Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

COLECCIÓN DE BODEGA SOMMOS (DO SOMONTANO)

11 Dic 2019 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Gastronomía, Restaurantes, Vinos

Cata de Sommos Colección (Foto: Eduardo Bueso)

En el restaurante zaragozano Absinthium se ha presentado a los medios informativos, sumilleres y hosteleros de la capital aragonesa la nueva línea de vinos Sommos Colección, seis varietales de muy alto nivel con los que se afianza el proyecto emprendido hace cuatro años por el Grupo Costa en la antigua Bodega Irius.

Carlos Sáenz, gerente de Bodegas Sommos, destacó el importante esfuerzo de todo el equipo por poner en marcha el nuevo proyecto, cuyo trabajo se ve ratificado con estos seis varietales, en los que se concentra la expresión de las mejores parcelas de la bodega.

Son cuatro monovarietales nuevos -Tempranillo, Syrah, Cabernet Sauvignon y Chardonnay fermentado en barrica-, que se unen al Gewürztraminer y Merlot que ya elaboraban con anterioridad.

Foto realizada en el restaurante Absinthium en la que se exponen las 6 botellas Sommos Colección de los diferentes monovarietales (Foto: E. B.)

El enólogo José Javier Echandi, director técnico de la bodega, desgranó durante la cata, las características y bondades de cada uno de los vinos. Del gewürztraminer, sus originales notas salinas por las características de la parcela donde se crían las uvas. Del chardonnay, su elegancia y altas prestaciones por basarse en la selección de las uvas y en el método de elaboración.

Copa de Chardonnay Sommos Colección (Foto: E. B.)

Los tintos, todos de la añada 2017, reflejan el carácter varietal de cada uva con una frescura poco habitual en una zona tan expuesta a los rigores del sol. Espectaculares el cabernet -con notas balsámicas embriagadoras- y el syrah, tal vez el menos clásico pero, a la vez, el más internacional. A título personal me decanto por este vino que me sorprendió gratísimamente (junto con el chardonnay, del que ya hemos hablado en el párrafo anterior).

Foto: Eduardo Bueso (copyright)

Imagen de un sector del comedor del restaurante Absinthium en el momento del comienzo de la cata de los monovarietales Sommos Colección (Foto: Eduardo Bueso)

«COCINA DÍA A DÍA»: NUEVO LIBRO DE KARLOS ARGUIÑANO

10 Dic 2019 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Libros, Restaurantes, Vinos

Karlos Arguiñano

Editorial Planeta acaba de publicar un libro imprescindible para amas (y amos) de casa que les atraigan los fogones: “Cocina día a día”.

El famoso chef vasco se propuso en uno de sus libros más recientes en  meter en la cocina a quienes nunca la pisan, a divulgar el placer no ya de comer un buen plato, sino de elaborarlo. Cocinar como forma de divertirse, compartir, probar y experimentar. Un espacio que nos aleja del estrés de la vida cotidiana y que nos permite gozar con nuestras propias creaciones. Aprende a pochar, sofreír, reducir, escaldar, macerar; elaborar una buena salsa, preparar una masa, marinar una carne; combinar ingredientes, gestionar tiempos de cocción, potenciar sabores.

Detalle de la portada del nuevo libro de Karlos Arguiñano

En esta ocasión nos ofrece un auténtico recetario, para todo el año… es decir 365 días (faltará un menú para los años bisiestos… -espero que mis lectores me permitan esta pequeña broma-).

Detalle de la escultura que Karlos Arguiñano posee en la puerta de su restauraurante de Zarauz. (Foto: Eduardo Bueso)

Como dice su prólogo: «a falta de ideas, bueno es un recetario”. Sabedor de que cada vez tenemos menos tiempo para pensar qué hacer para comer, Karlos Arguiñano nos propone 365 menús completos para que no repitamos plato ni un solo día del año. Raviolis de queso y zanahoria, dorada con arroz verde, codornices con plátano o lasaña de berenjena. En total, más de 365 menús con primero, segundo y postre, 1095 recetas divididas por estaciones que ponen siempre el acento en los productos frescos y de temporada.

Además, el libro propone menús especiales –solomillo Wellington, arroz con nécora o rabo guisado, entre otros– para las fechas más sonadas del calendario, como las Navidades.

No es un libro más; ya lo hemos anticipado: es un libro imprescindible.

Fotos: Editorial Planeta, libro «Cocina Día a Día» y Eduardo Bueso (copyright)

Karlos Arguiñano

JORNADAS DE CALÇOTS EN EL MERENDERO CABEZO BUENAVISTA DE ZARAGOZA

23 Nov 2019 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Gastronomía, Restaurantes, Vinos

Los típicos calçots servidos en el Merendero Cabezo Buenavista. (Foto: Eduardo Bueso)

Esta semana se han presentado unas jornadas de calçots muy atractivas, por su calidad y por el lugar donde se celebran: el Merendero Cabezo de Buenavista de Zaragoza. Situado en la parte alta del zaragozano parque José Antonio Labordeta, muy cerca de la estatua del Batallador, es uno de los lugares ineludibles en los que podemos recrearnos con esta sabrosa propuesta.

Antes creemos importante comentar brevemente la historia del lugar. En 1977 comenzaron la andadura del negocio María Jesús Fargas y Dionisio Laguarta. Este último es un  micólogo apasionado que sigue recorriendo los montes, a sus setenta años, para aportar sus pequeños tesoros a platos imprescindibles como las migas con setas y garnachas.

Dioni Laguarta y Miguel Ángel Arjol. (Foto: E. B.)

El encargado del negocio, Miguel Ángel Arjol, ha querido que un grupo de periodistas gastronómicos conociéramos la clave del éxito de una larga trayectoria empresarial. La fórmula es sencilla, solamente en apariencia. Estamos ante un negocio familiar de cocina muy honesta, sin complejas pretensiones, sin exquisitas ornamentaciones. Aquí se rinde culto al producto de calidad, al servicio cercano y entrañable. Y para que fluya todo con naturalidad, acompañan a Arjol los hermanos Laguarta.  Dioni (llámale “Chato”, le gusta más) en sala, y María, el alma de la cocina, desempeñan una eficaz labor que seguramente te hará repetir la experiencia.

Cartel que anuncia la temporada de calçots del Merendero Cabezo Buenavista. (Foto: E. B.)

Pero vayamos al tema: los calçots. Una de las mejores propuestas para combatir las bajas temperaturas se encuentra en el pulmón del la capital aragonesa. Ha llegado el momento de ponerse un babero y disfrutar sin complejos de los calçots del merendero Cabezo Buenavista. La procedencia de los que probamos era de la huerta de Valls, pero en breve serán de la de Zaragoza.

Hasta fin de temporada, en torno a primeros de marzo, nos ofrece un menú completo de calçots acompañado por una salsa diferente (la tradicional para calçots, pero sin ñoras). El precio es de 26 euros, vino Coto de Hayas incluido, en el que no faltan la butifarra y las chuletas de Ternasco de Aragón elaboradas a la brasa y acompañadas por unas patatas caseras de esas que a duras penas se encuentran en la hostelería.

Tapa de sardina ahumada sobre escalibada. (Foto: E. B.)

Atención si eres laminero, porque el momento de los postres se convierte en una fiesta, un entrañable recuerdo de los fogones de nuestras abuelas, protagonizado por  la deliciosa crema catalana, una magnífica tarta de queso y la cuajada con miel y nueces.

Tarta de queso con mermelada de frutos rojos. (Foto: E. B.)

 

En resumen: restaurante idóneo para reencontrarte con el parque con más solera de la ciudad. Su privilegiada terraza, para 180 personas, es una de las mejores propuestas para desconectar del asfalto sin salir de la urbe. Es recomendable pasear por los jardines del entorno antes de sentarte a la mesa.

Migas con hongos y uvas. (Foto: E. B.)

Sin duda, es un establecimiento propicio para ir en grupo, con amigos y ganas de disfrutar de una brasa bien trabajada, precedida de una tostada de sardina ahumada y escalibada, o sencillamente para saborear el cocido aragonés (con tajo bajo, jarrete de TA…) que sirven todos los miércoles.

Fotos: Eduardo Bueso (copyright)

Atardecer desde la terraza del merendero Cabezo Buenavista. (Foto: E. B.)

PRIMER ACEITE DE COSECHA (2019) DE MOLINO ALFONSO

19 Nov 2019 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Eventos, Gastronomía, Restaurantes, Vinos

Primer aceite cosecha 2019. (Foto: E. B.)

«Uno de los mayores placeres de la vida». Así define la familia Alfonso el primer aceite de cosecha que se produce en la almazara. «Es un aceite en rama, como no hay otro igual. Tiene un sabor muy especial. En nuestra familia, dedicada al mundo de la oliva desde hace más de un siglo, el día más importante del año siempre ha sido el primero de campaña en el que nos reuníamos, y nos seguimos reuniendo, todos juntos para hacernos unos huevos fritos y unas tostadas con este jugo tan sensacional», ha destacado el gerente de Molino Alfonso, Antonio Alfonso.

Ahora, tras cerca de 120 años cumpliendo con ese ritual, la familia Alfonso ha lanzado una edición limitada de su Primer aceite de cosecha.  La idea comenzó a gestarse, de manera experimental, hace varios años. La temporada pasada, varios clientes de Alemania y Rumanía les pidieron que les embotellaran este primer aceite «tan natural y sin filtrar». Esta campaña, han cumplido el sueño de poder comercializarlo, en distintos puntos de venta, y que muchas más personas puedan disfrutarlo, como han hecho ellos desde hace más de cien años.

La histórica almazara, ubicada en Belchite, saca, por primera vez, 2.000 botellas de este exclusivo aceite de oliva virgen extra que se presenta sin filtrar, lo que potencia el aroma y el sabor de la oliva -variedad arbequina- recién recolectada. Tiene un aroma intenso y afrutado, con notas de tomate, hortalizas y hierba recién cortada. Su sabor es ligeramente amargo y un poco picante perfectamente equilibrado, con notas de plátano.

Las famosas aceitunas bolvinas se degustaron en la presentación (Foto: E. B.)

La presentación de este nuevo producto de Molino Alfonso ha tenido lugar en el nuevo espacio Mercado y vermú, ubicado en la calle Zurita de Zaragoza, donde se comercializan todos los productos de la familia Alfonso. Hasta él se han acercado medios de comunicación y personalidades del mundo de la gastronomía aragonesa, para saborear, de primera mano, este aceite único.

De las 2.000 unidades que se ponen a la venta, 500 van destinadas directamente al mercado alemán. La almazara Molino Alfonso ha obtenido numerosos premios por la calidad de su aceite. Además, está dentro del proyecto Gastroturismo Campo de Belchite -más conocido como GastroBelchite-, una iniciativa en la que tres empresas de la zona se unen para fomentar y dar a conocer las bondades enoturísticas, oleoturísticas y ecoturísticas que ofrecen las tierras de esta comarca zaragozana.

Campo de Belchite tiene el mayor bosque de olivos de Aragón, con 700 hectáreas de superficie de olivar. En esta comarca se pueden encontrar ejemplares centenarios de grandes dimensiones, la mayoría de variedad empeltre, que nutren a las almazaras de Belchite de la materia prima con la que obtienen un aceite de oliva virgen extra que, año tras año, es reconocido por su calidad.

Fotos: Eduardo Bueso (copyright)

Los hermanos Alfonso -Manuel, Florentino y Antonio- posan con el nuevo aceite (Foto: Eduardo Bueso)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies