero no me da lo mismo. 

Al poco rato de abrir el paraguas se puso a llover. 

¡Esto es una locura¡ Dijo el director del manicomio. 

San Antonio se durmió como un bendito. 

Pasaron varias horas sin su autorización. 

Contreras se enteró de todo. 

El tiovivo falleció. 

Dulce sal. 

Sin comerlo ni beberlo, terminó la dieta. 

El cocodrilo se quedó sin lágrimas. 

Ojeo libros, leo revistas. 

El humanoide era una excelente persona. 

La retama lloró amargamente. 

Era tan tacaño que no daba ni una en el clavo. 

Reservado el derecho de admisión a mí. 

El tiro de gracia no le hizo ninguna gracia. 

Unos segundos antes de tropezar, se cayó. 

El peine, escasamente tenía una púa. 

La almendra salada, bailaba muy graciosa. 

La avellana, a su vejez, se convirtió en esdrújula. 

Las aceitunas lloran aceite.

En El Cairo todo era barato. 

Era un viajero cansable. 

Identificaron al «ovni” antes de despegar. 

Su alma estaba fuera de sí.

 

Texto: Eduardo Bueso (copyright). Prohibida su reproducción total o parcial.

JUEGOS PALABRARES (CAPÍTULO 1): BREVE DICCIONARIO

15 Feb 2020 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Libros

Como ya anticipé a los lectores, recientemente he editado un libro que le di el nombre de “Juegos Palabrares”. 

Dada su limitada edición, prácticamente no poseo más ejemplares. Como han sido muchos los que no lo han podido conseguir, a expensas de que realice una segunda edición, cada semana subiré un capítulo a este magazine de Lugares con Estrella. 

Espero que les resulte agradable su lectura.

 

BREVE DICCIONARIO

 

Acento: cachete dado con cariño en las cabezas de las letras más revoltosas.

Agua: vino sumamente adulterado.

Amapola: flor ruborizada.

Amena + bar: director de cine.

Antifaz: gafas de luna nueva.

Asialariado: trabajador mal retribuido.

Autorretrato: foto de mi coche.

Autorretrete: baño del fontanero.

Avellana: garbanzo con pedigrí.

Bala: estrella fugaz de la nocturnidad de los asesinatos.

Barba: careta de mendigo.

Boina: peluca de “quita y pon”.

Botella de vino: sarcófago de las vides.

Botijo: regadera de las flores de pueblo.

Bufanda: antigripal de lana.

Burro-fax: fax que te envía un animal a través de su abogado.

Cacahuete vacío: cacahueco.

Calamar: tintero de los peces.

Calendario: cuenta atrás.

Cámara fotográfica: Polifemo instantáneo.

Campana: despertador rural.

Canal: río probeta.

Caramelo: pequeña porción de dulce ilusión envuelta en celofán.

Cárcel: “Llame sin pasar”.

Catautor: catador de vinos – protesta.

Champagne: gaseosa de lujo.

Charco: espejo de los pobres.

Chimenea: fumador empedernido.

Cinco x quad = 20

Cinturón: serpiente sumisa.

Círculo: triángulo que le ha dado muchas vueltas a la cabeza.

Coche: moto x 2

Colchón: punch de boxeo que ha engordado por no hacer ejercicio.

Corcho: cinturón de castidad de las botellas de vino.

Cubito: iceberg de los vasos de whisky.

Cuchillo de cocina: guillotina de las cabezas de los ajos.

Dado: cubo de caldo concentrado de ruleta.

Desierto: cementerio de relojes de arena.

Duda: lo único que tenemos claro.

Eclipse: timidez de los astros.

Elipse: invento de las gallinas.

Enchufe: amante eterno.

Enjaguar: lavar con agua un vehículo de alta gama.

Entero: partido de fútbol sin descanso.

Erizo: precursor de la acupuntura.

Espejo retrovisor: el pasado más cercano.

Estudio fotográfico: “Pose sin llamar”.

Ficha de dominó: extracto de tablero de ajedrez.

Foca: marinero malhumorado con bigote.

Folio: avión de papel sin imaginación.

Gallos: precursores del movimiento punki.

Gemelos: dos por uno.

Gimnasio: pagar por trabajar.

Globo aerostático: obispo gordinflón camino del cielo eterno.

Grapa: aquello que se termina cuando tienes prisa en grapar.

Grillo: insecto sin lubricante.

Gruyére: inmensa píldora de vaca suiza.

Habano: porro de millonario.

Horno: infierno de bolsillo.

Humo: alma de los cigarrillos.

Indios: precursores de la señal de dirección obligatoria.

Insecto: mamífero anoréxico.

Interrogante: signo de admiración encorvado por su edad.

Judía verde: jamoncito de pato vegetariano.

Ketchup: estornudo del tomate.

Lágrima fácil: eyaculación precoz del alma.

Lágrima: gota de sangre transparente que sale del alma.

Lápida: tarjeta de visita sin teléfono.

Lenteja: platillo volante casero.

Luna: confeti de plata en las noches de fiesta del firmamento.

Manguera: híbrido de serpiente y elefante.

Margarita: ruleta de los desesperados del amor.

Marioneta: espantapájaros hiperactivo.

Mecedora: barco en casa.

Microondas: purgatorio de los juicios rápidos celestiales.

Molino de viento: ancestro del helicóptero.

Monagasco: monaguillo de Mónaco.

Moscas: pensamientos estivales de las caballerías.

Murciélago: mamífero semiroedor que siempre lleva la contraria, salvo en Australia.

Naftalina: formol de los abrigos de piel durante el verano.

Nogal: poco ruido y muchas nueces.

Nubarrón: eclipse total del cosmos.

Oportonista: aquel que en cuanto puede se toma una copa de vino de Oporto.

Organillo: orquesta de cámara trashumante.

Overbooking: librería con demasiados libros.

Overcooking: cocina con más chefs de los precisos.

Pájaro: despertador del amanecer.

Palmeras: estallido de fuegos artificiales en los oasis del desierto.

Patinete: ridícula palabra, se mire por donde se mire.

Perro: gato extrovertido.

Persiana: párpado de las ventanas.

Photochop: instagramer al agua

Político: clown sin maquillaje.

Portalápiz: vudú literario.

Potrocinador: sponsor hípico.

Protestación: manifestación en la que se protesta mucho.

Radio: televisor estropeado.

Raíles: vías de escape de los trenes.

Rana: militar ataviado de camuflaje con dos tallas de más.

Raspa: radiografía del hambre.

Rayo: premeditación y alevosía del trueno.

Restaurante: teatro de los artistas de la gastronomía.

Ruleta: calendario con igual número de días laborables que festivos.

Sábanas: fantasmas en paro.

Saint-Malo: patrono de los enfermos franceses.

Sal: caspa de los mares.

Segundero: saeta con prisa.

Sifón: botella con problemas de erección.

Sissi: emperatriz de la afirmación.

Somnífero: contrato de adquisición de varias horas de sueño.

Sonrisa: carcajada del alma.

Tarjeta de visita: currículo homeopático.

Telón: guillotina de las funciones de teatro.

Tendedero: maromas de los pájaros equilibristas.

Tulipa: sombrero de fiesta de las lámparas de pie.

Utopía: realidad de la ilusión.

Vaso: bebedor compulsivo.

Yo-yo: juego de egoístas.

 

Texto: Eduardo Bueso (copyright).

Prohibida su reproducción total o parcial.

 

JUEGOS PALABRARES : INGENIO, HUMOR Y SURREALISMO

11 Feb 2020 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Libros

Portada del libro

Este invierno he decidido escribir y editar mi tercer libro. El esfuerzo de más de diez años de trabajo, tenía ilusión de plasmarlo en unas páginas… y lo he logrado. Todo tiene una pega: la edición se ha terminado; no queda ni un libro… pensaré en reeditarlo. 

Las críticas (buenas o menos buenas) me encantan. Y en este caso, José Luis Solanilla ha publicado un artículo en la sección de “Artes & Letras” del Heraldo de Aragón, que agradezco. Además la crítica ha sido muy buena. Mejor.

 

Es éste: 

Juegos Palabrares. Eduardo Bueso. Zaragoza, diciembre de 2019. 75 páginas. Portada y dibujos de Blanca Portolés.

Eduardo Bueso es un hombre polifacético muy conocido por su actividad como gastrónomo: es miembro de la Academia Aragonesa de Gastronomía, editor y director del magazine digital ‘Lugares con Estrella’ -por el que fue nominado para el Premio Nacional de Gastronomía, en el apartado de publicación periódica digital, el año pasado-, y autor de los libros ‘50 Mesas con Sabor en Zaragoza y provincia’ y ‘Mesas de Zaragoza 2007’ (editado en español, inglés y japonés para la Expo Zaragoza 2008).

Es también un amante del arte en sus diversas facetas y se confiesa apasionado del surrealismo. Desde pintores como Dalí, Picasso, Miró, Magritte; cineastas como Buñuel o Berlanga; artistas, en sentido amplio, como Joan Brossa; fotógrafos como Chema Madoz o Jacques Henri Lartigue; hasta escritores como André Breton y Ramón Gómez de la Serna y sus greguerías. Y de los ‘Aerolitos’ del poeta iconoclasta Carlos Edmundo de Ory extrajo un reto personal, según dice: «Crear mis propias definiciones y pensamientos, siempre bajo las premisas del surrealismo y humor, a poder ser inteligente, sin otro ánimo que el de plasmar en una hoja en blanco esas ocurrencias».

Esa pasión por este mundo de «ilusión literaria» se concretó, a lo largo de los años, en unas 1.500 frases y definiciones, de las que ahora recopila la mitad en el libro ‘Juegos Palabrares’, título que eligió por tratarse de juegos de palabras. Se inicia con un breve diccionario, cuya primera definición es «Acento: cachete dado con cariño en las cabezas de las letras más revoltosas», y que contiene otras tan ocurrentes como: «Agua: vino sumamente adulterado», «Catautor: catador de vinos-protesta» o «Yo-yo: juego de egoístas».

Los siguientes cuatro capítulos agrupan frases surgidas de su magín durante todos estos años. Algunas ingeniosas, como «Se enamoró de una india. Fue un flechazo» o «Las pompas de jabón son galaxias de nuestra infancia». Otras que hacen sonreír, como «El motor de la furgoneta de la prisión nunca tenía fugas de aceite». Y otras que invitan a la reflexión: «Era feliz pero desgraciadamente no lo sabía».

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies