Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso Lugares con estrella · Por Eduardo Bueso

INCIO DE LA VENDIMIA 2019 EN LA DOP CAMPO DE BORJA

15 Sep 2019 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Eventos, Gastronomía, Vinos

Foto de familia de las autoridades, el mantenedor, las reinas de las fiestas de Ainzón, la Reina de la Fiesta de la Vendimia y la burra Catalina

La localidad zaragozana de Ainzón ha vivido este domingo su día más especial. Como cada 15 de septiembre, desde hace ya treinta años, los vecinos de las 18 localidades de la Comarca Campo de Borja han celebrado su Fiesta de la Vendimia. Un tradicional acto que hoy ha tenido una protagonista de excepción: la burra Catalina, una figura que simboliza la manera en la que se trabajaba en la viña hace tan solo unas décadas. Esta fiesta marca el inicio de la campaña de recogida de la uva, en la que se esperan vendimiar unos 28 millones de kilos.

La jornada, ha comenzado con la imposición de bandas, por parte de las autoridades, a las dos reinas de las fiestas de Ainzón, así como a la Reina de la Vendimia 2019, quien durante su discurso ha manifestado el “orgullo” que siente al representar a los jóvenes del Campo de Borja.

Posteriormente, ha tenido lugar la misa en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Piedad, amenizada por el grupo de jota “Las Olivicas de Fuendejalón”. Una vez terminado el acto, la comitiva ha regresado a la plaza donde ha tenido lugar el momento más importante del día: la exaltación del vino. Los más pequeños, en representación de las 18 localidades de la Comarca Campo de Borja, han ofrecido sus cestillos con uvas a las reinas de las fiestas y a la Reina de la Vendimia, para depositarlas en la prensa. Una vez dentro, los vendimiadores de la trigésima edición, Jesús e Inés Hernández, han procedido al tradicional pisado y posterior brindis, con el primer mosto del año.

Momento del pisado de la uva

Durante su intervención, el presidente de la DOP Campo de Borja, Eduardo Ibáñez, ha hecho un breve recorrido por todos los logros y el trabajo que, desde el Consejo Regulador, se ha hecho durante el año, así como ha augurado cosecha “normal” en cuanto a cantidad, ya que esperan vendimiar 28 millones de kilos de uva, de “excelente calidad”. El presidente también ha aprovechado la presencia del consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, para solicitarle la máxima protección para  las viejas viñas de garnacha.

Feliciano Tabuenca, diputado delegado del Monasterio de Veruela y representante de la Diputación Provincial de Zaragoza, ha aprovechado su intervención para solicitar la pronta apertura del Parador Nacional.

El broche final al acto principal lo ha puesto el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, quien ha insistido en la necesidad de proteger el modelo de agricultura familiar.

Los niños de las 18 localidades depositan los racimos

Tras los actos en la Plaza Mayor, la comitiva y los vecinos de las 18 localidades de la Comarca Campo de Borja han podido disfrutar en el pabellón municipal de un almuerzo acompañado de vinos, ofrecidos por las bodegas pertenecientes a la DOP Campo de Borja. La fiesta ha terminado con la tradicional comida para autoridades, miembros del Consejo Regulador, bodegas, y todas aquellas personalidades y entidades vinculadas al mundo del vino, en el Monasterio de Veruela.

Fotos: Gabi Orte/Chilindron.es

Los pisadores de la Fiesta de la Vendimia 2019 prensa la uva

GASTROBELCHITE: AÑO UNO

04 Sep 2019 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Gastronomía, Vinos

El gerente de la Almazara Molino Alfonso, Florentino Alfonso;  la gerente de Bodegas Tempore, Paula Yago; el socio fundador y administrador de Ecolécera, Antonio Artal; y el presidente de la Comarca Campo de Belchite, Joaquín Alconchel, durante el la presentación del balance anual a los medios de comunicación.

Ayer, varios periodistas nos desplazamos a la zona de Belchite y Lécera, para ver de cerca la evolución de un proyecto que nació en julio del pasado año: GastroBelchite. La primera visita fue a las Bodegas Tempore, más tarde recorrer sus campos de vides y finalizar en la Almazara Molino Alfonso.

“Muy bueno”. Así definen los representantes de Ecolécera, Bodegas Tempore y Almazara Molino Alfonso, el primer año de vida del proyecto Gastroturismo Campo de Belchite (conocido coloquialmente como GastroBelchite). Una iniciativa, única y natural, impulsada por estas tres históricas empresas, que arrancó -en julio de 2018- para fomentar y dar a conocer las bondades enoturísticas, oleoturísticas y ecoturísticas que ofrecen las tierras de esta comarca zaragozana.

Paula Yago, gerente de Bodegas Tempore (Foto: E. B.)

Una zona, situada a tan solo 50 kilómetros de Zaragoza, donde el vino, el aceite y la agricultura ecológica se han convertido en los principales reclamos de los turistas que la visitan. “Llevábamos mucho tiempo detrás de una iniciativa de estas características. Necesitábamos un proyecto sólido, que nos permitiera poner en valor nuestra zona y nuestros productos. Y, por fin lo hemos conseguido. El balance de este primer año ha sido muy positivo. Han aumentado las visitas un 30 % y podemos decir con orgullo que hemos ayudado a impulsar la zona y el territorio. En definitiva, cada vez más personas conocen nuestra zona gracias a GastroBelchite y vamos a seguir trabajando porque el número de visitas aumente.

Florentino Alfonso, gerente de la Almazara Molino Alfonso. (Foto: E. B.)

Gracias a esta iniciativa, cofinanciada por las ayudas Leader (Liaison Entre Actions de Développement de l’Économie Rurale) gestionadas por Adecobel (Asociación para el Desarrollo Rural Integral de la comarca de Campo de Belchite) en Campo de Belchite, por el Feader (Fondo Europeo Agrario de Desarrollo Rural) y Gobierno de Aragón, los visitantes pueden disfrutar de nueve experiencias diferentes, todas ellas relacionadas con el vino, el aceite, la agricultura ecológica y el turismo cultural.

Antonio Artal, socio fundador y adminitrador de Ecolécera. (Foto: E. B.)

“Ha sido un año muy satisfactorio y hemos logrado la mayoría de los objetivos que nos habíamos propuesto. El primero era poner en valor el territorio y dar nombre a Gastroturismo Campo de Belchite y a las tres empresas. Es decir, explicar lo que hacemos, dónde estamos y lo que somos, y eso lo hemos logrado.

«DIECIOCHO», uno de los vinos «top» de Bodegas Tempore. (Foto: E. B.)

Otro de los fines era incrementar el turismo a la zona, y también lo hemos conseguido. Gracias a todo esto, y a la difusión y el impacto que hemos tenido en los medios de comunicación, este proyecto, por fin, está situado en el mapa”, ha explicado Paula Yago, gerente de Bodegas Tempore.

 

Por su parte, el gerente de la Almazara Molino Alfonso, Florentino Alfonso, y el socio fundador y administrador de Ecolécera, Antonio Artal, han destacado que, gracias a este proyecto, están consiguiendo que los conozcan en muchos sitios y han añadido: “somos empresas situadas en territorios despoblados y todo este apoyo está permitiendo que nos asentemos más y con menor dificultad. Somos tres cultivos y tres productos distintos, pero a la vez unidos por la tierra y por la zona en la que estamos. Somos tres empresas auténticas y del territorio. Hay que tirar para adelante dando a conocer nuestra zona y manteniendo nuestros puestos de trabajo”.

Entrada a las Bodegas Tempore de Lécera (Zaragoza). (Foto: E. B.)

Las actividades que, actualmente, contempla esta iniciativa son las siguientes:

-Esencia Campo de Belchite: experiencia para descubrir los aromas, sabores y la historia del Campo de Belchite a través del enoturismo y oleoturismo. La actividad se puede completar con una visita al pueblo viejo de Belchite.

Viñas de garnacha de Bodegas Tempore (Foto: E. B.)

-Visita a Bodegas Tempore: visita a Bodegas Tempore con cata y degustación de vino.

Bodegas Tempore. (Foto: E. B.)

-Visita almazara. Vivir el aceite: visita guiada por las instalaciones de la almazara Molino Alfonso, iniciación a la cata y degustación de aceites.

-Agricultura ecológica: charla de introducción a la agricultura ecológica.

Agrotienda del Molino Alfonso. (Foto: E. B.)

-Taller sensorial de vino: experiencia para aprender a diferenciar los aromas y sabores de la garnacha y el tempranillo.

-Experiencia alma y olivar: visita a los olivos centenarios, a las instalaciones de la almazara Molino Alfonso y degustación y cata de aceites.

Entrada a la Almazara Molino Alfonso. (Foto: E. B.)

-Cata de vinos profesional: cata profesional para expertos y técnicos del sector del vino.

Catando uno de los vinos de Bodegas Tempore. (Foto: E. B.)

-Experiencias de gastroturismo: actividades a medida para particulares, grupos de amigos, equipos de empresas y asistentes a congresos y ferias.

Paula Yago, en la sala de crianza de Bodegas Tempore. (Foto: E. B.)

-Gastroturismo para escolares (para alumnos hasta los 16 años): visita a la almazara Molino Alfonso y explicación del proceso de elaboración del aceite de oliva.

Vinos degustados durante el almuerzo celebrado en el restaurante «Aguas Vivas» de Belchite (Zaragoza). (Foto: E. B.)

También se ha realizado un folleto informativo en tres idiomas –castellano, francés e inglés- que se puede encontrar en cualquier oficina turística de Zaragoza y de la comarca Campo de Belchite.

Fotos: Gabi Orte/Chilindron.es y Eduardo Bueso (copyright)

Gabi Orte, fotógrafo siempre atento, ejerciendo su trabajo. (Foto: E. B.)

Nuestro agradecimiento a «Marta Tornos Comunicación»

Marta Tornos y Bárbara Blanco («M. T. Comunicación»). (Foto: E. B.)

PARTCHARÁN, UN PACHARÁN DIFERENTE

29 Ago 2019 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Gastronomía, Viajes, Vinos

Un bonito rincón de la bodega Partcharán (Foto: E. B.)

La semana pasada Lugares con Estrella se desplazó hasta el bellísimo pueblo de Tramacastilla de Tena, situado en el Pirineo aragonés a escasos kilómetros de Sallent de Gállego, la estación de esquí de Formigal y la frontera francesa.

El motivo de nuestra visita era conocer de primera mano una bodega que elabora un licor de pacharán diferente al resto. Todo ello es por la obra y el tesón de un auténtico emprendedor: Antonio Cortijo.

Antonio Cortijo muestra orgulloso dos botellas de Partcharán. (Foto: E. B.)

El nombre de este licor es “Partcharán”, fruto de la unión de tres palabras: pacharán, artesano y Partacua (zona en la que se recogen los arañones silvestres).

En Partcharan, todo comienza con la endrina. La endrina (Prunus Espinosa) es una fruta de la familia de las ciruelas (Prunus Domestica), de entre 5 y 10 mm de diámetro, es de color azul y textura aterciopelada.

Sala de catas, situada en la planta superior de la bodega. (Foto: E. B.)

Es el primer arbusto que florece en esa zona pirenaica; las flores son de color blanco y es fácilmente distinguible desde la distancia. La fruta está madura para principios de otoño, pero se espera a recogerla hasta que haya helado por lo menos dos veces, algo que suele ocurrir a mediados de octubre. El agua que contiene la fruta, al helarse, aumenta el volumen y rompe las fibras de la endrina de forma natural y ello favorece a que el pacharán gane en sabor y color.

Las endrinas se recogen una a una, a mano, por eso el logotipo es una endrina con una huella dactilar. Al recolectar la fruta a mano no se daña la planta ni tampoco las endrinas y, además, se seleccionan, ya que, si hay alguna en mal estado no se recoge.

 

Una vez que se poseen las endrinas, se realiza el proceso de maceración; para ello se preparan los depósitos con: café en grano, el cual aporta color y una textura que se aprecia sobre todo en el paladar, canela en rama, que regula el sabor haciéndolo ligeramente más dulce y nivela el amargor del café y de la endrina, y por último, anisado, un anís con unas destilaciones más, para conseguir que no resulte muy empalagoso.

Posteriormente se añaden las endrinas siguiendo su receta secreta, siendo necesario esperar seis meses a que los productos conviertan el anisado en Partcharán.

Una de las salas del almacén. (Foto: E. B.)

El Partcharan envejecido en barrica, en lugar de filtrarlo y embotellarlo, se trasvasa a una barrica por un periodo de ocho meses más, logrando así que se “limen” las pequeñas asperezas que contiene el pacharán; también pierde el color rosado para convertirse en una tonalidad que se acerca más a teja.

De una de las barricas solo se embotella la mitad del licor, y al año siguiente se rellenan con parte del Partcharan de barrica y así se consigue un producto todavía más fino, pero similar en color al cognac.  A este licor lo denominan “Partcharan de Solera”.

Botellas de Partcharán Solera (Foto: E. B.)

En total elaboran cinco tipos diferentes de Partcharán: Tradicional, Pimienta Rosa, Picante, Menta y Barrica.

De la añada del 2019 se han envasado 2.000 botellas. La primera añada, que fue la del 2013, solamente 136.

Se pueden adquirir en: Casa Portolés (en la frontera del Portalet), Corral Bio (Sallent de Gállego), Acebo Artesanía (Panticosa), Alimentación Telera y Hotel el Privilegio (Tramacastilla de Tena), Pyrenne (Biescas), La Fresquera (Jaca), Bodega Gabriel (Sabiñánigo), Semonia y Chez Marzola (Huesca), La Pardina (Puente la Reina de Jaca), Morrico Fino (Sos del Rey Católico) y Lasca Negra (Zaragoza).

El plan futuro es ampliar el número de barricas, ya que el pacharán envejecido está teniendo muy buena acogida y el de solera casi antes de embotellar ya está vendido.

También mantendrán los pacharanes diferentes, ya que cada uno tiene su público y además esto hace que los clientes los diferencien de otros pacharanes y también porque permiten hacer catas más interesantes.

Texto y fotos: Eduardo Bueso. (Ambos copyright)

Antonio Cortijo cata una copa de Partcharán en la puerta de su bodega. (Foto: E. B.)

EL TENOR JUAN DIEGO FLÓREZ HA INAUGURADO LA VI EDICIÓN DE TÍO PEPE FESTIVAL DE JEREZ

08 Ago 2019 · Escrito por Eduardo Bueso. Posteado en Blog, Cultura, Eventos, Gastronomía, Vinos

 

VI edición de Tío Pepe Festival

El cantante lírico peruano, Juan Diego Flórez, ha dado el pistoletazo de salida a la VI edición de Tío Pepe Festival que, un año más, tiene lugar en pleno centro de Jerez, en las centenarias bodegas de González Byass.

Considerado como uno de los mejores tenores de la lírica actual, cuenta con una carrera que incluye actuaciones en los principales escenarios de todo el mundo, consolidándose como uno de los grandes talentos de la ópera con su extraordinaria voz.

Además de la actuación del artista lírico, la primera de las mágicas noches que ofrece Tío Pepe Festival se ha maridado con la primera “Cenas de las Estrellas”. En el día del arranque de la sexta edición, ha sido el chef Toño Pérez, con dos Estrellas Michelin, quien ha trasladado sus sabores y recetas culinarias, desde su Restaurante Atrio, hasta el corazón de Jerez de la Frontera.

Toño Pérez comenzó su carrera profesional como chef a finales del año 1986, abriendo en Cáceres el restaurante Atrio. Su formación como gran chef la desarrolló junto a Juan Mari Arzak, en el Restaurante Jockey de Madrid, y con Jean Pierre Bruneau, en Bruselas. Actualmente es conocido por su propio estilo del producto local de temporada, y el uso de la tradición gastronómica extremeña como base de su creatividad vanguardista.

Toño Pérez en cocina

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies